Seleccionar página

El método KiVa, un arma poderosa contra el bullying

por Dra. Isabel González Villalobos, Psiquiatra Infantil Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

   Hace semanas tratábamos en el Blog el tema del acoso escolar, describiendo el perfil tanto de los acosadores como de los acosados, así como los signos de alarma ante los que podemos sospechar que estamos ante un posible caso de bullying, y las maneras de abordarlo.

   Hoy me gustaría tratar un aspecto que muchas veces pasa desapercibido, pero que es igual o incluso más importante que lo descrito en el post anterior: la prevención del acoso escolar: ¿qué podemos hacer para evitar nuevos casos? ¿dónde debemos actuar? ¿qué papel juegan el resto de compañeros de clase?

   Al hilo de estas cuestiones, surge en Finlandia el método KiVa (acrónimo de “Kiusaamista Vastaan” que significa “contra el acoso escolar”): un método que se basa en 3 aspectos: la prevención del acoso escolar, la intervención y el seguimiento de la situación a lo largo del tiempo. De estos tres aspectos, me gustaría centrarme en el primero de ellos: la prevención.

   Dicha prevención se basa en la actuación sobre los alumnos que no son víctimas ni acosadores directos, sino que son espectadores de las situaciones violentas; el objetivo es que este grupo de alumnos apoye a la víctima en lugar de fomentar de manera indirecta el acoso.

   En un estudio realizado en Finlandia sobre los centros escolares en los que se había aplicado este método, se observó una desaparición del acoso escolar en  7 de cada 10 centros, mejorando el bienestar de los alumnos, su motivación y, por tanto, el rendimiento académico.

   ¿En qué consiste el método KiVa? En toda situación de acoso hay tres protagonistas: la víctima, el agresor y los espectadores. La mayor parte de los programas de intervención se centran en la víctima o en el agresor; sin embargo, este protocolo de prevención incide, principalmente, sobre los espectadores. Este grupo de personas es el más numeroso; muchas veces los compañeros son testigos del acoso y, en ocasiones, se ríen e incluso graban las agresiones, siendo en cierto modo partícipes de la escena.

   En la mayoría de los casos, el agresor obtiene cierto reconocimiento por parte los observadores, lo que refuerza su actuación y perpetúa las situaciones de acoso escolar; muchas veces estos espectadores interiorizan la situación como algo “normal”, participando en ésta de manera indirecta. Si incidimos sobre este grupo de alumnos, haciéndoles entender la gravedad de esta situación y ayudando a que muestren su rechazo ante estas conductas, el agresor dejará de tener observadores y, por lo tanto, no tendrá la admiración y el reconocimiento esperados, privándole de ese beneficio esperado.

 

bullying

 

  Para lograr este objetivo, se trabaja con los alumnos desde los 7 años, en grupos reducidos,  instruyéndoles de cara a poder identificar los tipos de acoso y tratando temas como la empatía, el respeto, la integración, el compañerismo… se les ofrece también la posibilidad de notificar si son testigos o víctimas de algún tipo de abuso en un buzón virtual.

   Una vez detectado el caso, el equipo KiVa (compuesto por tres adultos del centro escolar, que reciben formación específica para esta labor) profundiza y trata cada caso en particular, hablando con la víctima, con el agresor y con los testigos.

  Este programa de prevención se ha instaurado ya en varios países (Suecia, Holanda, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Italia, Estonia y Luxemburgo) y recientemente se ha importado a varios centros educativos en España.

  El objetivo de este tipo de intervenciones no es sólo la erradicación del acoso escolar, sino que pretende evitar todo tipo de agresiones cuando estos menores alcancen la edad adulta; si se interviene a edades tempranas, tanto desde el núcleo familiar como desde el colegio, y se educa en valores humanos, respeto, confianza, tolerancia…; si los niños aprenden que también se puede apoyar una agresión de manera pasiva, evitaremos muchas situaciones conflictivas en el futuro.

 

 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha