Seleccionar página

c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1. 28015 Madrid

EMDR, la poderosa herramienta para los sucesos traumáticos

por Carola Añino Visoldier-708711_1280llava, Psicóloga en Grupo Doctor Oliveros

A menudo, nos encontramos con personas que arrastran síntomas como ansiedad, insomnio, obsesiones, explosiones de ira o inseguridad y cuando les preguntamos cómo ha sido su vida, nos responden que han tenido una infancia feliz y su vida ha sido normal.

Sin embargo, cuando hacemos una revisión profunda de sus biografías, encontramos acontecimientos a los que no les han dado importancia o que ni siquiera recuerdan pero que luego, a lo largo de una psicoterapia, comprobamos que se han acabado configurando como traumas ocultos generando una gran cantidad de síntomas sin aparente conexión.

  El EMDR (Eye Movement Desentitation Reprocesing o reprocesamiento desensibilizador por el movimiento ocular) es un poderoso método psicoterapéutico ensayado por primera vez con veteranos de guerra que acelera la recuperación de un amplio rango de patologías fóbicas y traumáticas. Se utiliza, esencialmente, para desensibilizar y reprocesar recuerdos traumáticos.

  Fue descubierto en 1987 por la Doctora Francine Shapiro, quien investigando con excombatientes de la guerra de Vietnam y con víctimas de abuso sexual, descubrió que, bajo ciertas condiciones, el movimiento ocular podía reducir la intensidad emocional de los pensamientos perturbadores.

  Posteriormente, se comprobó que no sólo el movimiento ocular era eficaz para reducir la sintomatología del estrés postraumático sino que también lo era la estimulación táctil y la auditiva.

  El trauma psicológico es un acontecimiento presente en la vida de todo ser humano. Todos hemos tenido algunas experiencias que han determinado patrones de comportamiento que en la actualidad resultan disfuncionales. Un hecho traumático puede ser un acontecimiento extraordinario poco habitual como un accidente, una agresión o un desastre natural. Pero también hechos más comunes y aparentemente menos importantes que los anteriores como rechazos familiares y relacionales, fracasos escolares, rupturas sentimentales, etc.

  Pierre Janet definía el trauma psíquico como el resultado de la exposición a un acontecimiento estresante inevitable que sobrepasa los mecanismos de afrontamiento de la persona. Cuando las personas se sienten demasiado sobrepasadas por sus emociones, los recuerdos no pueden transformarse en experiencias narrativas neutras. El terror se convierte en una fobia al recuerdo que impide la integración del acontecimiento traumático y fragmenta los recuerdos traumáticos apartándolos de la consciencia ordinaria, dejándolos organizados en percepciones visuales, preocupaciones somáticas y reactuaciones conductuales.

  El uso de la estimulación sensitiva bilateral de la EMDR logra la desensibilización de las situaciones traumáticas y su reprocesamiento emocional y cognitivo neutralizando la sintomatología que está asociada  con aquellas a través de una sincronización de los hemisferios cerebrales.

   Estudios recientes sostienen que el EMDR funciona reintegrando la información de una manera análoga a los mecanismos neurofisiológicos de la fase REM (Rapid Eye Movement) del sueño.

  Numerosas investigaciones científicas han demostrado que EMDR es altamente eficaz como recurso psicoterapéutico de primera línea en situaciones como:

  • Pesadillas sobre contenidos traumáticos.
  • Flashbacks (reexperimentación no deseada del trauma).
  • Imágenes y recuerdos intrusivos de la experiencia traumática
  • Insomnio.
  • Mareos psicosomáticos.
  • Fobias.
  • Dificultades de socialización.
  • Disfunciones sexuales.
  • inestabilidad emocional sin motivo aparente
  • Explosiones de ira

  También se emplea con éxito en situaciones no patológicas como:

  • Trastornos de ansiedad.
  • Miedos anticipatorios.
  • Mejorar del rendimiento laboral, deportivo e interpretativo
  • Procesos de duelo o separación.
  • Dolores crónicos y psicosomáticos.

  Es altamente eficaz en el tratamiento del estrés post traumático, cuyo síntoma central es la reexperimentación del trauma a través de una o varias de las siguientes formas:

  La terapia con EMDR está recomendada por las autoridades en salud mental en países como Irlanda e Israel así como organizaciones que tratan frecuentemente con víctimas de trauma y catástrofes como el ACNUR, el FBI, etc.

De sapos y princesas: la idealización en la relación de pareja

Aprendemos a idealizar desde la infancia con los cuentos de hadas. La idealización es un fenómeno que favorece el bienestar y mantenimiento de la pareja. Sin embargo, cuando ocurre masivamente en la elección de la pareja con frecuencia induce a deformaciones de la realidad percibida que suelen acarrear consecuencias muy negativas.

Elección neurótica de pareja y parejas neuróticas

La elección de pareja obedece, en la mayor parte de las ocasiones, a motivaciones inconscientes neuróticas que con frecuencia acaban convirtiendo la relación en una cárcel que perpetúa el conflicto inconsciente del que pretendíamos huir mediante nuestra elección. Analizamos estos factores inconscientes y la forma de afrontarlos.

Alexitimia, el blindaje (a veces irreversible) de la emoción

La alexitimia, incapacidad para tomar conciencia y expresar las emociones, afecta a un 8-10% de la población, preferentemente masculina. Analizamos este síntoma que puede destrozar muchas relaciones de pareja y trabajo por sus dificultades para sentir pero que puede mejorar en muchas ocasiones con el tratamiento adecuado.

El mindfulness, una herramienta terapéutica novedosa y útil.

¿Qué es Mindfulness? La herencia budista nos ofrece hoy ya una herramienta terapéutica eficaz indicada en varias patologías que analizamos para hallar un mayor equilibrio psicológico, desarrollando una capacidad de control sobre las emociones y pensamientos que entorpecen nuestro bienestar psicológico y salud.

La crisis de los 50: un cambio con frecuencia positivo.

Hasta hace unos años, solo sabíamos que al cumplir 40 años nuestro grado de desarrollo personal alcanza su máximo y que a partir de entonces declinaba. Desde los 18 años, nuestro nivel de satisfacción no para de crecer pero se detiene al entrar en la cuarta década de nuestra vida. para retomar el crecimiento a partir de los 50.

Alienación parental, una maniobra perversa tras el divorcio.

El Síndrome de enajenación o alienación parental es el resultado clínico del empleo del menor como un arma de agresión de un progenitor contra el otro. Su aparición puede ser imperceptible pero la intervención es imperativa si queremos evitar un daño irreparable en el niño y en su vida como adulto.

Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha

Calle Hilarión Eslava, 55
28015 Madrid, Spain