Seleccionar página
Website Malware Scan

La adolescencia: un terreno abonado para las toxicomanías

 

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra  Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  Nunca ha sido sencillo abordar el consumo de tóxicos en la población adolescente de una forma aséptica y objetiva. A lo largo de las últimas décadas han sido numerosos los enfoques que se han empleado para su tratamiento (directivos, educativos, coercitivos, punitivos, moralizadores etc) que no han hecho sino incrementar la confusión existente, facilitar una comprensión superficial del problema así como obtener una escasa eficacia terapéutica y preventiva.

  La adolescencia es la etapa con mayor riesgo para iniciar el consumo de sustancias. Sin embargo este hecho, ignorado hasta hace relativamente pocos años por la investigación científica, sigue siendo hoy un terreno poco explorado.

  Finalizada la infancia, la adolescencia constituye una segunda y última “convocatoria” para que el individuo pueda resolver sus conflictos internos y alcanzar una estructura sana y adulta de personalidad.

  En esta etapa acontecen muchos cambios de una manera torrencial. El adolescente abandona el pensamiento concreto del niño y comienza a desarrollar el pensamiento abstracto y flexible del adulto. Experimenta enormes cambios en su anatomía, estructura y funcionamiento cerebral y fisiología. Pero su mayor encrucijada radica en la ambivalencia que siente entre la necesidad de prolongar su infancia y la necesidad de obedecer al imperativo de dejar atrás su posición dependiente infantil. Esto es, en su dificultad para optar por una identidad propia y adulta.

 

 

  El adolescente lucha contra sus padres y demás figuras de autoridad pues proyecta sobre ellos sus propias necesidades de dependencia de las que quiere verse libre. Opta por pensar “ellos quieren que siga siendo un niño pequeño” porque no puede aceptar que es él quien realmente teme las consecuencias de dejar de ser un niño. Esto genera una alternancia entre ataques y estados de sometimiento frente a sus padres intentando manejar la distancia a la que necesita tenerlos. Normalmente los progenitores muestran perplejidad por la conducta irracional e injustificada y adoptan una posición hostil frente al hijo lo que genera una contaminación en su relación y cierra un círculo de irracionalidad que perjudica a todos. Pero no es sencillo ver que tales ataques no son mas que una representación externa de los conflictos internos del adolescente. Éste emplea a sus padres como “sparrings” afectivos fiables porque “sabe” que no le van a dejar aunque en realidad lo haga porque “sabe” que él no les va a dejar.

  La adolescencia es una etapa emocionalmente caótica en la que el sujeto necesita llevar a cabo una profunda reorientación de su interior y de sus patrones de relación interpersonal sin contar, en cambio, con un modelo de identificación alternativo a los padres que resulte válido y claro. Ya no quiere ser como ellos pero no tiene entonces a quién parecerse. Por eso emplea el método de “ensayo/error” y busca nuevas identificaciones y alianzas indestructibles con sus compañeros y amigos, su nueva “tribu”, para que validen sus elecciones y cambios, y le provean, a la vez, de unos sentimientos de invulnerabilidad y omnipotencia que le permitan ocultar ante su conciencia su terrible fragilidad e inseguridad. Es precisamente esto lo que hace que incurra en conductas de riesgo, como probar sustancias tóxicas, y busque constantemente nuevas sensaciones sin evaluar, en cambio, adecuadamente el peligro en el que incurre.

 

“El adolescente lucha contra sus padres y demás figuras de autoridad pues proyecta sobre ellos sus propias necesidades de dependencia de las que quiere verse libre. Opta por pensar “ellos quieren que siga siendo un niño pequeño” porque no puede aceptar que es él quien realmente teme las consecuencias de dejar de ser un niño”.

