El divorcio: una prueba de fuego para los hijos

En su infancia, al niño le parece que todo va a durar para siempre: las vacaciones, sus amigos, su casa y, sobre todo, su familia. Un niño necesita poder confiar en un entorno estable para desarrollarse de forma saludable. Su crecimiento exterior e interior se fundamenta en (falsas) certidumbres, en hechos que necesita que sean fiables por más que puedan no serlo en realidad.