Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

 

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

 

Pedro era el chico que siempre esperaba leyendo algo sentado solo en el suelo de la entrada de clase. Con el último botón de su camisa abrochado y su jersey remetido por debajo de su pantalón. Si alguien le hablaba le dirigía una mueca pretendidamente amable, pero seguía leyendo imperturbable. Siempre parecía ausente e indiferente, ni siquiera mostraba la más mínima rabia cuando los compañeros se reían de él y su extraña forma de comportarse y vestirse. Carecía de toda iniciativa, preso de una intensa apatía, y no reaccionaba siquiera a las felicitaciones del profesor por sus altas calificaciones.  Como decía su hermano pequeño, Pedro era “muy raro, raro en general”, era su forma inteligente e intuitiva de describir a un paciente con Trastorno Esquizoide de Personalidad (TEP).  

   Se trata de un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Forma con el T. paranoide de personalidad y el T. esquizotípico de personalidad el llamado Grupo o Cluster A de los T. de personalidad, caracterizado por la excentricidad y extravagancia. La interacción social y afectiva les resulta molesta por lo que evitan la amistad e incluso el contacto con familiares. Por eso es frecuente encontrarlos en trabajos solitarios que excluyan el contacto humano entre objetos inanimados (laboratorios, almacenes, informática, matemáticas, filosofía etc.).

   Su expresión emocional es plana y carente de matices pues no experimenta placer, carece de impulsos sexuales, no expresa sentimientos ni persigue su comunicación al otro. Vemos que caracterizamos al TEP no por lo que tiene sino por lo que le falta. Quizá por eso son percibidos por los demás como si fueran robots humanoides como la coprotagonista de Blade runner.

narcisismo: la áspera cicatriz de una profunda herida infantil

Características clínicas

 

Según la clasificación DSM 5, el TEP se caracteriza por:

1.- Patrón predominante de desapego en las relaciones sociales y poca variedad de expresión de las emociones en contextos interpersonales, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cuatro (o más) de los hechos siguientes:

  • No desea ni disfruta las relaciones íntimas, incluido el formar parte de una familia.
  • Por lo general, escoge actividades solitarias.
  • Expresa bajo o nulo interés en tener experiencias sexuales con otra persona.
  • Disfruta con pocas o con ninguna actividad.
  • No tiene amigos íntimos ni confidentes aparte de sus familiares de primer grado.
  • Se muestra indiferente a las alabanzas o a las críticas de los demás.
  • Se expresa emocionalmente frío, con desapego o con afectividad plana.

2.- No se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia, un trastorno bipolar o un trastorno depresivo con características psicóticas, otro trastorno psicótico o un trastorno del espectro del autismo, y no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de otra afección médica.

   Theodore Millon, ilustre investigador y clínico dedicado a los trastornos de personalidad, sostiene que hay pocos sujetos que se ajusten estrictamente a la descripción del DSM por lo que propone una distinción entre los siguientes subtipos de TEP:

  • Lánguido: Combina síntomas esquizoides y depresivos. Carecen de motivación, vitalidad, impulso a la actividad o espontaneidad. Su estilo de relación es insustancial, tranquilo, rutinario y dependiente. Se dejan llevar por el grupo sin expresar sus deseos.  
  • Distante: Son personas muy replegadas sobre sí mismas, muy evitadoras del contacto social pues les provoca ansiedad a diferencia del TEP puro. Son abundantes en la población homeless. Pueden presentar excentricidades y otros rasgos esquizotípicos.
  • Despersonalizado: Siempre permanecen absortos y desconectados del entorno. Se ven a sí mismos desde el exterior, desvinculados no solo del mundo exterior, sino también de sus propios pensamientos, sentimientos, y corporalidad.
  • Embotado: En este subtipo la anulación emocional e interactiva, “robotización”, alcanza el nivel máximo. Sin embargo, funcionan bien en situaciones sociales muy estructuradas a diferencia del TEP puro.

    Aunque, en general, el TEP comienza a advertirse al final de la adolescencia y principio de la etapa adulta, algunas características pueden ser advertidas en ocasiones durante el desarrollo infantil.

Causas y evolución

 

  Aunque desconocemos la causa, los aspectos genéticos y la crianza parecen tener un papel importante. Así, tener padres con TEP, trastorno esquizotípico de la personalidad o esquizofrenia o haber tenido una crianza distante, negligente o insensible ante necesidades emocionales aumentan el riesgo de padecerlo.

