Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El eterno adolescente (Síndrome de Peter Pan)

Fat man in diaper isolated on whitepor Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Si alguien no ha visto todavía la genial película “Boyhood” de Richard Linklater se la recomiendo con entusiasmo. Ha sido rodada en sólo 39 días a lo largo de 12 años. Los actores han ido envejeciendo a medida que transcurría el rodaje y esa es la trama. Nada más. La esencia de la película es el paso del tiempo y cómo éste nos moldea poco a poco. El protagonista tiene 6 años al empezar la película y cumple 18 cuando termina: como en un cuento de hadas el final consiste en que se va a la universidad, se hace mayor (come perdices y es feliz). Como en un cuento, lo esencial es la trama, el proceso de hacerse mayor. La película termina en lo que en cualquier cultura es el rito de iniciación adulta: en alguna tribu africana es cazar un león, en los pueblos antes era irse a la mili o en nuestra época es sacarse el carnet de conducir, empezar a trabajar o ir a la universidad. Pasado ese punto ya somos mayores, en teoría.

El proceso de madurar no es una tarea fácil. Requiere de una crianza adecuada basada en el amor y la empatía y centrada en la promoción de la autonomía, la responsabilidad y la confianza. Además, requiere la adquisición de habilidades suficientes para superar razonablemente todas las dificultades que atravesamos cuando crecemos (la envidia, el rechazo, la socialización, la frustración, la injusticia, las reglas, la autoridad, la violencia, el deseo, los cambios físicos, el sexo). Todo en nuestro aprendizaje conduce a ese punto de iniciación en el que nos hacemos mayores y tomamos el gobierno de nuestra vida.

Sin embargo en muchas personas este rito, ese momento, no es más que un mero trámite porque perduran en sus concepciones y conductas inmaduras. Esas personas con frecuencia mueren sin haber dejado de ser, en esencia, unos niños. Es lo que el psicólogo norteamericano Dan Kiley denominó en 1983 Síndrome de Peter Pan, una enfermedad que pone de manifiesto la diferencia entre la madurez cronológica del sujeto y su escasa madurez afectiva. Es un cuadro que afecta mayoritariamente a hombres. Aunque esta enfermedad no aparece como tal en las clasificaciones internacionales de enfermedades mentales se evidencia en los trastornos de personalidad de grupo B (antisocial, borderline, histriónico y narcisista) y en menor grado en el grupo C (obsesivo, fóbico-evitativo y dependiente).

Un problema añadido es que todo Peter Pan necesita una Wendy planteando serios problemas desde el establecimiento de la relación de pareja. Estas personas exigen a sus parejas que cubran todas sus necesidades e incluso aquellas que no fueron cubiertas por sus padres. Eso puede traducirse en críticas constantes que minan la confianza de la pareja al verse incapaz de satisfacer a su marido. Muchas parejas de Peter Panes son mujeres que maternizan su relación por una necesidad interna de cuidado cerrando así un peligroso círculo vicioso.

Es frecuente la queja femenina sobre la inmadurez de sus parejas. Estas mujeres no obtienen de sus parejas la corresponsabilización en la crianza de los niños, no comparten las tareas domésticas, delegan en ellas las decisiones importantes o adoptan un estilo de relación con un vínculo débil mostrando preferencia por los amigos o la familia de origen. Recientemente hablábamos de la perduración de la mentira en las personalidades inmaduras necesitadas de omnipotencia. Otras manifestaciones serían las necesidades de dependencia no resueltas que impedirían la separación de los padres y el establecimiento de vínculos maduros con iguales o la negativa a adquirir protagonismo en la propia vida delegando la toma de decisiones en los progenitores. Esta cuadro siempre origina problemas graves de pareja que pueden conducir a la ruptura de la misma. En tales casos, recurren de nuevo al vínculo previo, el de los padres, vuelven “a casa”. Éstos cambian un vínculo de dependencia por otro, cambian a la madre por la mujer y a la mujer por la hija cuando aquella falta. La frase “vive de tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos” ilustra esta postura.

Como se ve en la película de Boyhood, el desarrollo no depende de nosotros mismos sino que el entorno de la crianza es determinante. Así, en estas personas suelen advertirse en sus antecedentes sobreprotección por parte de sus madres, padres incontinentes que gratificaban todas sus necesidades, inseguridad, falta de confianza, necesidad de omnipotencia, sentimientos de inferioridad, etc. En la medida que no han abandonado la posición infantil, son egocéntricos y lo demuestran con su egoísmo. Son exigentes y realizan constantes juicios de valor sobre los demás con el objeto de encontrar motivos para evitar el vínculo. Por eso huyen del compromiso aunque temen la soledad. Según Kiley, el éxito terapéutico en estos pacientes es siempre difícil pero destaca que la detección precoz del síndrome mejora considerablemente el pronóstico al evitar que progrese. El síndrome refleja un deseo de no cambiar por lo que estos pacientes ponen todo tipo de obstáculos a la terapia. Pero con paciencia y técnica un amplio porcentaje de casos logra el cambio y alcanza si no la plena madurez un mayor grado de desarrollo.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

La pseudodemencia, una “demencia” reversible con frecuencia ignorada.

    La pseudodemencia es un trastorno depresivo que afecta a un 0,4 -2,1% de la población mayor de 65 años y, aunque e presenta como una demencia, es perfectamente reversible con un tratamiento antidepresivo adecuado. Su detección y, sobre todo, su diferenciación de otros procesos irreversibles de deterioro cognitivo es de vital importancia para un tratamiento precoz y eficaz.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


Sellos de calidad


Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Acepto la política de privacidad

14 + 14 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This