Deseo sexual inhibido o desajuste
en los deseos eróticos en pareja

Son los casos en los que alguno de los miembros de la pareja quiere tener más relaciones eróticas que el otro.

 

Suele ocurrir que en lo que realmente difieren es en las ganas de tener penetraciones. Resulta difícil definir la frecuencia “normal” de encuentros genitales en pareja; sin embargo, es innegable la necesidad que tenemos, como seres sociales, de vincularnos y sentir afecto. En muchas ocasiones, el problema surge cuando las formas de expresar y recibir ese afecto difieren.

 

En la mayoría de los casos ocurre que el miembro que tiene más deseo se siente rechazado y llega a pensar que no es atractivo/a para su pareja, esto genera una inseguridad que es importante tratar. Por su parte, la persona que menos deseo tiene se siente culpable por no cubrir las “necesidades” de su pareja y teme que cometa una infidelidad.

 

El tratamiento incluirá técnicas para aumentar el deseo del que menos ganas tiene, como entrenamiento en fantasía erótica y aprendizaje erótico y búsqueda de placer; la persona que más deseo tiene deberá empatizar con su pareja, sin presionar a tener encuentros sexuales.

 

error: Content is protected !!