Seleccionar página
Website Malware Scan

El ideal del yo: una meta peligrosa

  broken chainpor Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

   Sigmund Freud denominó superyó a la parte de nuestro inconsciente que contiene todas las normas que hemos ido adoptando a lo largo de nuestro desarrollo. Y opera así, de forma inconsciente. No nos planteamos cada día si queremos llegar puntuales o no al trabajo, lo hacemos sin más porque nuestro superyó así nos lo dicta.

   A lo largo de nuestra infancia vamos incorporando normas que nos parecen aceptables porque nos las enseñan personas a quienes admiramos, amamos, tememos o respetamos y, por tanto, a quien queremos imitar. Esas normas poco a poco se vertebran dentro de nosotros hasta conformar lo que podríamos denominar nuestra ley. Aquello que nos indica en cada momento lo que tenemos que hacer, lo que tenemos que querer, cómo tenemos que actuar o qué debemos evitar. Y lo hace de una manera silente, sin que nos demos cuenta, porque opera en el plano inconsciente. Gracias al superyó somos capaces de convivir sin matarnos, de trabajar un lunes aunque no nos apetezca, esperar a que nuestra pareja sexual acceda a  satisfacer nuestro deseo o de cedernos el paso en una rotonda sin colisionar todos en el centro.

   Gracias a esta instancia somos capaces de convivir y colaborar dejando nuestras necesidades individuales a un lado hasta que sea posible satisfacerlas.  SI tenemos hambre esperaremos a terminar nuestro trabajo para ir a comer y si deseamos sexo, esperaremos hasta que podamos tenerlo aunque tengamos que esperar varias horas. No nos iremos a comer en mitad de una reunión ni practicaremos sexo delante de un cliente con un compañero del trabajo al que esa mañana hemos encontrado atractivo. Nos podemos preguntar ¿Por qué hay que respetar la ley? La respuesta mayoritaria será: porque es la ley y hay que respetarla. Y responderemos así sin pensarlo mucho, de forma casi automática, porque ya hay una ley dentro de nuestras cabezas.

 Hasta aquí todo es aceptable y positivo. Sin embargo una parte del superyó está constituida por lo que denominamos “el ideal de yo” y es en éste donde encontramos la trampa de muchas depresiones, ansiedades, sentimientos de inferioridad, autoritarismos, conductas rígidas o competitividad patológica. En una fuente de conflictos que terminan expresándose a través de síntomas diversos.

  Y es así porque el ideal del yo reúne aquellas características y metas que nos obstinamos en cumplir por encima de todo aunque no podamos siquiera acercarnos a cumplirlas. Es la persona que yo creo que tengo que ser o la persona que he creído que los demás han esperado que fuera.

   El otro día cité un artículo del efecto Pigmalión y es aquí donde entronco con aquel post.  Yo puedo ser un fantástico literato pero me sentiré estúpido por no ser bueno en matemáticas como mi padre quería que fuera o mi hermano mayor fue porque sólo las matemáticas “definen” a las personas inteligentes. Puedo ser una persona excepcionalmente creativa pero opto por ser una persona rutinaria y temerosa como eras mis padres y como yo consideré que tenía que ser. El ideal del yo se construye tomando como referencia a otros, nunca teniendo en cuenta lo que somos, de ahí el riesgo. De esa manera, cuando el ideal del yo dista mucho de lo que somos constituye esencialmente una fuente constante de frustración y minusvalía. Como ocurre con el niño que llora tras haber obtenido un 9,5 en el examen (tenía que alcanzar un 10) o las personas que fracasan con el éxito.

  No hay fármaco que resuelva este problema. La solución es exclusivamente psicoterápica. Por todo ello, en un proceso psicoterapéutico, resolver conflictos situados en esta área de la personalidad, conduce a un reencuentro con uno mismo, a un reconocimiento de lo que se es y a dar un salto adelante hacia nuestra presencia en el mundo. Algo muy parecido a un verdadero pero diferido parto del paciente.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

La cleptomanía, otro trastorno mental estigmatizado.

La cleptomanía es un trastorno que afecta a algo menos del 1% de la población y que sólo en España supone unos 250 millones de pérdidas al año por robos. El paciente roba impulsivamente objetos irrelevantes sin poderlo controlar para luego sentir una secuencia de paz inicial y vergüenza y culpa final que le llevan, con frecuencia, a la idea de suicidio y, eventualmente, a la tentativa de suicidio. Analizamos hoy este trastorno psiquiátrico que, sin embargo, con frecuencia es objeto de mofa y estigma.

Sentencia de la manada: ¿necesita la ley víctimas sobrenaturales?

La sentencia del juicio de la manada a movido todas las conciencias y no es para menos, es posible que la ley esté mal formulada por no tener en cuenta la verdadera naturaleza humana y estar basada en ideales que poco tienen que ver con nuestras limitaciones tan humanas. Analizamos hoy este conflicto y su solución.

Diferencias entre TOC y T. Obsesivo Compulsivo de Personalidad.

La proximidad de sus denominaciones (tan sólo se diferencian en “de personalidad”) así como el solapamiento aparente de algunos de sus síntomas hace que TOC y Trastorno obsesivo compulsivo de personalidad se confundan con cierta frecuencia a pesar de que se trata de trastornos muy distintos en su naturaleza, tratamiento y pronóstico. Analizamos hoy sus diferencias etiológicas, clínicas, terapéuticas y pronósticas

Violadores en manada: dinámicas grupales y características clínicas.

Analizamos en este post las dinámicas que rigen las relaciones del grupo adolescente/joven adulto que pueden cristalizar en una violación de una mujer, las influencias culturales así como las características clínicas y en momento evolutivo de especial vulnerabilidad de sus miembros.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

Acepto las condiciones

9 + 8 =

Share

Pin It on Pinterest

Share This