Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El pensamiento positivo, un arma de doble filo

smilies-110650_1280 apaisadapor Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid  (Grupo Doctor Oliveros)

 

Se extiende en nuestra sociedad desde hace unos años una peligrosa tendencia que entiende el pensamiento positivo (antes optimismo) como la solución todopoderosa y mágica para mitigar todos nuestros males. Tanto es así que podemos considerarlo ya como una pseudoreligión: “no se preocupe por sus problemas, céntrese en el lado bonito de la vida y todo le irá mejor”, “lo malo ya pasó, ahora toca ser positivo y pasar página”, “si piensa que es usted estupendo acabará siendo estupendo”, “no pierda el tiempo pensando en cosas tristes” etc. Vivimos en una sociedad que nos exige triunfar y ser felices. No sería un disparate pensar que ese principio está detrás de que el consumo de antidepresivos se haya triplicado en España en los últimos diez años. Las librerías están inundadas de libros de autoayuda que promueven esa concepción o de ensayos de pensamiento pseudoespiritualofilosófico que no hacen sino incrementar la confusión del enfermo real. Muchos programas de coaching están basados también en este mismo concepto. Hemos llegado a un punto en el que parecería incluso que a aquel que no practique el pensamiento positivo se le puede imputar la responsabilidad de su desgracia. Sin duda, el pensamiento positivo es un negocio boyante para autores, editoriales y profesionales pero ¿realmente ayuda a los pacientes?

Por si fuera poco, resulta preocupante ver cómo muchos profesionales de la psicoterapia basan su trabajo en esta estrategia exclusivamente. No cabe duda de que es bueno poner de relieve los aspectos positivos de las cosas pero tal medida nunca va a producir la desaparición de sus aspectos negativos de la realidad ¿qué hacer pues con ellos? ¿negarlos? ¿culpar al que no puede dejar de verlos?

Es indudable que todos somos más felices cuando podemos ver el presente y el futuro con optimismo pero la pregunta es ¿es eso posible cuando uno padece una enfermedad o está cautivo de una situación objetivamente adversa? Es evidente que no. Una depresión, un cuadro de ansiedad o una fobia no pueden ser enfocados sólo con pensamiento positivo. En todo caso puede ayudar pero nunca convertirse en el eje de la cura. Cuando recibo a un paciente que ha sido tratado con este enfoque con frecuencia no solo viene peor de lo que estaba sino que además se culpabiliza de no haber sido capaz de ver las cosas con mayor optimismo. La terapia en lugar de ayudarle le ha hecho más daño. Cuando quien la ha hecho es un médico ha violado el primer punto del juramento hipocrático: “Primum non nocere” (lo primero es no hacer daño).  Los psicólogos no hacen este juramento pero éticamente están también obligados evidentemente a cumplir este punto por puro sentido común.

Hace años muchas enfermedades mentales eran abordadas por religiosos que prescribían mucha oración y confianza en la providencia divina. No era muy distinto ni más operante que el tema que nos ocupa hoy. Empleadas como única arma terapéutica, lo único que consiguen estas aproximaciones es con frecuencia alejar al paciente de la realidad haciéndole más vulnerable a la enfermedad.

Los objetivos realistas, la conexión empática con el sufrimiento del paciente, la referencia permanente con la realidad, el establecimiento de una sólida alianza terapéutica, el alejamiento de posiciones autocompasivas y, también, el pensamiento positivo deben combinarse en el proceso psicoetarapéutico para lograr la curación. El pensamiento positivo por sí mismo es placentero, euforizante y motivador pero eso no significa que sea bueno si es empleado de forma aislada.

Como decía Forges en una viñeta “La Organización Mundial de la Salud advierte que vivir pone en riesgo su salud”. Hoy podríamos añadir que seguramente le recomiende también tener mucho cuidado en manos de quien pone su salud y desconfiar siempre de los integrismos excluyentes.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This