Personalidad obsesiva: ¿útil o dañina?

La personalidad obsesiva tiene un claro papel positivo evolucionista pues ayuda a la organización social, el gobierno de las comunidades, el rendimiento individual y colectivo y evita sobresaltos al planear , presupuestar y dotar por adelantado cualquier contingencia. Pero su rigidez puede disminuir su rendimiento laboral y su minusvalía para el afecto los convierte en seres previsibles, malos amantes, amigos aburridos y padres rígidos y autoritarios. Su tratamiento con frecuencia respeta su productividad pero mejora el manejo de sus emociones lo que les hace menos proclives a padecer burnout, depresión, ansiedad y complicaciones familiares.