Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página
Website Malware Scan

La disfunción eréctil: el fantasma masculino más frecuente en la consulta.

por Esther Fuentes de Diego, Psicóloga y Sexóloga en Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  Durante siglos la sexualidad masculina ha girado alrededor de los genitales masculinos. En casi todas las culturas, el pene o falo se ha convertido en objeto de culto y veneración a través de expresiones artísticas como la pintura, la escritura o la escultura. Se han levantado obeliscos, estatuas y altares en honor del falo, realizado ritos y procesiones con resonancias fálicas e inventado proezas en torno a su tamaño, potencia y resistencia. Hemos convertido históricamente la erección en el símbolo de poder y e  identidad viril.

  Hasta hace poco, empleábamos el término impotencia masculina para referirnos a los problemas de erección. Sin embargo, este concepto abarca también otros problemas sexuales (pérdida de deseo sexual, infertilidad, problemas de eyaculación, falta de orgasmo, etc.), por lo que este término ya ha caído en desuso y ha sido sustituido por el de disfunción eréctil (DE). Se considera más adecuado por los especialistas en sexología ya que no implica otros problemas mencionados, y porque deja de lado las connotaciones negativas que con frecuencia se ha asociado a la impotencia, como por ejemplo, la falta de virilidad. De esta manera, podemos definir la disfunción eréctil como la dificultad, recurrente o persistente, para lograr o mantener la erección durante una relación sexual.

  Según el estudio EDEM (Epidemiología de la Disfunción Eréctil Masculina), en España se estima que entre un millón y medio y dos millones de hombres padecen disfunción eréctil, lo que supone una prevalencia de entre el 12,1 y el 19% de los varones según el grado de disfunción eréctil. Es más elevada conforme aumenta la edad. Y además supone el motivo más frecuente de consulta en la mayor parte de los servicios sexológicos.

  La disfunción eréctil se puede deber tanto a factores orgánicos como psicológicos.

 

“Un varón que tiene problemas de erección puede llegar a sentirse seriamente devaluado al pensar que este hecho cuestiona su hombría, debido a la importancia concedida universalmente a la erección “.

 

  Entre los factores orgánicos, cualquier alteración en los mecanismos fisiológicos de la erección puede ser suficiente para la aparición de la disfunción eréctil. Entre los más importantes encontramos:

  • Arterioesclerosis y alteraciones cardiovasculares (causa más frecuente).
  • Alteraciones endocrinas como la diabetes.
  • Hipertensión arterial.
  • Alcoholismo.
  • Tabaquismo.
  • Insuficiencia renal.
  • Hiperlipemia (niveles altos de colesterol).
  • Alteraciones neurológicas (lesiones cerebrales y medulares) como la esclerosis múltiple.
  • Alteraciones hormonales como niveles bajos de testosterona.
  • Fracturas pélvicas.
  • Lesiones en el pene.
  • Lesiones en la columna vertebral.
  • Efectos secundarios de algunos fármacos como antihipertensivos, antidepresivos, ansiolíticos, etc.

 

  Los factores psicológicos son los más frecuentes y más variados. Entre ellos encontramos:

  • Inadecuada información sexual.
  • Experiencias sexuales traumáticas.
  • Problemas generales de pareja.
  • Episodios de cansancio.
  • Estrés excesivo.
  • Inseguridad o complejos.
  • Depresión y ansiedad.
  • Miedo a ser rechazado.
  • Anticipación del fallo.
  • Temor al desempeño.
  • Altos niveles de exigencia.
  • Autoobservación.
  • Sentimientos de culpa.
  • Falta de atracción entre los miembros de la pareja.
  • Miedo a la intimidad.

   Según las estadísticas, más de la mitad de la población masculina ha sufrido alguna vez en su vida un episodio ocasional de DE, los populares gatillazos”. En muchos casos, es una afección temporal que desaparece espontáneamente cuando el hombre es capaz de relativizar su importancia.

