Seleccionar página

c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1. 28015 Madrid

Síndrome de Burnout

 

  El estrés laboral puede ser un elemento extremadamente pernicioso para la salud cuando;se produce de una forma mantenida sobre el trabajador. En una situación de estrés puntual nuestro organismo reacciona secretando adrenalina y noradrenalina lo que nos capacita para afrontar situaciones difíciles con éxito.

  Son hormonas que pueden producir infartos de miocardio en sujetos con patología cardiaca previa pero no tienen efectos a corto, medio o largo plazo en sujetos sanos.

 

  Por el contrario, cuando el estrés es mantenido esta respuesta se agota y es sustituida por otra mucho más duradera basada en la secreción de otra hormona de estrés, el cortisol. Esta hormona, a pesar de su beneficio en el estrés mantenido puede producir daños importantes a varios órganos incluido el cerebro a lo largo del tiempo.

  De esta hormona dependen esencialmente las consecuencias médicas a largo plazo del estrés como:

  • hipertensión arterial.
  • infartos de miocardio.
  • contracturas musculares.
  • cefaleas.
  • úlceras gástricas.
  • eccemas.
  • depresión.
  • insomnio.
  • adicciones.
  • ansiedad.
  • sentimientos de vacío.
  • agotamiento.
  • fracaso.
  • impotencia.
  • baja autoestima.
  • nerviosismo.
  • inquietud.
  • dificultad para la concentración.
  • baja tolerancia a la frustración.
  • comportamientos paranoides y/o agresivos incluso psicosis reactivas.

  Esta segunda fase de adaptación al estrés basada en el cortisol también es limitada en el tiempo. Cuando se supera, el organismo, incapaz ya de adaptarse, sufre el colapso final lo que con mucha frecuencia se expresa a través del llamado Síndrome de burnout.

  El burn out, enfermedad descrita inicialmente en médicos, define el desgaste extremo de un empleado expuesto al estrés mantenido. Es importante destacar que en la actualidad es una de las causas más importantes de incapacidad laboral.

  Las manifestaciones mentales del síndrome de burnout son esencialmente:

  • intensa irritabilidad.
  • intolerancia a la frustración.
  • evitación de las tareas estresantes.
  • trato interpersonal distanciado, rutinario y mecánico.
  • egocentrismo.
  • abuso de sustancias.
  • absentismo laboral.
  • disminución del rendimiento.
  • frecuentes conflictos con las personas más cercanas (casa o trabajo) derivados de los cambios mentales adquiridos.

  Es característico en este trastorno que el trabajador afectado propicie con sus conductas su propio despido. En un 5% de los casos el trastorno conduce al suicidio. Cuando se debe a acoso laboral se produce característicamente en el propio centro de trabajo como ocurrió en la empresa France Telecom hace unos años con el suicidio de 35 trabajadores en menos de tres años hasta que cesaron el CEO y cambiaron las políticas de la empresa.

 Como dato, destacaremos que en muchos países occidentales el Síndrome de burnout es reconocido como una enfermedad laboral por lo que en la nómina de algunas profesiones expuestas se abona un complemento de peligrosidad. En España, una sentencia del Tribunal Supremo en el año 2000reconocía este síndrome como una dolencia psíquica causante de periodos de incapacidad temporal y como accidente laboral.

  En la detección de esta complicación es determinante la intervención del grupo social más próximo al paciente (familia y compañeros de trabajo) pues el propio trabajador vive la situación con total normalidad. La enfermedad se instaura tan lentamente y se correlaciona tan estrechamente con su mundo emocional que no permite al afectado identificar los cambios. Por eso es importante la colaboración de los otros para detener un proceso que puede acabar con la vida del trabajador si no se toman las medidas adecuadas.

  El tratamiento de estos pacientes incluye la separación de la actividad laboral (incapacidad temporal), empleo de antidepresivos especialmente dopaminérgicos y una psicoterapia cognitivo conductual.

Afortunadamente, la práctica mayoría de los pacientes consiguen una recuperación casi completa al cabo de unos meses.

Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha

Calle Hilarión Eslava, 55
28015 Madrid, Spain