Seleccionar página
Website Malware Scan

El papel de la sexología en la sociedad actual, una disciplina infrautilizada.

por Esther Fuentes de Diego, Sexóloga Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  ¿Sabe qué papel cumple la Sexología en nuestra sociedad? Hoy analizamos su importancia, los ámbitos de intervención de esta disciplina, cuándo debemos acudir a un sexólogo y las cuestiones más frecuentes que animan a ir a consulta

  Acudir a un profesional de la Sexología en muchas ocasiones resulta todo un reto. Las personas se sienten obligadas, en su deseo de parecer normales y ajustarse a la norma, a fingir ante los demás una vida sexual que no conocen pero que coincide con lo que creen que se maneja en el imaginario colectivo. De este modo, cuando surge o se padece un problema en la vida sexual, se suele mantener en secreto y oculto durante mucho tiempo. La sensación de sentirse raros o diferentes les hace vivir el problema con mucha vergüenza y soledad creyendo que no pueden hacer nada para cambiar lo que les ocurre en su intimidad. Por lo que no es de extrañar que tarden meses, e incluso años, en acudir a la consulta sexológica. El resultado es que muchas personas acaban por conformarse con una sexualidad muy pobre y limitada, que sin embargo, podría resolverse con asesoramiento sexológico.

  La revisión de los estudios de prevalencia de trastornos sexuales indican su dimensión. El estudio realizado por la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) en 2006, en el que se pone de manifiesto que el 67% de los españoles considera muy o bastante importante la actividad sexual pero, mientras el 34% tiene o ha tenido algún problema sexual, sólo el 15 % ha consultado a un profesional. Esto es un claro reflejo de la poca importancia que se le otorga al sexo desde el punto de vista del placer, y lo infravalorada que tenemos la sexualidad en nuestra escala de prioridades. Sin duda, se trata de un problema lo suficientemente frecuente e importante como para perder el miedo hablar sobre él.

 

  En un intento de acercar más a la sociedad en qué consiste este campo de estudio y de intervención, necesitamos esclarecer qué se entiende por el concepto de Sexología, qué ámbitos abarca la misma, y qué motivos animan a acudir a la consulta de un sexólogo.

  Por Sexología se entiende el estudio científico del hecho sexual. Esto es, el estudio de la sexualidad y su función, sus características y sus disfunciones. Entendiéndose la sexualidad como una necesidad básica del ser humano que abarca lo que pensamos, sentimos y hacemos en nuestra actividad sexual. Como tal, constituye una parte fundamental de nuestra salud y bienestar personal o en pareja, pues es un elemento diferenciador del vínculo en pareja frente a otros. A este respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1987, haciéndose consciente de su importancia, definió la Salud Sexual como un derecho básico del ser humano y lo describía como un elemento básico del bienestar físico, psíquico y social. Convirtiéndose la sexualidad en un marcador eficaz del estado de salud.

“Los motivos de consulta más comunes por el que acuden los hombres son por dificultades con la erección y/o excitación, con la eyaculación o el deseo sexual. En el caso de las mujeres, los más frecuentes tienen que ver con los problemas de pérdida de deseo sexual, la dificultad para excitarse o llegar al orgasmo y el dolor en la penetración o la imposibilidad de la misma”.

  En el terreno de la educación sexual, los sexólogos trabajamos en la promoción y prevención de una sexualidad saludable, impidiendo que aparezcan problemas que dificulten su expresión, para que la sociedad pueda disfrutar de una vida sexual sana y gratificante. Esto incluye no solo la prevención de embarazos no deseados o el contagio de enfermedades de transmisión sexual como suele estar orientada la educación sexual en las escuelas, sino que debe estar orientada también hacia el placer, el respeto y la no violencia, la comunicación en pareja, el conocimiento del propio cuerpo y sus reacciones, el fomento de los derechos sexuales y reproductivos… es decir, incluir una educación afectivo-sexual de calidad en las aulas y en la consulta.

  Esta es una labor muy necesaria debido a que la gran mayoría de las personas, no han tenido acceso a dicha educación sexual y han tenido que aprender todo lo relacionado con el sexo a través de lo que ellos han experimentado directamente, a través de las narraciones de las experiencias de los más allegados (en ocasiones adulteradas), y a través de la imagen, a menudo desvirtuada que nos transmiten las novelas, la publicidad, las películas pornográficas, las revistas y en general los medios de comunicación. Lo que acaba originando gran parte de los problemas sexuales donde encontramos todo tipo de mitos erróneos acerca del sexo y falsas creencias acentuadas fruto de la ignorancia en material sexual.

  Por otro lado, el otro ámbito de la Sexología está relacionado con la terapia sexual de pareja en la que se abordan los problemas y dificultades sexuales y/o de pareja cuando estos ya han aparecido. Este es el motivo más común por el que acuden las personas a la consulta de un sexólogo. En ausencia de problemas orgánicos (previa visita al médico de cabecera, ginecólogo o urólogo), el abordaje de los problemas sexuales debe realizarse mediante terapia sexual. Aunque cabe mencionar, que personas que han pasado por una larga enfermedad o que la misma esté afectando a su vida íntima, también pueden beneficiarse, en algunos casos paralelamente al tratamiento médico, de la terapia sexual como una forma de recuperar o mejorar su dimensión erótica.

