Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El amor propio, la esencia del adulto pero un peligroso veneno cuando está enfermo

statua di marmo biancopor Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

A grandes rasgos podemos definir amor propio sano como autoestima y amor propio enfermo como egolatría o narcisismo.

El amor propio es tan esencial para nuestro desarrollo normal como el miedo o la agresividad. Durante nuestra primera infancia, nos sentimos con derecho a que nuestras necesidades sean satisfechas de forma automática y, mediante el llanto o la manipulación, estamos seguros (falsamente) que lo lograremos. Como el bebé que llora sin parar cuando tiene hambre hasta que el biberón está a la temperatura adecuada en su boca.

Sin embargo, a medida que crecemos nos damos cuenta que la satisfacción de nuestra necesidad es contingente, es decir, puede ocurrir pero también puede no ocurrir. Entendemos ya que el hecho de que yo tenga hambre no equivale a que vaya a poder comer, al menos inmediatamente.  Y eso nos permite desarrollar estrategias para aplazar y perseguir la realización de nuestro deseo hasta el momento que sea posible. Este cambio exige la evolución del amor propio y nuestra transformación en personas adultas a través de lo que denominamos la maduración.

Por el contrario, el amor propio enfermo no experimenta esa transformación y sigue necesitando la gratificación automática de sus necesidades como lo hace un bebé en su cuna. El conductor ególatra, por ejemplo, puede pitar a un anciano que tarda más de lo que el conductor cree necesario en cruzar un semáforo y va a descargar su frustración apretando a fondo su acelerador en el mismo instante que el anciano ha despejado el campo sin esperar a que alcance la acera. O como el adolescente que explota cuando necesita ir al baño y se lo encuentra ocupado por su hermana. La persona con amor propio enfermo puede saltarse una cola por considerar que es especial y no tiene que someterse a unas reglas de juego social, o puede robar porque se considera merecedor de algo que no tiene y que el mundo le debe sin tener que esforzarse para lograrlo. Es el caso de tantos banqueros, políticos y aristócratas ahora procesados en nuestro país.

Para que el amor propio infantil se transforme en una autoestima sana es necesario que el niño encuentre el camino para crecer. Actitudes poco empáticas de los padres, educaciones rígidas basadas en ideales (tú tienes que ser, tú tienes que hacer, tú tienes que pensar… tú no tienes que sentir), la sobreprotección del niño (al niño se le da todo excepto lo que necesita, reconocimiento y empatía) o su desarrollo en desamparo (niños abandonados, víctimas de la negligencia, no queridos o maltratados) pueden desembocar en esa “cronificación del amor propio infantil. Es en esa soledad donde el niño puede acabar volviendo su mirada sobre sí mismo y gratificar de forma masturbatoria lo que no le es gratificado desde fuera. Como en el mito de Narciso, reflejado la escultura de la foto, en el que el personaje de la mitología griega se enamora de la imagen de sí mismo que ve reflejada en el agua.

Es difícil afirmar que la tecnología, el desarrollo y el materialismo occidental, a base de fomentar tales gratificaciones automáticas expliquen por sí mismas la creciente inmadurez de nuestra sociedad y la expansión de las personalidades narcisistas pero esto requeriría otra discusión aparte. Pero lo que es indudable es que facilitan enormemente que la persona inmadura no logre madurar. Como piensan muchos adolescentes, la tecnología nos convierte en pequeños dioses ¿para qué, entonces, debemos cambiar? No debemos olvidar que la rueda la inventaron personas cansadas de acarrear arrastrando pesadas cargas. Si no hay necesidad no hay creatividad, por eso el desarrollo limita tanto el crecimiento personal.   

No es fácil tratar un amor propio enfermo. No basta con decir al paciente que tiene un problema de autoestima y que tiene que quererse más. Con esa aproximación le introducimos de nuevo en el círculo de su soledad por no ofrecerle una resonancia empática y obligarle a resolver por su cuenta un problema que nunca ha sabido abordar. Tampoco sirve fomentar la autocompasión mediante un abordaje protector como también ocurre en muchas terapias, tal aproximación puede, de hecho, empeorar la situación del paciente.   

La solución es una terapia que profundice en sus déficits infantiles y que abra poco a poco la posibilidad a que vea todo aquello que, buscando en su vida, encuentra pero no ve. Y no ve porque, a falta de no encontrar en su pasado, ha desarrollado una ceguera emocional que le devuelve a la soledad de la que procede. La herramienta más poderosa en este campo es la experiencia emocional correctiva.

Y no olvidemos que tras un ególatra siempre hay un niño que no ha podido crecer por carecer de las herramientas necesarias. A quien el ególatra le produzca irritación es muy posible que tenga también un amor propio que no ha podido terminar su desarrollo. El ególatra es un minusválido emocional y como tal, lo que despierta es compasión cuando el amor propio del observador es sano.     

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

La pseudodemencia, una “demencia” reversible con frecuencia ignorada.

    La pseudodemencia es un trastorno depresivo que afecta a un 0,4 -2,1% de la población mayor de 65 años y, aunque e presenta como una demencia, es perfectamente reversible con un tratamiento antidepresivo adecuado. Su detección y, sobre todo, su diferenciación de otros procesos irreversibles de deterioro cognitivo es de vital importancia para un tratamiento precoz y eficaz.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This