Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El duelo patológico: aspectos clínicos

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

 

Hay situaciones en las que la persona no puede elaborar la pérdida y se queda congelada en la segunda etapa, la de identificación. Es un problema muy característico de:

  • Muerte de un hijo
  • Sentimientos de culpa complejos
  • Conflictos con la persona ausente no resueltos
  • Muertes por suicidio
  • Desaparecidos
  • Necesidades de omnipotencia

Estos hechos impiden con frecuencia el paso a la tercera fase. Es el duelo patológico o duelo congelado. Los síntomas ansiosos y depresivos se prolongan mucho más de lo que es habitual, el manejo de la culpa se hace especialmente ineficaz y el sujeto establece una encarnizada lucha consigo mismo y con el mundo que le rodea en forma de reproches. A diferencia de la segunda fase normal, en el duelo patológico se niegan los aspectos negativos de la persona querida y se idealizan los positivos. Los demás perciben como se quisiera santificarle. De esta forma la persona nunca llega a separarse emocionalmente del ausente. La autoagresión por la culpa lleva a un descuido de la higiene y la alimentación, al abandono de las tareas habituales y a una forma de vida asocial y alejada de la realidad.

  De forma paralela, la proyección de la culpa en estos pacientes es intensa lo que puede conducir a litigios legales interminables donde el paciente puede malgastar su escasa energía demandando a supuestos responsables sin obtener a cambio resultado alguno. Este aspecto es especialmente frecuente en muertes por suicidio en las que no solo la culpa necesita ser proyectada sino que además también la agresividad hacia el fallecido necesita ser desplazada hacia otra persona por resultar inaceptable para el paciente. No debemos olvidar que muchos suicidios suponen agresiones póstumas hacia los supervivientes y que, en consecuencia, estos pueden sentir de forma inconsciente la necesidad de devolver esa agresión al suicida. Ocasionalmente los sujetos afectos de un duelo patológico establecen de forma precipitada nuevas pseudorrelaciones para sustituir al ausente, es un hecho frecuente en varones viudos

Cuando muere un hijo se pone en juego la dificultad para romper  la identificación proyectiva que impregnaba esta relación. Los padres proyectamos en nuestros hijos elementos que no podemos aceptar de nosotros mismos y luego nos identificamos con lo que consideramos ya de él, no propio. Por eso vemos en nuestros hijos versiones mejoradas de nosotros mismos. En estos casos, la muerte del hijo se lleva todo lo nuestro que teníamos depositado sobre él, creemos perder por tanto una parte vital de nosotros mismos que solo veíamos a través de él.

  • “Los padres proyectamos en nuestros hijos elementos que no podemos aceptar de nosotros mismos y luego nos identificamos con lo que consideramos ya de él, no propio. Por eso vemos en nuestros hijos versiones mejoradas de nosotros mismos.”

  Mientras que el duelo no es una enfermedad y rara vez necesita algo más que un apoyo terapéutico y farmacológico somero, el duelo patológico pone de manifiesto de forma inequívoca la existencia de una patología anterior a la muerte del ser querido. Por tanto solo un tratamiento psicoterapéutico reglado con un apoyo psicofarmacológico simultáneo será capaz de resolverlo. De otra forma el duelo puede cronificarse y acompañar al sujeto el resto de su vida.

 


distimia

Distimia: la depresión (pseudo) resistente (Video)

La distimia es la gran ignorada por la psiquiatría actual en el grupo de las depresiones. Su falta de respuesta completa a antidepresivos y la escasa formación en psicoterapia de los psiqiuatras occidentales, hacen que estos pacientes… (seguir leyendo).



depresión resistenteLa depresión mayor resistente (Video)

La depresión mayor puede mostrar resistencia al tratamiento hasta en un 30% dependiendo de los intervalos de edad. Con un tratamiento adecuado este porcentaje puede reducirse hasta unas tasas insignificantes. Este video se describen las estrategias… (seguir leyendo).


¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Las claves para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This