  Los motivos de consulta más comunes por el que acuden los hombres son:

  • Disfunción eréctil.
  • Falta de deseo.
  • Eyaculación precoz o retardada.
  • Adicción al sexo.
  • Adicción a la pornografía.

  En el caso de las mujeres, los más frecuentes tienen que ver con:

  • Pérdida de deseo sexual.
  • Dificultad para excitarse o llegar al orgasmo.
  • Dolor en la penetración.
  • Vaginismo (contracción vaginal que impide la penetración).

  Los problemas que tienen que ver con la orientación sexual o identidad sexual en ambos sexos también encontrarían respuestas en la consulta de un sexólogo, así como en el caso de las parafílias.

   Otro motivo muy habitual por el que acuden a consulta son los problemas de pareja. Entre ellos, están los problemas en la comunicación, problemas para negociar y llegar a acuerdos, discusiones constantes, déficit en la resolución de problemas, escasa intimidad, pérdida de la pasión, celos, infidelidad, desconfianza, y en general, todo aquello que dificulte una convivencia o una relación satisfactoria.

   No debemos olvidar que la presencia de problemas en la sexualidad de la pareja suelen acabar derivando en problemas en la relación general de ésta e, inversamente, una mala relación general de pareja suele incidir de forma importante en el deterioro en la vida sexual. Por lo que un clima positivo en la pareja parece determinante para trabajar la sexualidad y, a su vez, una mejora en la sexualidad contribuirá a aumentar la calidad de vida de la pareja.

   En definitiva, en la consulta de Sexología abordaremos todo aquello que tenga que ver con la sexualidad, la afectividad, y la erótica de la persona o la pareja, ya sea para enriquecerla (adquiriendo herramientas para mejorar la calidad de los encuentros íntimos o la calidad de la vida en pareja en general), o para orientar en la resolución de una dificultad.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La disfunción eréctil: el fantasma masculino más frecuente en la consulta.

La disfunción eréctil afecta hasta a casi un 20% de los hombres y en su gran mayoría subyacen problemas psicológicos perfectamente tratables y reversibles. Analizamos hoy el concepto y las manifestaciones de la disfunción eréctil así como los factores que facilitan su aparición, y las claves de su tratamiento.

¿Qué efectos tiene la pornografía en la relación de pareja?

¿Puede ser la pornografía saludable? ¿Es recomendable? ¿Qué efectos tiene en nuestra manera de relacionarnos con la sexualidad? ¿Puede mejorar o empeorar la relación de pareja? ¿Qué consecuencias puede tener en ella? Reflexionamos sobre todas estas cuestiones en este artículo.

Adicción a la pornografía, una realidad extensa y oculta

En España, al menos un 74% de hombres y un 26% de mujeres entre los 13 y los 50 años visitan páginas porno de forma regular. De esas personas, alrededor de un 7% de hombres y un 1-3% de mujeres son adictas y sufren las consecuencias devastadoras de este trastorno. Analizamos en este artículo esta creciente y oculta adicción.

Una breve aproximación a la sexualidad femenina

Históricamente, la sexualidad femenina no fue reconocida como objeto digno de estudio e investigación para su mejora. Analizamos su evolución y algunas de sus características así como las dificultades con las que se ha encontrado que, a día de hoy, siguen interfiriendo en el buen funcionamiento sexual de la mujer.

De sapos y princesas: la idealización en la relación de pareja

Aprendemos a idealizar desde la infancia con los cuentos de hadas. La idealización es un fenómeno que favorece el bienestar y mantenimiento de la pareja. Sin embargo, cuando ocurre masivamente en la elección de la pareja con frecuencia induce a deformaciones de la realidad percibida que suelen acarrear consecuencias muy negativas.

Elección neurótica de pareja y parejas neuróticas

La elección de pareja obedece, en la mayor parte de las ocasiones, a motivaciones inconscientes neuróticas que con frecuencia acaban convirtiendo la relación en una cárcel que perpetúa el conflicto inconsciente del que pretendíamos huir mediante nuestra elección. Analizamos estos factores inconscientes y la forma de afrontarlos.

Vigorexia, bigorexia (sí, con B) o trastorno dismórfico muscular.

Un 50% de los hombres menores de 40 años acuden de forma regular al gimnasio. De ellos entre un 6 y un 20% pueden sufrir vigorexia , un trastorno del espectro de la anorexia nerviosa en el que una imagen corporal distorsionada hace que el sujeto nunca se ve suficientemente musculado.

El atractivo narcisista: una inversión a corto plazo de alto riesgo.

Identificar a una persona narcisista es sencillo por el rechazo espontáneo que nos produce su visible egolatría y falta de empatía que aseguran un fracaso de la relación a largo plazo. Sin embargo, es incuestionable el atractivo que despierta con frecuencia y que hoy analizamos.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

Acepto las condiciones

8 + 14 =

Share

Pin It on Pinterest

Share This