Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Amok ¿una patología sólo asiática?

person-human-male-man-largepor Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  La semana pasada un joven alemán de origen iraní mataba a 10 personas, de ellas 6 menores, en Munich, Alemania. No se evidenciaron objetivos religiosos, políticos ni económicos. El asesino se encontraba en tratamiento por depresión y fobia social. La policía advirtió que los días previos a la masacre había estado leyendo un libro sobre Amok.

  El Amok, del malasio meng-âmok” (atacar y matar con ira ciega), es un trastorno mental reconocido originalmente en poblaciones masculinas del sudeste asiático (Malasia, Indonesia, Filipinas, Polinesia etc). El síndrome discurre en las siguientes etapas:

  • El sujeto sufre una herida en su amor propio
  • Se aísla unos días de la comunidad, deja de comer y hablar, muestra introversión, preocupación, pesadumbre y síntomas depresivos moderados.
  • Regresa de forma súbita y sin provocación alguna presenta una intensa furia y una conducta muy agresiva mientras corre incontroladamente intentando matar a todo ser vivo que encuentre a su paso.

La letalidad del episodio depende de que vaya o no armado. Es frecuente que el sujeto se suicide en el episodio pero, si sobrevive, presenta al finalizar un estado de confusión en el que no recuerda nada de lo sucedido. El subtipo Beramok (menos frecuente) va precedido de una pérdida afectiva importante y síntomas de duelo intensos.

El trastorno fue recogido de la cultura ancestral malaya por el psiquiatra norteamericano Dr. Joseph Westermeyer en 1972 en los orígenes de la psiquiatría transcultural.

Esta rama de la psiquiatría estudia trastornos que solo aparecen en culturas y áreas geográfica determinadas como:

  • “Koro” (el sujeto cree que el pene se le ha empezado a retraer y que finalmente se introducirá en el abdomen y morirá).
  • “Latah” (conducta automática de imitación que afecta sólo a las mujeres y sigue a un estrés agudo).
  • “Windigo” (pérdida por el apetito por la comida habitual y temor a ser poseído y desarrollar apetito caníbal).
  • Ataque de nervios (crisis de rabia con gritos y tormenta de movimientos como pataleo en el suelo)
  • Piblokto” (reacción disociativa en mujeres que realizan conductas peligrosas y desaparece sin recuerdo alguno del hecho).

Aunque el en Asia se considera que el Amok se debe a un influjo diabólico transitorio, el Dr. Joseph Westermeyer lo relacionó con la frustración, la provocación o la  humillación. Encontramos equivalentes culturales en:

  • “El mal de pelea” (Puerto Rico).
  • “Itch’aa” (indios navajos).

 Otra área e estudio de la psiquiatría transcultural son las variaciones locales en la expresión y curso de enfermedades universales. Estos estudios han podido verificar una evolución más benigna de la esquizofrenia en oriente y un impacto social mucho menor que en occidente. Por otro lado, el sentimiento de culpa es un elemento nuclear en una depresión occidental pero está ausente en una depresión asiática. Por último señalaremos que la expresión gestual de un síntoma es mayor en la sociedad occidental marcada por el individualismo que en un grupo asiático donde lo importante es la armonía del grupo y por tanto tal expresión se reprime.

El Amok es más frecuente en personalidades paranoides y narcisistas que son particularmente sensibles a los insultos en su amor propio. Una traducción occidental de esta patología queda recogida por Joel Schumacher en su película “Un día de furia” que interpreta magistralmente Michael Douglas.  

Parece evidente que en occidente contamos con trastornos geográficamente equivalentes al Amok que podrían estar detrás de una gran parte de las masacres que hemos vivido en los últimos años por asesinos con inspiración racista, política o religiosa (Columbine, Utoya, París, Niza, Munich etc).

  Según la teoría psicoanalítica todos somos asesinos potenciales pero reprimimos ese impulso para mejorar nuestro funcionamiento. Solo en determinadas situaciones ese impulso reprimido puede emerger y dominar nuestra conducta (“el retorno a lo reprimido”). El Amok, Captagón® que administra el ISIS a sus soldados antes de la batalla, el alcohol en algunos casos o la misma guerra potencian esta transformación de los hombres en bestias.  

El sujeto que protagoniza una masacre similar al Amok en nuestro medio lo hace con frecuencia en un estado disociativo (trance, fuga disociativa y despersonalización disociativa) lo que explica que su recuerdo de lo sucedido sea en general confuso. Lo cierto es que mientras el Amok obedece a un rapto incontrolable de furia, la variante occidental, en caso de existir, contaría con una planificación previa.

Diferencias tan sólo culturales en una especie homogénea genéticamente.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

Artículos relacionados:

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This