Disfunción eréctil, impotencia
o dificultades de erección

Son los casos de aquellos hombres que valoran sus erecciones como inadecuadas para proporcionar satisfacción a sus parejas.

 

A veces puede deberse a problemas para tener erecciones y, otras veces, para mantenerlas en el tiempo.

 

Las dificultades de erección suelen ocurrir por lo que conocemos como ansiedad de ejecución o desempeño: el hombre tiene miedo a “fracasar” y se exige lograr unos resultados (como mantener la erección durante un tiempo “suficiente” como para dar placer a su pareja). Asimismo, suele ser común que tales dificultades ocurran en hombres que priorizan el placer de su pareja frente al suyo propio, por lo que tienen la percepción de falta de control y de “no ser suficiente” o ser inhábil.

 

Tales sentimientos provocarán una ansiedad tal que tendrán como consecuencia, a su vez, la pérdida (o disminución) de la erección. Además, tenderán a evitar cualquier tipo de encuentro, por miedo a un nuevo “error” que ponga en juego su masculinidad.

 

En la mayoría de los casos el hombre comprueba el estado de su pene, prestando atención nuevamente a su ejecución.

 

El tratamiento incluirá técnicas de control de la activación, entrenamiento en fantasía erótica, focalización sensorial y ejercicios para “ganar y perder la erección”.

 

error: Content is protected !!