Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

¿Estoy en manos de un mal psicoterapeuta?

head-poEl equipo de la Unidad de Psicoterapia (Grupo Doctor Oliveros)

 

Iniciar una psicoterapia suele ser un problema complejo por varios motivos:

  • No es sencillo reconocer cuando es necesaria.
  • Acarrea un importante esfuerzo personal y económico.
  • Exige buscar a alguien a quien confiar el cuidado de nuestro sufrimiento cuando desconocemos por completo la forma de valorar su idoneidad.
  • Carecemos de formación para saber con exactitud nuestro diagnóstico ni, por lo tanto, decidir qué tipo de terapia necesitamos.  
  • Nuestra capacidad de juicio se ve alterada por nuestro estado. 

¿Cómo debo entonces seleccionar mi psicoterapeuta? ¿Me valdrá cualquier psicoterapeuta? ¿Tendrá una formación suficiente ese del que me han hablado? Preguntas múltiples pero con respuestas esquivas.

  Sin las herramientas necesarias no tendremos más remedio con frecuencia que acabar basando nuestra elección en lo que nos recomienda una amiga o un familiar que ha pasado antes por el mismo trance, aquel que está cerca de nuestra casa o nuestro trabajo o aquel que tiene un precio más asequible. Pero ¿actuaríamos así con un cardiólogo si tenemos una arritmia? Probablemente no.  

Lo peor es que tras una mala experiencia terapéutica el paciente:

  • Suele descartar nuevos intentos.
  • Mantiene su problema sin resolver.
  • Adquiere una desconfianza y desesperanza que antes no tenía.

  A pesar de esto, hay algo que resulta mucho más sencillo y que puede evitar que aplacemos nuestra mejoría y seamos manipulados o explotados económicamente por un psicoterapeuta sin la formación o la ética suficiente. Es lo que podemos definir como el control de calidad de una psicoterapia que nos puede permitir reconocer a un mal psicoterapeuta antes de que sea tarde.  

  Solemos buscar la amabilidad, la simpatía, el cariño y la empatía en todas nuestras relaciones por lo que es lo primero que vamos a  buscar en un psicoterapeuta.  Sin embargo no debemos guiarnos sólo por eso al elegirlo. No olvidemos que la simpatía no cura, que el cariño no garantiza conocimientos y que la empatía puede ser falseada. La “química” con el terapeuta ayuda al éxito de una terapia pero en absoluto lo garantiza.

  A pesar de nuestra casi inevitable “ceguera” en las primeras etapas de una terapia, una vez que el tratamiento ha comenzado a desarrollarse hay signos que indican que podemos no estar en buenas manos.

  El terapeuta debe tener una formación suficiente para abordar nuestro problema, mostrar atención a lo que le decimos y ser interactivo devolviéndonos observaciones interesantes e inesperadas sobre lo que le contamos. Debe mostrar empatía y capacidad de comprensión con lo que le decimos lo que podemos comprobar con el acierto de sus respuestas. Debe mostrar control sobre lo que va sucediendo en el tratamiento y capacidad para reaccionar adecuadamente a lo que va sucediendo.  

  Además, la terapia debe mantener la asimetría pues el paciente acude con un problema y el psicoterapeuta trabaja con él para resolverlo. Los problemas del terapeuta se deben quedar en la sala de espera. Esto es clave para que el paciente no se vea contaminado por la posible patología del terapeuta. La terapia no es una relación personal de amistad. Los problemas y conflictos del terapeuta no deben estar presentes en la sesión.

 Podemos establecer cinco patrones de malos terapeutas. Cabe destacar que un mismo terapeuta puede cumplir criterios de varias categorías:

1.- El terapeuta ignorante (el “mal terapeuta” más frecuente):

  • No sabe explicarnos lo que nos pasa.
  • No tiene claro donde tenemos que llegar.
  • Explica con poca precisión las herramientas que va a emplear.
  • Muestra poca seguridad y asertividad.
  • Carece de recursos para abordar los problemas que surgen.
  • Habla de otros pacientes en la sesión.
  • Se repite mucho en sus ejemplos, símiles, metáforas y señalamientos.
  • El tratamiento es errante, carece de rumbo.
  • Se tratan muchas veces los mismos contenidos sin resolverlos, como si de disolver un azucarillo se tratara. 
  • Estos terapeutas tratan todo lo que les llega, su ignorancia facilita su sentimiento de omnipotencia. 

