Las “manías” infantiles, de lo normal a lo patológico (II): Síntomas y tratamiento

En la población infantil las obsesiones (pensamientos e imágenes intrusivas) más frecuentes son las de hacer daño a otros, contaminación, acumulación y las compulsiones (actos mentales o acciones que se realizan) más frecuentes las de lavado y limpieza, orden y simetría y “hacer cosas para impedir que ocurra algo malo”; también son muy frecuentes los pensamientos mágicos –supersticiones- o la necesidad de repetición. A diferencia del TOC en adultos, en la infancia los síntomas suelen ser más variados y el curso episódico, desapareciendo unos para aparecer otros, o continuo.