Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

#acampadasol y el mundo 2.0

#acampadasol y el mundo 2.0

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Hoy, con permiso de mis lectores, voy a hacer mi primer post ni médico ni subclínico. Pero es que, contemplando el movimiento #15M, he recordado la canción de Lluis Llach “El jorn dels miserables” de 1974 que decía algo así:

“Qué pocas palabras tengo, y las que digo son tan gastadas que habrá que buscar nuevos caminos en los que ya no sean necesarias. Que poca fuerza tengo, tantas veces mal enfocada, la quiero toda para mañana cuando la hazaña lleve al alba. Cuanta rabia tengo, quizá tenga que convertirme en un perro porque no puedo olvidarla. Qué poca esperanza tengo, quizá sea mejor abandonarla, no sea que esperar nos aleje más de lo realizable. Cuanta miseria tengo, bajo los pies sobre mi hombro, y la quiero guardar conmigo hasta el día de los miserables”.

Han pasado nada menos que 35 años y sin embargo la letra suena tan actual como las revoluciones en los países árabes o el contagioso movimiento #15M.

Tengo al sensación que se trata de un síntoma mucho más ubícuo que la mera geografía, la política o la economía. Hay erupciones por todas partes y cada una persigue un objetivo distinto. Pero ¿cual es su denominador común?: el reconocimiento del derecho a ser libres, a pensar por nosotros mismos, a ser tal y como somos y no como los demás han esperado o querido que seamos.

Es evidente que ya no estamos dispuestos a conformarnos ni someternos a todo lo establecido, en la política, la economía, la sanidad o el arte. ¿Acaso sea por la falsedad, ineficacia y arrogancia de lo que se ha postulado como única forma de entender la realidad?.

Hace unos meses una foto ocupaba la portada de un diario nacional. Se trataba de un muchacho joven con el torso desnudo, ondeando una bandera egipcia sobre el cañón de un tanque. La imagen se centraba en esos dos focos, el tanque y el hombre libre. Pero había un detalle que pasaba inadvertido y que, a mi juicio, le daba mayor contenido a la escena: los pantalones de talle bajo dejaban ver el elástico de sus calzoncillos en el que se podía leer con claridad “VERSACE”. Nada más lejano de la revolución islamista que muchos sesudos comentaristas políticos temían. Se trataba sencillamente de un joven que expresaba su deseo a ser como quería ser y reclamaba que el sistema le reconociera ese derecho tan simple que, de forma tan clara, quedaba representado por su ropa interior.

Parece que va a acabarse la política de “esto son lentejas”. El mundo 2.0 incluye el pensamiento colectivo y libre, sustituye la pirámide de poder vertical por una estructura reticular autoregulada. Cuando empiezo un tratamiento con un paciente nuevo lo que persigo es ayudarle a llegar a ser un adulto sano y libre que sea capaz de amar y trabajar en armonía con su entorno y consigo mismo. Por algún motivo percibo que estas corrientes subrevolucionarias tienen mucho que ver con lo que podría constituir el inicio del tratamiento de esta sociedad postcapitalista y postcomunista completamente enferma, impostora y esclerosada pero llena de vida generatriz.

Cito un post de mi amigo Javier Babuglia hoy en Facebook “¿Jornada de reflexión? jajaja Yo ya llevo muchos meses reflexionando ante las tamañas barbaridades y tonterías que cada mañana me dictaba la radio, sobre quien no está ni preparado, ni en posición de representarme ni mucho menos tomar el timón de este Estado al que pertenezco… qué reflexionen ellos, espero que desde la cola del paro!”.

Hoy he querido transgredir la línea editorial del blog como un homenaje expreso al pensamiento libre que florece cada vez con más fuerza. Ojalá haya llegado el día de los miserables como quería Llach hace mas de tres décadas, ojalá todos nos atrevamos a construir algo nuevo y más cercano a la verdadera libertad. A lo que hace poco menos de una semana comenzó a ser denominado democracia real en #acampadasol.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This