  Es frecuente que, tras la aparición puntual de la dificultad o la falta de erección, aparezca en el hombre una preocupación excesiva y miedo a que vuelva ocurrir. Así, intentará comprobar y poner a prueba su capacidad de erección (fenómeno conocido como el rol de espectador”) bajo un estado de angustia y ansiedad que bloquea o inhibe el mecanismo de la erección. La repetición del fracaso erectivo conlleva un aumento de la ansiedad de rendimiento y el hombre comienza a observar su funcionamiento de manera obsesiva, centrando su atención en conseguir la erección y desviándola de las sensaciones eróticas agradables, lo que provoca que el hombre no logre o pierda la excitación con la consecuente pérdida de erección. Si esta situación se mantiene en el tiempo, el hombre acaba por evitar las situaciones de intimidad para no caer de nuevo en la frustración, vergüenza, rabia y culpa consecuentes del fracaso erectivo. Y, en algunos casos, acaba desarrollando una pérdida de deseo sexual.

 

 

  Los mitos en torno a la virilidad entorpecen todavía más la situación. Un varón que tiene problemas de erección puede llegar a sentirse seriamente devaluado al pensar que este hecho cuestiona su hombría, debido a la importancia concedida universalmente a la erección y a que, generalmente, la responsabilidad de lo que sucede en el encuentro sexual recae culturalmente sobre el hombre. Este tipo de creencias  aumentan su inseguridad y su obsesión por conseguir erecciones y por complacer sexualmente a su pareja, lo que aumenta la presión a la hora de tener relaciones íntimas y anticipa el fracaso.

 La reacción de la pareja frente a la DE es un factor determinante en su manejo y evolución. Si no hay un buen nivel de comunicación en la pareja, se pueden llegar a generar todo tipo de dudas sobre la relación, desde creer que ya no son capaces de estimular o excitar a sus compañeros hasta incluso plantearse la existencia de una tercera persona para explicar la falta de rendimiento.

  La DE tiene diferentes manifestaciones clínicas, podemos diferenciar entre:

  • Primaria: el paciente nunca ha tenido una erección bajo ninguna circunstancia. Casi con total seguridad estamos ante un problema orgánico.
  • Secundaria: es la más habitual. El paciente ha tenido erecciones y de manera brusca o progresiva empieza a perder la capacidad eréctil. En este caso, podríamos estar ante un problema orgánico, psicológico o ambos.
  • Situacional: el paciente puede alcanzar la erección en unas circunstancias pero no en otras. Por ejemplo, tener erecciones en la masturbación o felación, pero no en la penetración; o tener erecciones con una pareja y no con otra; en estos casos, se trataría de un origen psicógeno.
  • Generalizada: con el tiempo, el paciente que solía tener erecciones en algunas situaciones, deja de tenerlas bajo ninguna circunstancia.

  Aunque el tratamiento de la causa primaria orgánica es prioritario cuando está presente, la gran mayoría de los casos orgánicos de DE presentan a la vez factores psicológicos que deben ser tratados conjuntamente.

  El tratamiento sexológico de la DE combina técnicas cognitivas, conductuales y emocionales encaminadas fundamentalmente a identificar y desterrar cogniciones y creencias erróneas y facilitar información veraz sobre la respuesta sexual masculina. Además, se procura que el paciente aprenda a acceder a la relación sexual relajado y sin presión, favoreciendo la erotización de todo el cuerpo. Es importante prestar una mayor atención a la percepción de las diferentes sensaciones eróticas y las emociones asociadas a ellas, condición indispensable para favorecer el proceso de excitación y de erección. Asimismo, es fundamental informar e implicar a la pareja, si existe, en la terapia pues la sexualidad en un pilar esencial en el vínculo amoroso. para tratar la disfunción misma y fomentar la comunicación sexual en pareja. Por todo ello, en el abordaje de la disfunción eréctil en terapia sexual, será recomendable siempre que sea posible, contar con la colaboración de la pareja.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Las claves para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This