Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

por Dra. Berta Pinilla Santos  (Grupo Doctor Oliveros)

 

   Hoy utilizamos internet para todo, desde reservar un restaurante, hacer compras o realizar gestiones y burocracias. Resulta muy difícil imaginar un día sin pulular por las redes sociales u ojear, aunque sea un ratito alguna página de noticias de actualidad. Nuestro teléfono ya casi no llama, sobre todo navega. 

    La realidad es que no podemos vivir sin estar “conectados”. El uso masivo de teléfonos digitales y ordenadores hace que tengamos a nuestra disposición un sin fin de información con un simple “clic”. Este hecho que a priori es claramente una ventaja (siempre tener acceso al conocimiento lo es), podría tener su lado peligroso: la cibercondría.

 

    Cada vez es mayor la preocupación por cuestiones de salud en nuestra sociedad, y ahora, con este inmenso universo digital, tenemos a nuestro alcance todo lo que queramos saber al respecto de forma fácil y accesible. Existen más de 200.000 aplicaciones dedicadas a la salud; la World Wide Web se ha convertido en una fuente inacabable de información.

 

hipocondria-y-nosofobia-diferencias-y-similitudes"

   Pero ¿Qué es ser un cibercondríaco? Se trata de una persona que busca de forma insaciable y compulsiva información sobre salud en internet para dar respuesta a unos síntomas que tiene o cree tener, relacionándolos casi siempre con enfermedades de gravedad que podría estar padeciendo. Se trata por tanto de una forma de hipocondría que se alimenta de toda la información obtenida a través de buscadores de internet, aplicaciones y redes sociales: una “hipocondría 2.0”.

 

   La preocupación excesiva y el miedo intenso a padecer una enfermedad a partir de un síntoma o sensación física percibida, produce elevados niveles de ansiedad en personas hipocondríacas. En un intento por encontrar respuestas que confirmen sus temores, pueden pasar horas realizando búsquedas en webs o foros sobre los síntomas que creen tener y las graves patologías a las que se asocian, su pronóstico o tratamientos. Lejos de producir un efecto tranquilizador, estas conductas producen una mayor ansiedad, que conducirán al sujeto a realizar más y más búsquedas, engrosando así una espiral obsesiva sin fin.

 

 

    Según datos de Google, una de cada diez búsquedas que se realizan está relacionada con la salud y hasta ocho de cada diez usuarios de internet buscan información acerca de temas médicos. 

 

   Pongamos por ejemplo que a una persona le duele la cabeza. Quizá sea por cansancio, o por falta de sueño, pero el paciente se pone en lo peor; quizá tenga algo muy grave. Su ansiedad aumenta y con ello su dolor de cabeza. Se mete en internet y pone en Google “dolor de cabeza”. ¿Podría tratarse de un tumor cerebral?, ¿o una meningitis? Sí, es eso seguro. Realiza nuevas búsquedas para este diagnóstico.  Ahora también cree tener cierta rigidez en la nuca e incluso unas manchas sospechosas en la piel. Y aumenta su ansiedad y su malestar. Foros sobre la enfermedad, opiniones y experiencias sobre tratamientos y un largo etcétera. Se trata de un cibercondríaco.

 

   El hecho de tener acceso a información médica no es el problema y el uso puntual y moderado sobre alguna enfermedad diagnosticada por un médico es normal.  Según datos de Google, una de cada diez búsquedas que se realizan está relacionada con la salud y hasta ocho de cada diez usuarios de internet buscan información acerca de temas médicos. El problema es que el 75% de ellos no contrastan la fuente de información o la fecha de publicación. En un intento por obtener respuestas rápidas que aclaren nuestras dudas, muchas veces hacemos uso de fuentes de escasa fiabilidad (foros, publicidad no científica, bulos sobre salud…) y no información aportada por médicos o expertos en salud acreditados. La incorrecta interpretación de los síntomas y la falta de conocimientos médicos puede además llevar a una mayor confusión. Si se trata de una persona hipocondríaca, la maquinaria está en marcha y no tendrá freno.

