Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Trastorno por Estrés Postraumático, una enfermedad infradiagnosticada

Trastorno por Estrés Postraumático, una enfermedad infradiagnosticada

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Reanudamos hoy la actividad en este blog tras varios meses de inactividad dedicados a la formación de Grupo Doctor Oliveros, la nueva web y las vacaciones. Hoy vamos a hablar de un problema mucho más frecuente de lo que parece, el Trastorno por estrés postraumático (TEP) o, según sus iniciales en inglés, PTSD.

La respuesta normal ante un peligro es el miedo. Esta reacción desencadena una cascada de reacciones en el cuerpo que nos capacita para analizar la situación con precisión así como reaccionar más rápido y con más fuerza y coordinación muscular. El resultado será afrontar el peligro o huir con mejor rendimiento. En lo sucesivo evitaremos exponernos a situaciones similares y así nos protegeremos del daño.

Sin embargo, en el trastorno que tratamos, tras una exposición a un peligro intenso el sujeto vuelve a experimentar esa misma cascada de reacciones pero de forma caprichosa y sin exposición directa a un nuevo peligro. Así, de forma súbita e inesperada, un policía puede experimentar imágenes vívidas del atentado que sufrió muchos años atrás (flashbacks) o una mujer adulta puede reexperimentar soñando el terror que sentía en su infancia cuando era violada por su hermano.

Hace unos meses tuve la ocasión de tratar a un veterano norteamericano de la guerra de Iraq afecto por PTSD que pasaba unas semanas en Madrid. Cuando acudía a consulta no podía sentarse en la silla del paciente porque daba la espalda a la puerta del despacho. Siempre optaba por sentarse en un lateral de la consulta para poder verme a mí sin perder de vista la puerta. Clásicamente, el PTSD se estudió en veteranos de guerra y supervivientes de campos de concentración pero afecta a personas que han sufrido secuestros, tortura, violación, abusos infantiles, accidentes (aviones, trenes, tráfico), atentados terroristas, terremotos, inundaciones etc.

No todas las personas que han sufrido un estrés intenso desarrollan luego un PTSD pero no sabemos con certeza porqué unas personas lo desarrollan y otras no. Ciertas predisposiciones genéticas y culturales reducen la tolerancia al estrés.

Con frecuencia el paciente afecto de PTSD es diagnosticado de trastorno de ansiedad generalizada, abuso de sustancias (frecuente en esta población), crisis de angustia, depresión o trastorno de personalidad lo que retrasa el diagnóstico correcto y el tratamiento eficaz. Esto empeora cuando lo síntomas aparecen años después del trauma como ocurre con frecuencia.

En los niños el diagnóstico es más complejo pues no suelen verbalizar el trauma sufrido y muestran síntomas inespecíficos como enuresis secundaria, fracaso escolar, aislamiento, apego excesivo a un progenitor etc.

El PTSD afecta en torno a un 2% de la población adulta (unas 950.000 personas en España) pero su cifra se dispara en zonas afectadas por una catástrofe (en Madrid, tras los atentados del 11-M la cifra de afectados en las zonas próximas a los atentados alcanzó el 4,3%)

Las estrategias que reducen la aparición de este problema tras exposiciones a traumas con la búsqueda de apoyo en familia, amigos, grupos de autoayuda, reforzamiento de la satisfacción por la reacción experimentada ante el peligro así como la adquisición de habilidades para reaccionar con eficacia a pesar del miedo.

El tratamiento más eficaz descansa sobre algunos inhibidores de la recaptación de serotonina (Sertralina y Paroxetina) si bien deben ser administrados bajo supervisión por incrementar el riesgo de tentativas de suicidio en las etapas iniciales del tratamiento. Otro pilar esencial en el tratamiento de estos pacientes son la psicoterapia EMDR (desensibilización y reprocesamiento por movimientos) y la psicoterapia cognitivo conductual basada en la exposición. Otras aproximaciones, todavía experimentales, y que se muestran muy prometedoras son la estimulación cerebral profunda con electrodos implantado y la estimulación magnética transcraneal.  

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

La pseudodemencia, una “demencia” reversible con frecuencia ignorada.

    La pseudodemencia es un trastorno depresivo que afecta a un 0,4 -2,1% de la población mayor de 65 años y, aunque e presenta como una demencia, es perfectamente reversible con un tratamiento antidepresivo adecuado. Su detección y, sobre todo, su diferenciación de otros procesos irreversibles de deterioro cognitivo es de vital importancia para un tratamiento precoz y eficaz.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This