Seleccionar página

¿Cómo (y cómo no) debemos tratar a una persona deprimida?

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

“Julia, una brillante abogada en la cima de su carrera, vio hace dos meses cómo le invadía lentamente una inexplicable falta de energía, no podía hacer sus tareas con normalidad, lloraba cuando no la veía nadie y perdió 5 kilos sin hacer dieta. Desde hacía tres semanas se despertaba a las 4 de la mañana y no podía conciliar de nuevo el sueño. Lo pasaba mal cuando sus amigas le obligaban a salir cuando a ella no le apetecía, su marido se irritaba porque no tenían sexo y se había distanciado, su jefa le había amenazado con el despido porque se equivocaba con frecuencia y no mostraba el interés de antes. Le aterraba tener que tomar antidepresivos por el estigma que supuso eso para su padre antes de suicidarse. De momento con unas cuantas cervezas al día podía soportarlo. Pero una semana antes de venir a la consulta no pudo más, se tomó una caja de Orfidal, no soportaba sentirse culpable de lo que le ocurría y le hacía sentirse víctima. Afortunadamente, Julia está ahora perfectamente, pero pagó un duro peaje hasta llegar ahí”.  

  Ya hemos visto a través de artículos y videos cuales son los síntomas de la depresión y las alternativas que contamos para su tratamiento. Pero hay algo que los profesionales no podemos hacer por el paciente deprimido: acompañarle permanentemente y protegerle en su vida diaria.

  A lo largo del día, el paciente afronta un hecho que con mucha frecuencia aumenta su dolor: la incomprensión de los demás. Un deprimido suele no tener fuerzas para levantarse de la cama por la mañana, puede carecer de capacidad para disfrutar de una actividad objetivamente placentera, se siente fatigado, no se puede concentrar o le resulta difícil comer si no se le obliga. Pero ¿puede evitar todo esto? Obviamente no, aunque muchos lo crean.  

Debemos actuar con el deprimido como actuamos cuando una persona querida tiene una enfermedad física: ofrecerle una ayuda incondicional, reforzarle la idea de que padece un trastorno que tiene tratamiento y llevarle cuanto antes al especialista.

  Es frecuente que las personas que acompañan al paciente en su familia, entorno social o trabajo, se apresuren a hacerle todo tipo de recomendaciones asumiendo que si está así es porque no hace lo que tiene que hacer:

  • Tienes que dormir menos.
  • Controlas mal tus emociones, no es bueno llorar tanto.
  • Deberías ser más empática, no respondes a mis estímulos.
  • Es absurdo estar triste, deberías estar contento.
  • Tienes que rezar más y ser más positiva.
  • La depresión es de débiles, debes ser más fuerte.
  • No comes suficientes frutas y verduras.
  • No deberías tomar esas pastillas, te van a cambiar el carácter.
  • Eres muy vago, no estarías así si hicieras deporte.
  • Ya verás que con un poco de sexo se te pasa todo.
  • etc.

   Son comentarios que no hacen sino generar confusión en el paciente pues se pregunta “¿realmente puedo evitar lo que me pasa? ¿soy el culpable de estar así?  Entonces ¿por qué no soy capaz de hacer lo que me recomiendan?”

   El efecto es devastador pues, lejos de aportar ninguna ayuda, incrementan la impotencia que caracteriza la depresión y, además, le añade un intenso sentimiento de culpa que el paciente podía no tener y que, como en el caso de Julia, pudo invitarle al suicidio.   

   ¿Se ha preguntado qué pasaría si tratáramos a los enfermos físicos como tratamos a los deprimidos? Las siguientes viñetas (traducidas por mí) del dibujante Robot Hugs (robot-hugs.com/helpful-advice) ilustran magníficamente lo absurdo de esta actitud.

