Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El método KiVa, un arma poderosa contra el bullying

por Dra. Isabel González Villalobos, Psiquiatra Infantil Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

   Hace semanas tratábamos en el Blog el tema del acoso escolar, describiendo el perfil tanto de los acosadores como de los acosados, así como los signos de alarma ante los que podemos sospechar que estamos ante un posible caso de bullying, y las maneras de abordarlo.

   Hoy me gustaría tratar un aspecto que muchas veces pasa desapercibido, pero que es igual o incluso más importante que lo descrito en el post anterior: la prevención del acoso escolar: ¿qué podemos hacer para evitar nuevos casos? ¿dónde debemos actuar? ¿qué papel juegan el resto de compañeros de clase?

   Al hilo de estas cuestiones, surge en Finlandia el método KiVa (acrónimo de “Kiusaamista Vastaan” que significa “contra el acoso escolar”): un método que se basa en 3 aspectos: la prevención del acoso escolar, la intervención y el seguimiento de la situación a lo largo del tiempo. De estos tres aspectos, me gustaría centrarme en el primero de ellos: la prevención.

   Dicha prevención se basa en la actuación sobre los alumnos que no son víctimas ni acosadores directos, sino que son espectadores de las situaciones violentas; el objetivo es que este grupo de alumnos apoye a la víctima en lugar de fomentar de manera indirecta el acoso.

   En un estudio realizado en Finlandia sobre los centros escolares en los que se había aplicado este método, se observó una desaparición del acoso escolar en  7 de cada 10 centros, mejorando el bienestar de los alumnos, su motivación y, por tanto, el rendimiento académico.

   ¿En qué consiste el método KiVa? En toda situación de acoso hay tres protagonistas: la víctima, el agresor y los espectadores. La mayor parte de los programas de intervención se centran en la víctima o en el agresor; sin embargo, este protocolo de prevención incide, principalmente, sobre los espectadores. Este grupo de personas es el más numeroso; muchas veces los compañeros son testigos del acoso y, en ocasiones, se ríen e incluso graban las agresiones, siendo en cierto modo partícipes de la escena.

   En la mayoría de los casos, el agresor obtiene cierto reconocimiento por parte los observadores, lo que refuerza su actuación y perpetúa las situaciones de acoso escolar; muchas veces estos espectadores interiorizan la situación como algo “normal”, participando en ésta de manera indirecta. Si incidimos sobre este grupo de alumnos, haciéndoles entender la gravedad de esta situación y ayudando a que muestren su rechazo ante estas conductas, el agresor dejará de tener observadores y, por lo tanto, no tendrá la admiración y el reconocimiento esperados, privándole de ese beneficio esperado.

bullying

  Para lograr este objetivo, se trabaja con los alumnos desde los 7 años, en grupos reducidos,  instruyéndoles de cara a poder identificar los tipos de acoso y tratando temas como la empatía, el respeto, la integración, el compañerismo… se les ofrece también la posibilidad de notificar si son testigos o víctimas de algún tipo de abuso en un buzón virtual.

   Una vez detectado el caso, el equipo KiVa (compuesto por tres adultos del centro escolar, que reciben formación específica para esta labor) profundiza y trata cada caso en particular, hablando con la víctima, con el agresor y con los testigos.

  Este programa de prevención se ha instaurado ya en varios países (Suecia, Holanda, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Italia, Estonia y Luxemburgo) y recientemente se ha importado a varios centros educativos en España.

  El objetivo de este tipo de intervenciones no es sólo la erradicación del acoso escolar, sino que pretende evitar todo tipo de agresiones cuando estos menores alcancen la edad adulta; si se interviene a edades tempranas, tanto desde el núcleo familiar como desde el colegio, y se educa en valores humanos, respeto, confianza, tolerancia…; si los niños aprenden que también se puede apoyar una agresión de manera pasiva, evitaremos muchas situaciones conflictivas en el futuro.

 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Crecer bajo un progenitor paranoide: una lucha entre la locura y la razón.

Crecer bajo un progenitor paranoide somete al hijo a un enorme estrés emocional derivado de una permanente confrontación entre lo razonable o lo desequilibrado, lo objetivo y la subjetividad más caprichosa, la libertad y la sumisión ciega a un poder arbitrario e implacable, la culpa y la acción. Tensiones que exceden a la capacidad de un niño para sobreponerse y crecer sano. Analizamos hoy esta compleja situación.

Adicción a las apuestas online, la nueva epidemia en adolescentes

Las tecnologías digitales han producido un nuevo tipo de ludopatía, el juego online, frente a la que los adolescentes son especialmente vulnerables. Un 30% de los enfermos tienen menos de 18 años. Analizamos hoy las características del problema así como su detección y tratamiento.

La adolescencia: un terreno abonado para las toxicomanías

Nunca ha sido sencillo abordar el consumo de tóxicos en la población adolescente de una forma aséptica y objetiva. Analizamos en este artículo el la importancia de la teoría de la automedicación en las toxicomanías del adolescente pues sólo así puede comprenderse la naturaleza y el mecanismo que subyace en cada paciente.

Hijos del divorcio y nuevas familias, una dificultad añadida a resolver.

Abordamos en este artículo las dificultades que entraña el establecimiento de nuevas relaciones familiares de los hijos y los padres tras el divorcio y el establecimiento de nuevas parejas con o sin hijos. Tratamos de ofrecer claves para identificar los problemas así como para acercar al niño y el progenitor a una solución eficaz.

Hijos del divorcio: las claves para minimizar un sufrimiento inevitable.

Ante una situación de separación o divorcio, los hijos se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad. Las manifestaciones de cada niño dependerán de sus características previas, el entorno y la edad a la que tengan que afrontar esta situación. Teniendo en cuenta todos estos factores, podemos minimizar y aliviar en gran medida el sufrimiento de los menores, siempre respetando el proceso de adaptación de cada uno, y podremos ayudarles en su proceso de maduración personal.

El efecto placebo y nocebo. Un interesante campo para la investigación.

El efecto placebo puede generar hasta el 50 % de la respuesta a un antidepresivo eficaz y puede mejorar por sí mismo hasta un 40% de depresiones entre otros muchos trastornos. Analizamos los mecanismos que subyacen en este fenómeno y sus interesantísimas implicaciones en los tratamientos médicos futuros.

El suicidio adolescente y las llamadas de atención calladas

El suicidio adolescente es difícil de prevenir por las características propias de esta etapa: soledad y silencio frente a los adultos, que somos quienes podemos entender y solucionar lo que le atenaza calladamente y genera su sufrimiento. Abordamos en este post las características de esta sensible población y la forma de detectar este gravísimo problema.

Alienación parental, una maniobra perversa tras el divorcio.

El Síndrome de enajenación o alienación parental es el resultado clínico del empleo del menor como un arma de agresión de un progenitor contra el otro con el objeto de dañar/romper su vínculo con éste. Su aparición puede ser imperceptible pero la intervención es imperativa si queremos evitar un daño irreparable en el niño y en su vida como adulto.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This