Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El autismo leve, formas menores del espectro autista frecuentes pero invisibles ante muchos

por el Equipo de Psiquiatra y Psicoterapia Infantil, Madrid  (Grupo Doctor Oliveros)

  El autismo, actualmente englobado dentro de los Trastornos del Espectro del Autismo, es un trastorno del neurodesarrollo con diversos niveles de afectación en cada individuo.

  En los casos leves puede pasar desapercibido y se diagnostica en edades más tardías. De hecho, en la última revisión de los criterios diagnósticos de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM V), se ha modificado el criterio del inicio de los síntomas en edades tempranas, aceptando que. aunque “los síntomas deben estar presentes en el período de desarrollo temprano, pueden no manifestarse plenamente hasta que las demandas del entorno excedan las capacidades del niño, o pueden verse enmascaradas en momentos posteriores de la vida por habilidades aprendidas”. Son casos que habitualmente se denominan “leves” y que se encuentran en un punto que linda con la normalidad o la tipicidad tanto en el modo de interacción como en la comunicación socioemocional y los comportamientos repetitivos u obsesivos.

  Habitualmente son chicos y chicas en los que el desarrollo del lenguaje no ha sido motivo de preocupación para los padres o que si lo fue, evolucionó positivamente en tiempo razonable; niños o adolescentes que pueden ser cariñosos o tener una mirada no evitativa (mantienen el contacto visual), pero que presentan otras dificultades que a medida que van creciendo se van poniendo de manifiesto, por ejemplo, cuando la exigencia de socialización es mayor.

  En niños más pequeños, la “levedad” del trastorno se manifiesta en que probablemente tienen afectación marcada en una de las áreas, pero pueden no presentar los signos “tópicos “ y “falsos mitos de autismo”; por ejemplo, pueden ser niños que sonríen, buscan muestras de cariño de los padres, progresan en la adquisición de habilidades del lenguaje,  buscan relacionarse con otros niños aunque no saben cómo iniciar esa interacción, pero a la vez son muy rígidos en sus rutinas, repetitivos, obsesivos, se interesan por temas inusuales, tienen un modo de hablar peculiar que les hace parecer “extraños” a los demás, o presentan hiper/hiposensibilidad a determinados sonidos o texturas o ser tremenda y suelen ser caprichosamente selectivos con la comida. Crecer sin un diagnóstico que permita identificar y entender las dificultades que tienen estos  niños y acceder a los tratamientos necesarios para mejorarlas, les puede llevar a sentimientos de baja autoestima, frustración, mayor aislamiento e incomprensión, sometiéndolos a exigencias que no tienen en cuenta las limitaciones que pueden tener en alcanzarlas. Esto les genera angustia, tristeza, obsesiones, etc.,  que en ocasiones conforman problemas psiquiátricos asociados como depresión, ansiedad, episodios de ira o acentuación de síntomas propios de su autismo.

  Algunos de los síntomas que pueden pasar desapercibidos son los siguientes:

  • Dificultad para utilizar y comprender comportamientos de comunicación no verbal como gestos, contacto visual, expresiones faciales y posturas.
  • Falta de empatía o compartir emociones (empatizar).
  • Falta de amistades o compañeros apropiados para su edad.
  • Falta de juegos de simulación o juegos simbólicos.
  • Repetición de determinadas palabras o “frases hechas” sin mucho sentido o fuera de contexto
  • Falta de atención compartida, como mostrar objetos a alguien, atraer la atención de otros hacia algo de su interés o/y señalar algo.
  • Gran interés en un área temática muy particular, como trenes, máquinas, números de las casas, planos, carreteras, etc…
  • Dificultad para tener una conversación “de ida y vuelta”, en la que no hable el solo sin tener en cuenta el cansancio o falta de interés del interlocutor o por el contrario, en la que sus respuestas sean monosílabos que no dan pie a continuar.
  • Necesidad de tener rutinas muy rígidas, con malestar importante con los cambios, a veces en actividades que en otro niño no despiertan esa reacción: cambio de ruta para ir a un lugar, faltar al colegio para hacer otra cosa, etc.
  • Gran interés en determinados objetos, partes o movimientos de objetos, a menudo sin ningún uso funcional.
  • Movimientos repetitivos, como aleteo de las manos, golpear o agitar palillos u otros objetos, etc…

 Algunos adultos o adolescentes mayores, que crecieron con trastornos “leves” del espectro  autista a menudo mal entendidos y no identificados, pueden haber desarrollado mecanismos muy eficaces para su propia supervivencia y pueden llegar a tener un ajuste psicosocial aceptable con trabajo e incluso familia; pero otros muchos tropiezan con situaciones que finalmente les rompen su frágil equilibrio e incrementan aún más su sufrimiento obstaculizando el alcanzar un nivel de desarrollo e integración que con los apoyos necesarios podrían haber tenido..

  Si le preocupa que usted o su hijo tengan algunas o muchas de las características del trastorno del espectro autista, visítenos o acuda a otro especialista para descartar o confirmar sus dudas. Obtener ayuda puede significar una gran diferencia en la vida de un individuo. Aprender los mecanismos de adaptación, que a menudo son similares a los utilizados en el tratamiento del autismo clásico, puede ayudarle a usted o a su hijo a superar los retos de ambos y lograr al fin una vida satisfactoria.


Evaluación de los trastornos del espectro autistaEvaluación de los trastornos del espectro autista

Incluimos en los Trastornos del Espectro Autista (T.E.A.) el Autismo, el Síndrome de Asperger y otros trastornos que comparten características comunes en la comunicación e interacción social, patrones de comportamiento, etc. La Dra. Palanca ofrece un estudio diagnóstico basado en el uso de instrumentos de evaluación específicos para estos trastornos en todas las etapas (leer más…).


Trastornos del Espectro Autista (T.E.A.)Trastornos del Espectro Autista (T.E.A.)

Trastornos del Espectro Autista (T.E.A.) Los T.E.A., también conocidos como Trastornos Generalizados del Desarrollo engloban el Autismo, Trastorno de Asperger, y los No-especificados/ Atípicos. Su prevalencia se ha incrementado notablemente en las últimas décadas sin que las causas de ello esten clarificadas, estimándose en 1/150 para los todos los grupos (leer más…).


¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Las claves para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This