      Todo esto se traduce en que menos de la mitad de los pacientes con depresión buscan ayuda especializada privándose de un tratamiento que podría aliviar su sufrimiento. La depresión es la gran incomprendida en nuestra sociedad. Acaso podríamos hacerlo extensivo a la enfermedad mental en general. Un amplio sector de la población cree que no es una enfermedad y que tan solo es una cuestión de esfuerzo personal. En el entorno laboral, con frecuencia, se considera una debilidad y una mala influencia para el equipo. 

  Es una enfermedad que coloca al amigo, familiar o compañero en una situación de vulnerabilidad pues le demuestra que lo que él/ella creía inmutable (el equilibrio de la persona deprimida y del grupo) se viene abajo por unos síntomas que desconocía. El observador pronto constata su propia impotencia para ayudar de forma eficaz. Por eso expresa su necesidad de que todo regrese pronto a la normalidad y tolera mal la frustración que le produce la situación. Incluso en cuidadores expertos, la depresión puede llevar a la extenuación de sus recursos por su lenta evolución. Es sencillo entender que ante todo esto, sea más sencillo culpar al paciente de su lenta o nula mejoría.     

  Sin embargo, como cualquier otra enfermedad, la depresión escapa al control del paciente y solo mejora cuando es bien diagnosticada y recibe el tratamiento adecuado.

  Debemos evitar que el deprimido se sienta peor con lo que le decimos. Es importante que:

  • Le transmitamos que no está solo y que puede contar con nosotros.
  • Le descarguemos de su sentimiento de culpa ayudándole a entender que no es responsable de lo que le ocurre.
  • Cuente con que sabemos que tiene una enfermedad y que con tratamiento adecuado va a desaparecer.
  • Sepa que estamos dispuestos a ayudarle en lo que necesite, pero sólo cuando él/ella quiera
  • No le forcemos a hacer lo que no puede hacer.
  • Le acompañemos al psiquiatra o al psicólogo.
  • Le preguntemos qué podemos hacer por él/ella.
  • Nos interesemos por cómo se siente y en qué piensa.
  • Estemos junto a él de forma callada cuando no quiere hablar pero atentos a cualquier búsqueda de apoyo.
  • Contengamos la angustia del paciente como una madre lo hace con su hijo angustiado por una herida pues eso le tranquiliza.  
  • Contengamos nuestra propia frustración y, si lo necesitamos, la descarguemos fuera de la relación con el paciente pero nunca con él/ella. 

  En definitiva, debemos actuar con el deprimido exactamente de la misma manera a como actuamos cuando una persona querida tiene una enfermedad física: ofrecerle una ayuda incondicional, reforzarle la idea de que padece un trastorno que tiene tratamiento y llevarle cuanto antes al especialista.

   La pregunta es, si es realmente tan sencillo ayudarles ¿Por qué sólo un 25% de los deprimidos recibe este trato?.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

La cleptomanía, otro trastorno mental estigmatizado.

La cleptomanía es un trastorno que afecta a algo menos del 1% de la población y que sólo en España supone unos 250 millones de pérdidas al año por robos. El paciente roba impulsivamente objetos irrelevantes sin poderlo controlar para luego sentir una secuencia de paz inicial y vergüenza y culpa final que le llevan, con frecuencia, a la idea de suicidio y, eventualmente, a la tentativa de suicidio. Analizamos hoy este trastorno psiquiátrico que, sin embargo, con frecuencia es objeto de mofa y estigma.

La anorgasmia femenina: una muralla frente al placer

Nuestra Sexóloga Esther Fuentes nos introduce en este interesante video a las causas de la anorgasmia femenina y su papel y repercusión en la relación de pareja. Realiza así mismo una breve introducción a su abordaje terapéutico que en la mayoría de los casos es exitoso.

Sentencia de la manada: ¿necesita la ley víctimas sobrenaturales?

La sentencia del juicio de la manada a movido todas las conciencias y no es para menos, es posible que la ley esté mal formulada por no tener en cuenta la verdadera naturaleza humana y estar basada en ideales que poco tienen que ver con nuestras limitaciones tan humanas. Analizamos hoy este conflicto y su solución.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This