Seleccionar página

c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1. 28015 Madrid

Trastorno histriónico o personalidad histrónica

 La personalidad histriónica o trastorno histriónico se caracteriza fundamentalmente por :

  • Patrón general de excesiva e inestable emotividad
  • Necesidad de ser el centro de la atención
  • Incomodidad en las situaciones en las que no es el centro de la atención
  • Comportamiento seductor o sexualmente provocador
  • Expresión emocional superficial y rápidamente cambiante
  • Empleo del aspecto físico para llamar la atención, hipersensibilidad al rechazo
  • Forma de hablar excesivamente subjetiva, imprecisa y carente de matices
  • Expresión emocional falsa por su dramatización, teatralidad y exageración
  • Fácil sugestionabilidad, son muy influenciables
  • Considera sus relaciones más íntimas de lo que son en realidad.

 

  Las personas con carácter histriónico tienden a mostrar conductas seductoras, magnificación de la feminidad/masculinidad, son caprichosas e infantiles como niñas/os que no hubieran madurado sino simplemente envejecido, carecen de empatía, suelen ser mentirosas y manipuladoras y están más pendientes de la estética de las emociones (de cómo expresarlas, con qué recursos gestuales etc) que de la autenticidad de las mismas.  Además las personas con comportamientos histriónicos suelen mostrarse irascibles, con escasa tolerancia a la frustración, poseen escasa capacidad de introspección, carecen de una identidad independiente de los demás pues actúan de diferente manera en función de cómo esperen ser aceptadas, suelen mostrar un comportamiento muy social pero carecen de relaciones auténticas e íntimas, es frecuente que carezcan de un apetito sexual despierto y suelen presentar incapacidad excitarse y/o para alcanzar un orgasmo que con frecuencia fingen (mujeres) o tener una relación heterosexual excesivamente genitalizada con descuido de otras áreas de interacción.  Cuando envejecen y no pueden atraer la atención con su belleza, suelen buscarla con dramatizaciones de enfermedades, exageración de síntomas de enfermedades reales etc. 

  El hombre histriónico:

  • Exagera los rasgos sexuales tradicionales masculinos
  • Presenta una conducta dominada por la exageración de la virilidad
  • Toma la conquista como eje de su comportamiento, el llamado “donjuanismo”. 

   Algunos estudios ha demostrado una tasa mayor dentro de la población homosexual y bisexual si bien en un grupo de este colectivo el patrón histriónico que se observa es el femenino (es lo que se manifiesta externamente con la “pluma”).  El hombre histriónico dedica su tiempo y sus fuerzas a la conquista amorosa pero no para establecer una relación auténtica, intensa y profunda de pareja. Tan sólo persigue la conquista. El problema es que, culminada la seducción carece de “guion” para lo que sigue por lo que necesita huir.

  Es una de las personalidades más egosíntónicas (con menor capacidad para tomar conciencia de su padecimiento) y que generan mayores efectos adversos en todos cuantos establecen un vínculo emocional con ellas. Por lo tanto es muy difícil que busquen tratamiento y, cuando son forzadas a hacerlo, su colaboración es escasa ejerciendo una castración sobre el terapeuta haciéndole verse como inútil, incapaz de ayudarla y poco preparado. Suelen presentar múltiples efectos secundarios a los medicamentos por lo que no suelen aceptar ningún tratamiento farmacológico distinto a las benzodiacepinas frente a las que suelen desarrollar abuso y dependencia.

El pronóstico depende de la extensión que tenga esta estructura dentro de la personalidad de la/el paciente. Por decirlo de otro modo, de la gravedad del trastorno. Así casos leves suelen percibir los desarreglos que generan en las relaciones y suelen pedir ayuda obteniendo mejorías importantes, Por el contrario, existe un 5% que recibe el apelativo de “maligno” que empeora con los años y no muestra respuesta alguna al tratamiento. Entre los dos extremos hay una gradación de gravedad cuyo pronóstico es variable.

La única terapia que ha demostrado capacidad para una reestructuración real y profunda de estos/as pacientes ha sido la psicoterapia dinámica o de tipo psicoanalítico llevada a cabo por terapeutas expertos. La psicoterapia suele ser prolongada pues el conflicto que subyace es profundo. Con ella, un elevado número de pacientes obtiene una experiencia terapéutica que cambia el rumbo de su vida afectiva, 

 

Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha

Calle Hilarión Eslava, 55
28015 Madrid, Spain