Alienación parental, una maniobra perversa tras el divorcio

El Síndrome de enajenación o alienación parental es el resultado clínico del empleo del menor como un arma de agresión de un progenitor contra el otro con el objeto de dañar/romper su vínculo con éste. Su aparición puede ser imperceptible pero la intervención es imperativa si queremos evitar un daño irreparable en el niño y en su vida como adulto.