El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental

Por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

En pocos años las redes sociales (RRSS) han transformado nuestras vidas cambiando nuestra forma de relacionarnos o de acceder a fuentes de conocimiento. Son empleadas por una de cada cuatro personas en el mundo, pero esta cifra se duplica o triplica en sociedades desarrolladas. Su poderosa influencia ha demostrado hasta ser capaz de condicionar los resultados electorales.

Se estima que el 5% de los jóvenes del Reino Unido es adicto a las RRSS los cuales describen la capacidad adictiva de éstas como más intensa que la del alcohol o la del tabaco. El uso diario del internet ha pasado de un 35% a un 82% sólo 10 años. En 2007 sólo el 22% de los ingleses tenían al menos una cuenta en RRSS, pero en 2016 la cifra era ya del 89%. Sin embargo, en el sector de edad entre 16 y 24 años la cifra alcanza el 91% frente al 51% del segmento 55-64 años o al 23% en mayores de 65 años.

Pero es muy poco lo que sabemos en qué manera condiciona nuestra salud y bienestar mental. Con ese objetivo, la Royal Society for Public Health ha publicado una brillante y completa memoria (ver link) realizada por su Directora Ejecutiva Shirley Cramer y la Psicóloga y Neurocientífica Becky Inkster sobre el impacto de las distintas RRSS en las distintas áreas de la salud mental. Las autoras destacan que, si bien las redes pueden ser una valiosa fuente de apoyo emocional y así mejorar la salud mental, pueden causar complicaciones mentales serias, en especial en la población juvenil, lo que nos obliga a conocer más a fondo el problema y actuar.  Por su interés, resumimos y traducimos su trabajo.

¿Qué problemas mentales pueden causar las RRSS?

Los trastornos de ansiedad (ansiedad generalizada, crisis de ansiedad, fobia social y TOC, esencialmente) han aumentado un 70% en la población juvenil en los últimos 25 años lo que ha sido atribuido a las RRSS por muchos pacientes afectados. La distracción o la interferencia emocional con otras actividades que generan las RRSS, o simplemente la adicción a ellas, son factores que pueden estar detrás de este aumento.

 

depresión infarto miocardio

 

Los trastornos depresivos también parecen haber aumentado en esta población en relación con la vida que observan en otros y que añoran en ellos mismos. Es característico que en las RSSS esta población haga una ostentación poco realista de sus “logros” sociales, lúdicos, económicos y estéticos lo que tiene un efecto hiriente sobre el observador que carece de ellos y que siente que puede estar perdiendo la vida y haber quedado fuera de lugar.  Además, varios estudios han observado que el empleo de las RSSS durante más de dos horas al día aumenta significativamente el riesgo de depresión por una presión social no realista pero excesiva (la denominada Depresión por FB).  Un estudio ha sido capaz de predecir la probabilidad de padecer una depresión analizando simplemente el tono de sus publicaciones en FB.

Los trastornos del sueño están estrechamente ligados a adolescentes que abusan o presentan adicción a RRSS por el tiempo físico o mental que dedican a esta actividad. La privación de sueño en esta población es especialmente lesiva por la inmadurez de su sistema nervioso central y puede traducirse en depresión, fatigabilidad, hipertensión, diabetes, obesidad y cardiopatía.

Un área especial son los trastornos de la imagen corporal. Ya hemos hablado del t. dismórfico corporal, la vigorexia y la anorexia en otros posts. No es casual que sean más frecuentes en el adolescente en el que es clave la imagen que los demás tengan de él. Las redes sociales actúan como un doloroso amplificador de esta molesta resonancia. Un 90% de las adolescentes reconocen no sentirse a gusto con su cuerpo. Varios estudios han comprobado que las RRSS multiplican las preocupaciones sobre la imagen corporal. Cuanto más tiempo se pasa frente a FB más se quiere cambiar. El número de clientas entre 18 y 24 años de los cirujanos plásticos han aumentado en los últimos años debido a las RRSS.

