Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Algo se muere en alma… La identificación proyectiva en las rupturas de pareja

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)Red broken heart

Ya están próximas las navidades y por ello muchas personas afrontan días de tristeza, añoranzas y duelos no resueltos. Tantas luces, felicidad comercial y afectos institucionalizados ponen de manifiesto lo que en el resto del año queda guardado en el desván del inconsciente.  

Hablamos hoy de lo que ocurre en una ruptura de pareja, en especial el divorcio, o en la pérdida de un ser querido, momentos extremadamente difíciles de elaborar que constituyen una fuente importante de estrés para el afectado.

Parte del dolor que emana de una separación procede precisamente de lo que se pierde, del vacío que deja. Como si una parte nuestra hubiera quedado fuera de nosotros para siempre.

Shakespeare equiparaba el amor a una bestia de doble espalda describiendo poéticamente la unión de los amantes que forma un cuerpo mayor que su suma. Y es así porque entre los dos nace algo que antes no existía y que no es ni de uno ni del otro sino que se forma con la unión de los dos, un terreno que les une y que añade una nueva dimensión a lo que son por separado.

Las personas vinculadas por el afecto aprecian no sólo a la otra persona sino también al terreno que le une porque les hace sentir mucho mejor que cuando no están enamorados o cuando están solos. Lo mismo ocurre en otro tipo de relaciones (familiar, amistad etc.) pero en menor grado. Y es así porque en una relación de amor los amantes pierden parte de su identidad para cedérsela a ese terreno intermedio que les une. La relación les hace “distintos”.

Gracias a ese terreno nos vemos más amables inteligentes o atractivos de lo que nos veíamos antes de conocer a la otra persona y, en la medida que aunque no sea nuestro lo consideramos así, cuando nos separamos de la persona amada sentimos que perdemos una parte de nosotros. Como si esa parte se hubiera quedado incrustada en el otro y se la hubiera llevado consigo para siempre. Lo mismo que refleja la conocida sevillana con las palabras “Algo de muere en el alma cuando un amigo se va…”.

Hace unos días hablábamos de los mecanismos de defensa y hacíamos una introducción a la identificación proyectiva, mecanismo de defensa descubierto en sus investigaciones por Melanie Klein en 1946. Aunque es un concepto muy amplio, es el mecanismo que rige gran parte de este proceso.

Como recordarán, la identificación proyectiva requiere un primer paso que supone la proyección de elementos que el individuo no puede aceptar de sí mismo sobre otra persona y luego, un segundo paso en el que lleva a cabo la identificación con lo que considera ya del otro, no propio. Veamos un ejemplo:

Una persona puede haber recibido a lo largo de su vida un trato indiferente y sin empatía por parte de sus padres. Con el tiempo asumirá de forma inconsciente que dicho trato obedece a que no es merecedora de una consideración distinta. Aunque sea una persona inteligente, sensible o atractiva, sólo se permitirá verse como un ser invisible y no merecedor de afecto. Sin embargo, en el momento en que se enamora, sobre todo si lo hace de quien también se enamora de ella, puede proyectar esas características positivas sobre la otra persona. Verá así a su amante como una persona inteligente, sensible y atractiva, y luego se identificará con esas características proyectadas. De este modo sentirá que, gracias a la relación, ella también puede sentirse inteligente, sensible y atractiva. Como si se situara frente a un espejo que le devolviera una imagen de sí misma real pero que percibe como amablemente deformada.

Por ello, con frecuencia la ruptura o la pérdida de la persona amada nos sitúa de golpe en la calabaza de la Cenicienta. Explota la burbuja donde creíamos estar y provoca una colisión violenta con la realidad interna de nuestro inconsciente. 

Muchas personas no pueden digerir esta experiencia y buscan de nuevo el encuentro de forma incansable. Incluso pueden pensar en morir para reunirse en la muerte con el objeto amado como hace Romeo tras creer muerta a Julieta o en sustituir rápidamente a la persona perdida para recrear el vínculo en otra relación. Con frecuencia sólo una psicoterapia podrá sacar a la persona de esta dinámica desesperada y circular.  

Es importante que lleguemos a vernos como somos pero sin emplear como espejo al otro. Una pérdida puede suponer una ocasión para saber quienes somos y aceptar que aquello que creemos perder no lo perdemos en realidad pues sigue viviendo en nuestro interior, somos nosotros mismos.  

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This