Seleccionar página

Sexología y Terapia Sexual

  Durante mucho tiempo, la sexualidad ha sido considerada un tema tabú lleno de connotaciones negativas por lo que el desarrollo del estudio de la sexualidad se ha visto entorpecido y ralentizado. Fue a partir de finales del siglo XIX y principios del siglo XX cuando se empezó a realizar estudios de carácter científico de la mano de autores como Ellis, Freud, Reich, Bloch etc., quienes sentaron las bases de una aproximación científica de la sexualidad, dando origen al nacimiento de la Sexología como ciencia.

   Ya avanzado el siglo XX, Masters y Johnson contribuyeron definitivamente a los avances en sexología ideando terapias breves y de alta efectividad para los trastornos sexuales, constituyendo la base de la terapia sexual moderna, junto a otros nombres como Kaplan, Kinsey, Scharch entre otros.

  En la actualidad, la sexualidad es considerada por los especialistas, como un área más que forma parte del bienestar personal, siendo además un indicador de salud y un factor determinante en el éxito de la pareja.

  La terapia sexual es un enfoque de intervención que exige al paciente un esfuerzo, para conseguir el cambio deseado, más llevadero que en otras patologías, pues suele ser una terapia de duración breve y trabaja con recursos eróticos, atractivos y motivantes.

   Los pasos a seguir en la terapia sexual podrían resumirse en:

  • Descartar un origen físico, derivándose en su caso al especialista más adecuado.
  • Evaluar y explicar detalladamente cuales son los factores que originan y mantienen los problemas.
  • Proporcionar información y educación sexual actualizada y científica de manera que desterramos creencias erróneas, mitos y actitudes que estén interfiriendo en la respuesta sexual del paciente.
  • Proposición de ejercicios personalizados y adaptados al problema en cuestión. Con las técnicas que se han demostrado científicamente más eficaces para cada tipo de disfunción.
  • Prevención de recaídas y seguimiento. El paciente aprende a utilizar las herramientas y recursos aprendidos en la terapia sexual, para afrontar situaciones de riesgo y mantener los cambios obtenidos.

  Los trastornos sexuales más comunes que nos podemos encontrar en terapia sexual son las disfunciones sexuales entre las que destacaremos:

  • Falta de deseo sexual.
  • Aversión al sexo.
  • Disfunción eréctil.
  • Eyaculación precoz.
  • Eyaculación retardada.
  • Eyaculación precoz.
  • Anorgasmia.
  • Vaginismo.
  • Dispareunia (dolor en el coito).

  En el abordaje de los problemas sexuales es recomendable que la pareja participe, al menos en algunas de las sesiones, ya que es una dificultad que afecta a ambos miembros de la pareja. No obstante si la persona no tiene pareja, o esta no quiere/puede colaborar, la intervención puede realizarse de forma individual.

  Estamos seguros que nuestra especialista sexóloga Esther Fuentes de Diego le dará la solución rápida y eficaz a su problema. 

Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha