Seleccionar página

El valor de la empatía en el acto terapéutico

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, PsiquiatrEl valor de la empatía en el acto terapéuticoa Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Hace poco tiempo, uno de los autores de blogs sanitarios de mayor difusión, Miguel Ángel Mañez, recogía en su blog Salud con Cosas una interesante reflexión. ¿Qué consideramos un buen médico? Se basaba en una encuesta realizada en twitter por el investigador de Harvard Ashish Jha quien había formulado en twitter a sus seguidores  la siguiente pregunta: “En una palabra: ¿que caracteriza a un buen médico?

Hubo más de 200 respuestas a su tweet que fueron analizadas con posterioridad. Los resultados arrojaban algo aparentemente sorprendente: valores como la empatía, la capacidad para escuchar, la capacidad de compasión y de ofrecer cuidados quedando o la humildad estaban comprendidos en un 54% de las respuestas mientras que características como la calidad técnica o la competencia solo acaparaban el 8%.

A muchos les sorprenderá pero en realidad no hace más que confirmar la esencia de la relación médico paciente: el enfermo necesita individualizarse frente a los ojos del médico, necesita saber que en ese momento es único frente al médico y que éste solo centra su atención en él al reconocerlo como un ser digno de recibir toda la ayuda que precise.

Que un médico posea todos los conocimientos no sirve de nada al paciente si no se siente “visible” por el médico pues de esa manera la experiencia no distaría de sentarse frente a un ordenador y rellenar un cuestionario. Pocas cosas resultan tan desoladoras como sentarse con un problema que uno considera importante frente a una persona de la que se espera todo y que no parece darse cuenta en cambio de la relevancia que ese sufrimiento tiene para uno mismo. Quizá por eso dejamos para los segundos puestos la formación del médico pues si no se da cuenta de los que nos pasa difícilmente podrá resolverlo con su sabiduría.

La tecnificación de la medicina ha tenido un efecto cosificador sobre el paciente que ha dejado de ser un ser vivo sufriente para convertirse en un objeto-problema. La formación médica progresa inexorablemente hacia la ingeniería humana si no lo remediamos.

En la medicina pregalénica los médicos recibían la mitad de su formación en conocimientos médicos y la otra mitad en oratoria. Ya entonces reconocían la importancia de la palabra en la curación.

Hace unos años, un estudio realizado en la Universidad de Yale demostraba que el mero acto de que el cirujano visitara el día antes de la intervención al paciente para charlar con él y explicarle la técnica quirúrgica que le iba a realizar reducía en un 50% las complicaciones postoperatorias y la estancia hospitalaria posterior a la intervención.

Creo que es un hecho que no admite discusión. El paciente es un ser vivo que requiere todo el respeto, la compasión, el cuidado y la dedicación. Y no solo porque obviamente lo merezca si no porque además, tales actitudes del médico van a contribuir a que el tratamiento que le aplica funcione mejor.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Crisis de pareja, una oportunidad para explorar el cambio.

La supervivencia de las especies descansa sobre la flexibilidad y su capacidad de adaptación. No es distinto en la supervivencia de la pareja a una crisis. Es clave comprender las motivaciones, sentimientos y pensamientos del otro y escapar de nuestra rígida visión del problema. Esa salida fortalecerá la relación asentándola en la realidad y alejándola de las subjetividades de cada uno.

Hijos del divorcio y nuevas familias, una dificultad añadida a resolver.

Abordamos en este artículo las dificultades que entraña el establecimiento de nuevas relaciones familiares de los hijos y los padres tras el divorcio y el establecimiento de nuevas parejas con o sin hijos. Tratamos de ofrecer claves para identificar los problemas así como para acercar al niño y el progenitor a una solución eficaz.

Hijos del divorcio: las claves para minimizar un sufrimiento inevitable.

Ante una situación de separación o divorcio, los hijos se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad. Las manifestaciones de cada niño dependerán de sus características previas, el entorno y la edad a la que tengan que afrontar esta situación. Teniendo en cuenta todos estos factores, podemos minimizar y aliviar en gran medida el sufrimiento de los menores, siempre respetando el proceso de adaptación de cada uno, y podremos ayudarles en su proceso de maduración personal.

El trastorno paranoide de personalidad, cuando todo es una seria amenaza.

El trastorno paranoide de personalidad afecta a un 0.5-4.5 % de la población. Su dinámica interpersonal genera una evolución crónica, así como múltiples disfunciones en el contexto familiar, social y laboral del paciente conduciéndole a una inexorable soledad si no cuenta con una familia que le contenga y se haga cargo de su cuidado. Analizamos hoy sus aspectos clínicos y peculiaridades de tratamiento.

Mitomanía o pseudología fantástica, la vida en un mundo paralelo

La mitomanía afecta al menos a un 1% de la población y encuentra un fácil acomodo en esta Edad de la Mentira en que vivimos según José Saramago. Las consecuencias para el sujeto son devastadoras y su tratamiento complejo por su nula conciencia de enfermedad. Analizamos hoy sus características clínicas y posibilidades de tratamiento.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

2 + 5 =

Share