Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El ideal del yo: una meta peligrosa

  broken chainpor Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

   Sigmund Freud denominó superyó a la parte de nuestro inconsciente que contiene todas las normas que hemos ido adoptando a lo largo de nuestro desarrollo. Y opera así, de forma inconsciente. No nos planteamos cada día si queremos llegar puntuales o no al trabajo, lo hacemos sin más porque nuestro superyó así nos lo dicta.

   A lo largo de nuestra infancia vamos incorporando normas que nos parecen aceptables porque nos las enseñan personas a quienes admiramos, amamos, tememos o respetamos y, por tanto, a quien queremos imitar. Esas normas poco a poco se vertebran dentro de nosotros hasta conformar lo que podríamos denominar nuestra ley. Aquello que nos indica en cada momento lo que tenemos que hacer, lo que tenemos que querer, cómo tenemos que actuar o qué debemos evitar. Y lo hace de una manera silente, sin que nos demos cuenta, porque opera en el plano inconsciente. Gracias al superyó somos capaces de convivir sin matarnos, de trabajar un lunes aunque no nos apetezca, esperar a que nuestra pareja sexual acceda a  satisfacer nuestro deseo o de cedernos el paso en una rotonda sin colisionar todos en el centro.

   Gracias a esta instancia somos capaces de convivir y colaborar dejando nuestras necesidades individuales a un lado hasta que sea posible satisfacerlas.  SI tenemos hambre esperaremos a terminar nuestro trabajo para ir a comer y si deseamos sexo, esperaremos hasta que podamos tenerlo aunque tengamos que esperar varias horas. No nos iremos a comer en mitad de una reunión ni practicaremos sexo delante de un cliente con un compañero del trabajo al que esa mañana hemos encontrado atractivo. Nos podemos preguntar ¿Por qué hay que respetar la ley? La respuesta mayoritaria será: porque es la ley y hay que respetarla. Y responderemos así sin pensarlo mucho, de forma casi automática, porque ya hay una ley dentro de nuestras cabezas.

 Hasta aquí todo es aceptable y positivo. Sin embargo una parte del superyó está constituida por lo que denominamos “el ideal de yo” y es en éste donde encontramos la trampa de muchas depresiones, ansiedades, sentimientos de inferioridad, autoritarismos, conductas rígidas o competitividad patológica. En una fuente de conflictos que terminan expresándose a través de síntomas diversos.

  Y es así porque el ideal del yo reúne aquellas características y metas que nos obstinamos en cumplir por encima de todo aunque no podamos siquiera acercarnos a cumplirlas. Es la persona que yo creo que tengo que ser o la persona que he creído que los demás han esperado que fuera.

   El otro día cité un artículo del efecto Pigmalión y es aquí donde entronco con aquel post.  Yo puedo ser un fantástico literato pero me sentiré estúpido por no ser bueno en matemáticas como mi padre quería que fuera o mi hermano mayor fue porque sólo las matemáticas “definen” a las personas inteligentes. Puedo ser una persona excepcionalmente creativa pero opto por ser una persona rutinaria y temerosa como eras mis padres y como yo consideré que tenía que ser. El ideal del yo se construye tomando como referencia a otros, nunca teniendo en cuenta lo que somos, de ahí el riesgo. De esa manera, cuando el ideal del yo dista mucho de lo que somos constituye esencialmente una fuente constante de frustración y minusvalía. Como ocurre con el niño que llora tras haber obtenido un 9,5 en el examen (tenía que alcanzar un 10) o las personas que fracasan con el éxito.

  No hay fármaco que resuelva este problema. La solución es exclusivamente psicoterápica. Por todo ello, en un proceso psicoterapéutico, resolver conflictos situados en esta área de la personalidad, conduce a un reencuentro con uno mismo, a un reconocimiento de lo que se es y a dar un salto adelante hacia nuestra presencia en el mundo. Algo muy parecido a un verdadero pero diferido parto del paciente.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This