Con respecto al bullying es indudable que ha encontrado una eficacísima herramienta en las RRSS tanto en su dimensión de agresión indirecta (socavando el prestigio del adolescente a través de la difusión de imágenes y mensajes), como de agresión directa (a través del hostigamiento y la amenaza constante y ubicua pues sale del entorno escolar y alcanza la intimidad doméstica del sujeto). La memoria de la Royal Society for Public Health afirma que 7 de cada 10 adolescentes han sufrido acoso a través de las RRSS (especialmente FB) y que el 37% lo sufre de forma regular. Sabemos que el bullying facilita la aparición de cuadros depresivos, ansiosos. Insomnio, alimentación e incluso, suicidio.

Existe un nuevo fenómeno, el miedo a perderse (FoMO en inglés, de fear of missing out), que lleva al sujeto a estar permanente conectado para no perderse un detalle de lo que publican sus amigos y celebridades a las que siguen. Suelen tener mayores tasas de adicción a RRSS y complicaciones mentales debidas a éstas.

¿Qué beneficios pueden tener las RRSS en la salud y el bienestar mental?

Es evidente que el primero y mayoritario es el que se encuentra usted haciendo en este momento, acceder a las fuentes de información e intercambiar con otros esos datos. Somos curiosos, y el sufrimiento mental es una de las áreas que mayor interés nos despiertan. Aprender sobre los problemas de salud, acceder a fuentes fiables de conocimiento y conocer las experiencias de otros sobre temas de salud de otros es un factor que facilitan enormemente las RRSS.  Sin embargo, es frecuente que, en el sector más joven, debido a la escasa formación sanitaria, se viralicen informaciones poco expertas o incluso falsas en lugar de las más serias.

Los resultados indicaron que YouTube fue percibida como la Red Social más positiva, luego Twitter, en tercer lugar, Facebook, en cuarto Snapchat y muy por debajo de las demás en muy último lugar, Instagram.

Las RRSS aportan apoyo emocional a la mayor parte de los usuarios y alivian tensión en momentos de crisis de forma eficaz en un 70% de los casos informados. Es un dato muy positivo de aquellas. Los usuarios de FB informan de un apoyo emocional mayor que los usuarios de internet en general. Es evidente, no obstante, que este apoyo casi nunca puede ser considerado íntimo.

Un aspecto innegable e intrínseco a las RRSS es la capacidad que han dotado a las minorías para facilitar sus movimientos asociativos y promulgar sus reivindicaciones sociales y políticas. Esto ha reforzado la autoafirmación, asertividad y la identidad de estas minorías de una manera notable. No habría o habría sido mucho más difícil sin FB el Dia del Orgullo Gay.

¿Cuál es el poder benefactor/lesivo de cada RS?

A principios de 2017, la Royal Society for Public Health llevó a cabo una encuesta en el Reino Unido a 1.479 jóvenes de 14-24 años sobre Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter y Youtube. El objetivo era analizar el impacto (positivo o negativo) de cada red sobre la salud y bienestar. Se valoraban 14 áreas (soledad, ansiedad, soporte emocional, etc.) y se calificaba el efecto que la red había tenido sobre cada una entre +2 (mucho mejor) y -2 (mucho peor).

Los resultados indicaron que YouTube fue percibida como la más positiva, luego Twitter, en tercer lugar, Facebook, en cuarto Snapchat y muy por debajo de las demás en muy último lugar, Instagram. Los encuestados habían percibido que Instagram había incrementado su ansiedad, su depresión, su soledad, su insomnio y había empeorado mucho la imagen de sí mismos. Por el contrario, YouTube tan sólo había disminuido sus horas de sueño. En medio estaba Facebook que empeoró la ansiedad, el insomnio y la depresión, facilitó el bullying y empeoró algo la autoimagen.

De todas las redes la única que obtuvo una nota positiva es YouTube. Instagram y Snapchat serían las más perniciosas. Y Facebook y Twitter serían sólo algo perniciosas.

Vemos que las redes atacan a la sociedad donde más le duele. Son más empleadas por aquellos en los que más problemas pueden causar, adolescentes y jóvenes. A pesar de las excelencias que su uso ofrece para la salud mental para el resto de la población, se ha llamado la atención sobre la necesidad de aplicar una legislación especial que regule el uso de RSS en función de la edad del usuario. Mientras tanto, será competencia de los educadores y padres intentar modular el uso de las RRSS en nuestros hijos para que no conviertan algo a lo que están permanente expuestos en un potente veneno.

Pedir cita