Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

De sapos y princesas: la idealización en la relación de pareja

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

   Gemma, paciente que di de alta hace unas semanas tras un tratamiento exitoso, conoció a Alberto por Tinder hace dos años. Era guapo, tenía 6 años más que ella y una preciosa sonrisa que le cautivó. En solo unas semanas estaba segura, aunque no tenía porqué, de que sería una pareja leal, apasionada, trabajadora y responsable. En unos meses se quedó embarazada y decidieron casarse, estaba segura que sería un padre ejemplar. Al cabo de un año Alberto le abofeteó tras una discusión y le comunicó que se marchaba con una compañera del trabajo de la que decía estar enamorado desde hacía dos años. Gemma había sido víctima de un fenómeno muy común, la idealización de la pareja y de sus consecuencias más negativas.

   Todos conocemos el significado del término idealización en el terreno de la interacción humana y el frecuente papel que juega en la elección de pareja. Se trata de un mecanismo de defensa del yo descrito por Sigmund Freud en 1914 en su obra “Introducción al narcisismo”. Es propio de etapas muy precoces del desarrollo de la personalidad que luego vemos en nuestra infancia cuando nos convencemos de que un beso puede transformar un sapo en un apuesto príncipe. Sin embargo, ¿por qué nos cuesta identificarlo en nosotros mismos? Es sencillo, es un mecanismo de defensa que opera en el plano inconsciente de nuestra mente y que, como tal, busca el equilibrio, aunque sea a costa de negar la realidad. Constituye el motor del pensamiento desiderativo (creer que las cosas ocurren de acuerdo al deseo) que analizamos en otro post.

El pensamiento desiderativo

  La idealización está estrechamente ligada al narcisismo, tanto al propio como al del otro. De esta forma es un fenómeno común en la personalidad narcisista pero también en la histriónica, antisocial y, sobre todo, en la borderline (en ella la idealización se alterna con la devaluación más profunda).

  El narcisista vive una fantasía idealizada de sí mismo e induce la admiración del otro que, con frecuencia, tiene una imagen devaluada de sí mismo. Recordemos que el narcisismo no sólo se disfraza de superioridad, sino que también puede hacerlo de minusvalía, vulnerabilidad, tristeza crónica y necesidad (soy especial, pero sólo tú te has dado cuenta) lo que despierta la necesidad de rescatarle en el otro (efecto Pigmalión).

  La alianza con el narcisista transforma así la relación en una nueva y extendida fantasía narcisista en la que sus componentes viven una experiencia alucinatoria de superioridad y omnipotencia.

  Del mismo modo añade tensión a la relación en el sentido que le exige una capacidad sobrehumana de satisfacer las propias necesidades de forma permanente. Recordemos el beso al sapo: yo te transformo y a la vez tú me transformas. Todo es perfecto si estamos juntos. Juntos no necesitamos nada más, somos invencibles. El problema se mantiene tras la ruptura pues la cara del “sin él /ella no soy nada” puede inducir duelos graves con riesgo suicida.   

    Sería más esperable que idealicen más las personas más necesitadas de un rescate amoroso (personas con un bajo concepto de sí mismas y aquellos que han sufrido malos tratos en la infancia o que no han recibido el adecuado soporte afectivo en su familia). Sin embargo, la idealización es un fenómeno consustancial al amor, todos lo hacemos cuando nos enamoramos y de hecho varios autores proponen que una cierta dosis de idealización puede ser un elemento importante en el mantenimiento “normal” de la pareja como ha sido verificado en varios estudios (ver aquí).  De forma inversa, la pérdida de esa idealización normal genera con frecuencia crisis en la pareja (el célebre “ya no siento lo mismo” o el “es que ya no te quiero)

   Idealizamos lo que necesitamos que sea perfecto y le atribuimos cualidades que no hemos comprobado. También podemos minusvalorar limitaciones o negar carencias con el mismo objetivo. Pero de forma simultánea, al hacerlo, restamos valor a lo que somos o tenemos situándonos por debajo de lo idealizado. Sometemos así la relación a la misma tensión que tiene una carrera de galgos persiguiendo a una liebre elusiva que no pueden alcanzar.

  Pero idealizando al otro también perseguimos aproximarnos al ideal de nosotros mismos como se ha propuesto que intentara el genio renacentista Miguel Ángel con sus obras. Viendo la perfección en el que nos elige y al que elegimos estaremos más cerca de percibirla en nosotros mismos (es el mecanismo de la identificación proyectiva que hemos analizado en otro post). El mismo mecanismo rige la transformación del fallecido en un ser superior o de un lugar o un restaurante que disfrutamos en las vacaciones y cuyo recuerdo deformamos hasta la entelequia.  

  Muchos se preguntan si la tendencia actual de relación basada en redes sociales facilita este fenómeno. Lo cierto es que su contribución neta es irrelevante. De hecho, se ha demostrado que la separación geográfica no resta intimidad ni añade idealización a una relación mantenida por medios tecnológicos (ver aquí).

   Todo indica que con redes sociales o sin ellas, con cartas de amor o sin ellas o con señales de humo o sin ellas, la idealización, que nos ha acompañado desde el origen de los tiempos, seguirá siendo consustancial a nuestros afectos hasta que desaparezcamos y, mientras tanto, en una dosis baja, nos hará un poco más felices y mantendrá más tiempo nuestras relaciones de pareja aunque nos aleje un poco de la realidad.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

Las claves necesarias para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This