Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Empatía cognitiva y empatía afectiva: dos formas de ver al otro.

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

   La empatía es una de las capacidades que desarrollamos en nuestra infancia a lo largo de nuestra nuestra aproximación emocional al otro. Gracias a ella, seremos capaces de sentir y comprender lo que los demás están sintiendo, lo que desempeñará un papel clave en nuestra capacidad de relación y vínculo y en la solidez del grupo.

  Pero hay algo que no todo el mundo sabe y es la diferencia entre los dos niveles o formas de empatía:

  •   Frente al sentimiento y la expresión de este sentimiento de una persona nosotros podremos sentir lo que ella siente (compasión, padecer con), reaccionamos emocionalmente a su sentimiento, es lo que denominamos empatía afectiva.
  • Simplemente comprendemos, a partir del conjunto de signos que emite, lo que siente o piensa (vemos su problema en perspectiva). Es la empatía cognitiva.  

  Como vemos la primera implica una capacidad emocional mientras que la segunda se limita a un trabajo cognitivo. La empatía es esencial en la cohesión y la supervivencia del grupo como lo demuestra su presencia en la conducta de mamíferos tan diferentes como perros, elefantes o ratas:. protege al débil y ataca al agresor del semejante. 

  Uno de los investigadores que más han profundizado en el conocimiento de la empatía es el neuropsicólogo norteamericano de origen judío Simon Baron-Cohen. En su libro “Zero degrees of empathy” el investigador intenta entender genocidios como el Holocausto y otros ejemplos de maldad a través de un fallo de la empatía. Este autor establece que la empatía se reparte en la población siguiendo una curva de Gauss: pocos tendrían empatía cero, muchos otros empatía media y pocos superempatía.

  El componente afectivo de la empatía se organiza en lo que denominamos el sistema límbico, las zonas cerebrales profundas implicadas en la regulación de las emociones, especialmente en la ínsula, el giro posterosuperior temporal y área motora suplementaria.

  Por el contrario, el componente cognitivo se estructura y regula en zonas de la corteza cerebral (corteza prefrontal ventromedial y giro cingulado) y en él estarían implicadas conductas de imitación mediadas por las llamadas neuronas espejo.  

  En la mayor parte de los sujetos ambas formas de empatía caminan de la mano, pero en otros casos se presentan aisladas. Es el caso de los psicópatas, algunos subtipos de trastorno límite de la personalidad y de la personalidad narcisista. Baron-Cohen habla de la empatía cero de estos sujetos. La incisiva capacidad de observación que desarrollan, por ejemplo, narcisistas y psicópatas para lograr sus fines a través de la explotación del otro, les capacita para comprender exactamente lo que el otro siente (elevada empatía cognitiva) manteniéndose, en cambio, alejados emocionalmente de ese sentimiento (nula empatía afectiva). Es importante destacar que empatía cero no equivale a maldad si no a la percepción del otro como un objeto indiferente y “utilizable” debido a esta minusvalía. Es a partir de ahí donde cabe la crueldad, pero de forma secundaria.  

  Por el contrario, en ciertos trastornos neurológicos y psiquiátricos, el sujeto carece de empatía cognitiva, pero mantiene la afectiva (esquizofrenia, trastornos del espectro autista, lesiones en el lóbulo frontal). Otros trastornos que transitoriamente pueden reducir la empatía cognitiva son el alcoholismo, la depresión o la fatiga.

  Hace unos meses analizábamos en un post un hallazgo que podría explicar la importancia de la interacción madre-hijo y el apego en el desarrollo de la personalidad narcisista (http://bit.ly/2hrhq7r).  El artículo comprobaba que los hijos de madres que sufrieron depresión en el primer año postparto y fueron más invasivas con sus bebés, desarrollaban una menor empatía emocional y una menor actividad funcional en las áreas anatómicas cerebrales implicadas en la empatía.

Narcissimo cicatriz

 

  Se ha podido comprobar que la testosterona también reduce la empatía lo que puede tener un valor evolutivo en la eficacia de la lucha por la supervivencia o la supremacía del grupo a través de la guerra o el sometimiento. Lo mismo ocurre con la adquisición de poder o dinero. Lo hemos comprobado en la transformación de los políticos cuando permanecen mucho tiempo en el poder. Un hallazgo reciente y de significado poco comprendido es que el paracetamol produce un efecto similar.

  La empatía cognitiva se puede entrenar y desarrollar. Es la clave, por ejeplo, que emplea el método KIVA en la prevención del acoso escolar como nos mostró al Dra. González Villalobos en su post al respecto (http://bit.ly/2fIMrn8). Así ocurre en las escuelas de negocios o en la formación de trabajadores con una actividad comercial a la hora de mejorar la capacidad de persuasión.

 

KIVA

 

   La empatía afectiva, por el contrario, es más complejo desarrollarla en sujetos adultos. Se ha ensayado la psicoterapia dinámica, entrenamiento a través de videos, la oxitocina y el role playing sin grandes resultados.

   En este tiempo de división maniquea de la humanidad (los buenos y los malos, nosotros y vosotros, derechas e izquierdas, etc.) y confrontación no vendría nada mal un esfuerzo colectivo dirigido a ver las cosas con mayor perspectiva e intentar entender al otro con más empatía cognitiva al menos.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

La pseudodemencia, una “demencia” reversible con frecuencia ignorada.

    La pseudodemencia es un trastorno depresivo que afecta a un 0,4 -2,1% de la población mayor de 65 años y, aunque e presenta como una demencia, es perfectamente reversible con un tratamiento antidepresivo adecuado. Su detección y, sobre todo, su diferenciación de otros procesos irreversibles de deterioro cognitivo es de vital importancia para un tratamiento precoz y eficaz.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

Aspectos científicos de la adicción a la pornografía online, una revisión.

Hemos querido hacer una revisión compresible y científica sobre la adicción a la pornografía online ante la abundancia de material sesgado de escasa utilidad a los pacientes que existe en la web. En este post recogemos gran parte de los conocimientos actuales sobre el la distribución en la población, las causas, los mecanismos biológicos subyacentes, los síntomas y las alternativas terapéuticas más eficaces disponibles.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

Deporte y demencia: una nueva vía de prevención (y tratamiento).

Muchos estudios apuntan desde hace una década a que el ejercicio físico regular reduce el riesgo de aparición de demencia y que puede resultar muy útil en su tratamiento al haber demostrado que repercute en el incremento del volumen y la actividad de los centros de memoria cerebrales. Revisamos estos interesantes y trascendentes hallazgos por cuanto un medio barato y accesible para todos puede suponer una potente herramienta de prevención de la lacra de nuestro siglo, la demencia. .

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This