 

   En 2009, los investigadores de Microsoft Ryen White y Eric Horvitz, realizaron un estudio sobre estas búsquedas sobre salud y el efecto que producían en la población. Llegaron a la conclusión de que “internet tiene el potencial de incrementar la ansiedad de gente con poca formación médica, especialmente cuando se usa como diagnóstico“. https://www.microsoft.com/en-us/research/wp-content/uploads/2016/11/whiteamia2009.pdf

 

    Uno de los riesgos que tiene esta forma de autodiagnóstico es el de la automedicación, pudiendo complicar la situación, dificultando un correcto diagnóstico o incluso generando nuevos problemas de salud. Otro riesgo es el peregrinaje médico o doctor shopping. El cibercondríaco desconfiará de su médico cuando su valoración no coincida con la del “doctor Google” (el que siempre tiene la razón), y pasará de una consulta a otra, de una prueba diagnóstica en otra, con el fin de encontrar una respuesta que le satisfaga.

 

 

¿Tiene tratamiento la cibercondría? ¿Cómo puedo evitarlo?

 

    Lo primero será identificar este comportamiento para poder orientar el foco de atención al lugar adecuado. Esto es, poder darnos cuenta de que el problema no es el síntoma o la temida enfermedad, sino ese comportamiento que acompaña la desmedida preocupación y ansiedad por la salud, tu cibercondría.

 

    El tratamiento de este trastorno se realiza esencialmente mediante psicoterapia. La corriente cognitivo-conductual puede ofrecer muy buenos resultados. A nivel farmacológico los antidepresivos ISRS (Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina) pueden mejorar la sintomatología ansiosa, obsesiva y depresiva que en ocasiones también se asocia. En algunos casos se pueden usar fármacos ansiolíticos como benzodiacepinas, que prescritos de forma adecuada pueden ayudar a disminuir la ansiedad.

 

    Como todo problema, lo mejor es evitarlo. Por ello recomendamos que ante cualquier problema de salud, siempre se consulte con un profesional médico. Las consultas por internet, no deberían sustituir en ningún caso la relación médico-paciente. Asimismo, es importante contar con un profesional de confianza que escuche y sepa atender nuestras dudas e inquietudes y que pueda dar respuesta no sólo a nuestros síntomas físicos sino también a las cuestiones que nos preocupan en relación con nuestra salud.

 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

La pseudodemencia, una “demencia” reversible con frecuencia ignorada.

    La pseudodemencia es un trastorno depresivo que afecta a un 0,4 -2,1% de la población mayor de 65 años y, aunque e presenta como una demencia, es perfectamente reversible con un tratamiento antidepresivo adecuado. Su detección y, sobre todo, su diferenciación de otros procesos irreversibles de deterioro cognitivo es de vital importancia para un tratamiento precoz y eficaz.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Aspectos científicos de la adicción a la pornografía online, una revisión.

Hemos querido hacer una revisión compresible y científica sobre la adicción a la pornografía online ante la abundancia de material sesgado de escasa utilidad a los pacientes que existe en la web. En este post recogemos gran parte de los conocimientos actuales sobre el la distribución en la población, las causas, los mecanismos biológicos subyacentes, los síntomas y las alternativas terapéuticas más eficaces disponibles.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

Deporte y demencia: una nueva vía de prevención (y tratamiento).

Muchos estudios apuntan desde hace una década a que el ejercicio físico regular reduce el riesgo de aparición de demencia y que puede resultar muy útil en su tratamiento al haber demostrado que repercute en el incremento del volumen y la actividad de los centros de memoria cerebrales. Revisamos estos interesantes y trascendentes hallazgos por cuanto un medio barato y accesible para todos puede suponer una potente herramienta de prevención de la lacra de nuestro siglo, la demencia. .

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Acepto la política de privacidad

11 + 8 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This