  Aunque, en general, el TEP comienza a advertirse al final de la adolescencia y principio de la etapa adulta, algunas características pueden ser advertidas en ocasiones durante el desarrollo infantil con problemas de relación con compañeros o en su rendimiento en tareas de equipo. A diferencia del trastorno esquizotípico de personalidad que revisaremos en otro post, el paciente con TEP siempre mantiene el contacto con la realidad, por lo tanto, es poco probable que presente paranoia o alucinaciones, y su discurso se ajusta a la lógica siendo fácil de seguir en todo momento. Por lo demás ambos trastornos comparten su excentricidad, su escasa habilidad para la relación social y sus graves carencias en la expresión emocional.

  Es relativamente frecuente la comorbilidad con la esquizofrenia, la paranoia, la depresión mayor y algunos trastornos de ansiedad.  

  Más de uno habrá advertido ya las similitudes clínicas con los Trastornos del Espectro Autista en relación con la dificultad para establecer relaciones sociales. Con frecuencia no es sencilla su diferenciación que se basa esencialmente en aspectos biográficos (más precoces los TEA) y clínicos (sin síntomas motores y disfóricos como muchos TEA). La diferencia con la fobia social es clara, en ella el paciente siente intensas emociones de rechazo, tristeza y ansiedad mientras el TEP es inerte.

 

Aproximaciones terapéuticas

 

   Como hemos dicho antes, por lo general el paciente con TEP sólo necesita que le dejemos en paz, no cree que tenga ningún problema ni que, por lo tanto, necesite ayuda o tratamiento. Ocasionalmente pueden sufrir cuadros depresivos siendo el momento de prestarles la ayuda que necesitan. La ayuda profesional especializada puede tener un impacto positivo enorme. Las opciones terapéuticas incluyen:

  • Psicoterapia cognitivo conductual.Centrada en las habilidades sociales, sustitución de las creencias, cogniciones y los conductas conflictivas. De todos los déficits que tiene el esquizoide, el más negativo es su incapacidad para desarrollar una relación íntima consigo mismo. Es ahí donde debe empezar el tratamiento. Es importante saber respetar el espacio y ocuparlo a medida que el paciente se vaya abriendo más. En una fase final se puede incluir al paciente en una terapia de grupo para reforzar sus capacidades de interacción aprendidas.  
  • No existe un tratamiento psicofarmacológico específico para el TEP, pero se pueden abordar con eficacia las complicaciones depresivas y ansiosas que presentan.

   Lo cierto es que la mayoría de los pacientes con TEP terminan sus vidas sin tratamiento, solos y sin haber conocido aquello para lo que el ser humano nace programado mayoritariamente: la vinculación con otros mediante el afecto y la interacción social. Merece la pena, sin duda, extender el conocimiento sobre este trastorno para evitar que esto ocurra.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Deporte y demencia: una nueva vía de prevención (y tratamiento).

Muchos estudios apuntan desde hace una década a que el ejercicio físico regular reduce el riesgo de aparición de demencia y que puede resultar muy útil en su tratamiento al haber demostrado que repercute en el incremento del volumen y la actividad de los centros de memoria cerebrales. Revisamos estos interesantes y trascendentes hallazgos por cuanto un medio barato y accesible para todos puede suponer una potente herramienta de prevención de la lacra de nuestro siglo, la demencia. .

Convivir con los conflictos en pareja: un enfoque cognitivo conductual.

Hay muchas condiciones que presionan y favorecen el conflicto en la relación de pareja. Confiar en que se resuelvan con el tiempo o en que el amor pueda con todo, no es suficiente. ¿Por qué se desencadenan los conflictos? ¿Qué hacer para mejorar mi comunicación y emociones asociadas? Aprender a comprenden las diferencias, identificar y comunicar los deseos, enfrentarse a estas situaciones de forma unida y asertiva, sin duda, construye unos pilares más sólidos. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Más claves para gestionar el conflicto en las relaciones en el artículo de hoy.

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Las claves para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


Acepto las condiciones de contratación

Acepto la política de privacidad

8 + 8 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Si le ha parecido interesante...

¡Síganos en redes sociales!

Sentimos mucho que no le haya parecido interesante!

Permítanos mejorar el artículo!

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This