2.- El terapeuta negligente (el incauto):

  • Es impuntual.
  • Contesta llamadas o mensajes de teléfono en la sesión.
  • No contesta a las llamadas o mails del paciente a tiempo.
  • No ofrece un sentimiento de exclusividad durante la sesión.
  • Come, lee o se duerme en la sesión.
  • Se despista y no recuerda algo que le hemos dicho hace un rato.

3.- El terapeuta narcisista (el antiterapeuta):

  • Habla mucho de sí mismo, de su vida, sus logros, sus amigos etc.
  • No es capaz de abarcar emocionalmente lo que el paciente expresa y siente.
  • Da consejos basados más en su experiencia que en la necesidad del paciente.
  • Se muestra incrédulo con lo que el paciente le cuenta.
  • Se pone como ejemplo practicando el mesianismo, “solo yo puedo salvarte”.
  • Muestra desagrado cuando el paciente muestra desacuerdo.
  • Culpabiliza al paciente por la mala marcha del tratamiento.
  • Hace valoraciones morales sobre el paciente quien puede sentirse sojuzgado.
  • Le exige metas que estima fáciles (“tienes que adelgazar”, “tienes que dejar a tu novio”) sin darle las herramientas para conseguirlas.

3.- El terapeuta histriónico (el seductor):

  • Trata con excesiva familiaridad al paciente o erotiza la relación.
  • Suele llamar la atención con su indumentaria. 
  • No profundiza en los contenidos emocionales que el paciente aporta.
  • Expresa consideraciones muy superficiales.
  • Adopta una actitud seductora.
  • Expresa sus sentimientos hacia el paciente sin analizarlos o contextualizarlos.
  • Transmite preocupaciones y necesidades personales.

3.- El terapeuta psicópata (el explotador)

  • Presume de una formación que no puede demostrar.
  • Se arroga la decisión sobre cuando el paciente necesita o no medicación.
  • Establece contacto con familiares del paciente o con su pareja sin su permiso.  
  • Pide favores al paciente.
  • Está más pendiente de cobrar que de trabajar.
  • Prolonga la terapia mucho más de lo necesario.
  • Establece más sesiones semanales de las necesarias.
  • Reacciona con cólera cuando el paciente le plantea el alta y advierte de terribles consecuencias que le conllevará tomarla.
  • Crea un vínculo de dependencia en el que lo importante es seguir asistiendo, no trabajar en la sesión.
  • Le anima a romper vínculos que eran saludables antes de empezar la terapia sin motivo convincente al verlos hostiles al tratamiento.

 Cuando una terapia no funciona el paciente suele sentir una confusión creciente, puede ver que su tratamiento navega sin rumbo o que no está construyendo nada.  Si usted, después de analizar la eficacia de su terapia, llega a la conclusión que es necesario terminarla no dedique mucho tiempo a explicarle los motivos al terapeuta y sobre todo no se subyugue a sus argumentos ni haga caso a sus amenazas o negros vaticinios. Váyase lo antes posible.

  Después de todo lo dicho, concluimos que cualquier sensación de incomodidad que el paciente experimente con su terapeuta debe ser analizada y la terminación de la terapia considerada. Siempre es mejor tarde que nunca.

  Por último subrayaremos que es importante que, en caso de fracasar con una terapia, no haga una generalización y entienda que ha tenido mala suerte o sencillamente se ha equivocado. Es recomendable en estos casos obtenga una segunda opinión con un profesional no conectado con el terapeuta y que merezca credibilidad para proseguir su tratamiento en otro contexto y entender mejor su error.  

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


Sellos de calidad


Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Acepto la política de privacidad

4 + 11 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This