Seleccionar página

c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1. 28015 Madrid

Alexitimia, el blindaje (a veces irreversible) de la emoción

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  Al reanudar su terapia tras su baja maternal, Virginia no era capaz de expresar la más mínima emoción hacia su hija.

  “Se suponía que esto iba a romper mi máscara, ya sabes, todo el mundo dice que la maternidad es la emoción más intensa de la mujer. Pues nada, me he quedado como si tal cosa…”

   “La vida con mi marido es rutinaria y carente de calor, vivo con él porque no sé qué sería de mí sola. Prefiero hacer lo que él quiera. Nada de lo que hago o me pasa me emociona”, reconoció Virginia unos meses antes en una sesión cuando se había quedado embarazada.

  De hecho, aseguraba en aquellas fases iniciales del tratamiento que no sentía nada, ni positivo ni negativo. Lo cierto es que, al principio, yo experimentaba a menudo la sensación de estar frente a un robot o una monocorde máscara veneciana. La estaba tratando por una anorexia nerviosa. Virginia se refería a su alexitimia, un síntoma frecuente es este trastorno alimentario y cuya mejoría fue la clave para el éxito de su tratamiento.

  El término alexitimia procede del prefijo griego a (carencia) y las palabras griegas lexis (palabra) y thymos (emoción). Fue acuñado en 1972 por el Dr. Peter E. Sifneos, psiquiatra de Chigago de origen griego, en sus investigaciones sobre la psicoterapia de las somatizaciones.

  Afecta a un 8-10% de la población en una proporción de 6-8 hombres por cada mujer. Algunos estudios han detectado mayor incidencia en los estratos socioeconómicos más desfavorecidos. Las formas menores o incompletas podrían triplicar esta cifra.

  Aunque no se comprende el origen de esta diferencia, se cree que podría radicar en las diferencias anatómicas del cerebro existentes entre mujer y hombre.

  Se clasifica de acuerdo a su origen en dos categorías:

  • Primaria: Supone en torno a un 30% de los casos. Existe una alteración anatómica en áreas cerebrales que procesan las emociones (cuerpo calloso, sistema límbico).
  • Secundaria: Mayoritaria, sobre el 70%. Rasgo dimensional de personalidad resultante de un trauma emocional grave, un trastorno de cuya expresión forma parte (anorexia, somatizaciones, Sd. Asperger etc.) o un desorden en el aprendizaje emocional. Esta forma está experimentando un rápido crecimiento en los últimos años por los cambios sociales y culturales.

  Una de las claves neurobiológicas de la alexitimia reside en una mala conexión funcional entre ambos hemisferios cerebrales lo que explica la característica nuclear del cuadro: la reducción de la capacidad del sujeto en un mayor o menor grado para tomar conciencia de sus emociones y expresarlas y para captar las emociones de los demás.

  Su expresión facial es la de una máscara sin matices. No presentan, en cambio, la incapacidad de experimentar la más mínima emoción que es propia de los psicópatas. Los pacientes con alexitimia presentan, además:

  • Escasa capacidad de introspección y de fantasear.
  • Escasa capacidad de empatía.
  • Aspecto serio, aislamiento social, poco habladores y aburridos.
  • Muy pragmáticos y racionales, su pensamiento es concreto y con escasa capacidad de abstracción.
  • Son muy conformistas y conservadores.
  • No saben manejar ni describir sus afectos
  • Establecen vínculos superficiales pero dependientes y rutinarios.
  • Sexualidad pobre.
  • Alta reactividad e impulsividad frente a situaciones de conflicto.
  • Generan relaciones de pareja insatisfactorias y malas relaciones en el trabajo.

  Puede estar presente hasta en un 40% de los pacientes con síntomas físicos que acuden a una consulta de atención primaria y coexisten con muchas enfermedades de origen psicosomático como:

  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa
  • Asma
  • Dolor psicógeno
  • Migraña Hipertensión
  • Psoriasis etc.

  Hay pocos estudios sobre el tratamiento de este cuadro. En sus formas menores como síntoma de un trastorno la mejoría se obtiene tratando la patología de base. No es frecuente que la petición de tratamiento proceda del propio paciente sino de un familiar más o menos resentido por su frialdad que lo trae contra su voluntad.

  La terapia dinámica no ha obtenido en general buenos resultados en esta patología al contrario de la psicoterapia cognitivo conductual y la psicoterapia breve basada en el análisis introspectivo y el enfoque interpersonal. El programa terapéutico debe incluir además cambios en los hábitos sociales y mejora de las habilidades interpersonales. Estas técnicas obtienen mejores resultados cuanto más joven es el paciente. En los pacientes más evolucionados la respuesta es muy pobre al encontrarse el conflicto más cristalizado.

  No existe tratamiento farmacológico eficaz pero el empleo de venlafaxina, duloxetina o ISRS puede reducir la hostilidad, la resistencia y la necesidad de control de paciente alexitímico y facilitar mejores resultados con la psicoterapia. En casos somatoformes la pregabalina o el topiramato pueden mejorar, especialmente en los casos con dolor con síntoma predominante.  

   Seguramente conoce a más de un/una persona con alexitimia. Esperamos que ahora los vea como lo que son, personas que no eligen su sintomatología si no que no tienen más remedio hasta que se tratan de convivir con ella.  

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha

Calle Hilarión Eslava, 55
28015 Madrid, Spain