 

  Debemos destacar la elevada incidencia encontrada de varios trastornos psiquiátricos (trastornos de personalidad, trastornos afectivos con ideación suicida, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, trastornos por ansiedad y trastornos de conducta esencialmente) en adolescentes que abusan o dependen de tóxicos. Todos los cambios que se experimentan en esta etapa de la vida aumentan la vulnerabilidad frente al estrés, la frustración y la ansiedad. Estos hechos promueven el uso de sustancias a modo de automedicaciones ensayadas al azar pero que finalmente son seleccionadas por su efecto emocional y cognitivo. Así, después de probar el efecto de distintos tóxicos el fóbico optará probablemente por el alcohol, el ansioso por el cannabis, el depresivo o el hiperactivo por los psicoestimulantes o el agresivo o el pasivo dependiente por los opiáceos. Es la brillante teoría de la automedicación que enunció el Dr. Edward Khantzian de la Universidad de Harvard en 1985. 

  Es evidente que el uso de estas sustancias aleja al adolescente de la resolución real de su conflicto, promueve su fracaso escolar, provoca su descarrilamiento personal y le introduce en circuitos de marginalidad que, eventualmente, puede llevarle hasta la dependencia y la delincuencia.

  Todo lo dicho hace absurdo el abordaje de un abuso adolescente de sustancias con medidas inespecíficas y clásicamente ineficaces como son las estrictamente conductuales o aquellas fundamentadas en paradigmas morales (“como el paciente es el responsable del problema también debe serlo de la solución”).

  Más que en cualquier otra población, con los adolescentes debemos esforzarnos en entender qué hay detrás del problema aparente y formular una solución ajustada y comprensiva del problema real subyacente.

  No es suficiente con etiquetar al adolescente consumidor con un código DSM 5 y aplicarle un tratamiento estándar. Es demasiado lo que está en juego y escaso el tiempo que tenemos para actuar. Una vez que la conducta se consolida es mucho más difícil promover un cambio.

  Una intervención acertada a tiempo puede reorientar una trayectoria errada y evitar la destrucción de la vida futura del adolescente y de su familia. Por el contrario, un error o una dilación en el tratamiento pueden tener consecuencias catastróficas. Lamentablemente, este hecho se repite todavía hoy con demasiada frecuencia.

 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

De brujas y demonios: Encefalitis por anticuerpos anti-NMDA.

Hoy abordamos la encefalitis por anticuerpos anti NMDA, una enfermedad autoinmune que provoca síntomas muy similares a los de la esquizofrenia y algunas formas de psicosis maniacas que fue descubierta por un neurólogo español en 2005. Analizamos qué destino pudieron tener estos pacientes antes de ser descubierta su enfermedad y cuantos de los pacientes que hoy están disgnosticados como esquizofrenias y bipolares pueden en realidad no serlo. Como ejemplo, introducidmos el sesgo de confirmación, un peligroso autoengaño que empleamos a diario.

La soledad maligna, un problema de salud pública en crecimiento.

Recientemente Theresa May nombró a Tracey Crouch Secretaria de Estado para la Soledad. Podría parecer una excentricidad británica pero obedece a un problema real: la soledad maligna. Una “enfermedad” que afecta a un 25% de la población y que pone en riesgo su vida. Analizamos hoy este fenómeno propio de las sociedades modernas occidentales y su relación recíproca con la enfermedad mental.

El tiroides: una glándula endocrina con una enorme expresión mental.

Las enfermedades tiroideas incluyen entre sus síntomas algunos que se solapan con los propios de la ansiedad, la depresión e, incluso, las psicosis. En muchas ocasiones estos síntomas preceden a otros que dan la clave de enfermedad tiroidea lo que lleva a estos enfermos a someterse a tratamientos psiquiátricos y posponer el tratamiento hormonal que les mejorará de una manera percibida como “mágica” por el paciente. Revisamos hoy esta situación.

¿Que puede averiguar de usted un psicópata cuando le mira?

La mentalización es la capacidad casi innata por la que somos capaces de entender de forma automática lo que los demás piensan, sienten y creen a diferencia de los psicópatas que carecen de tal automatización y emplean la mentalización como instrumento para aumentar el daño como acaba de demostrar Arielle Baskin Sommers en un importante trabajo de investigación.

La verdadera violencia de género o machista: la mente del maltratador.

Nuestra Psicoanalista Victoria Garay aborda un profundo e inteligente análisis psicoanalítico de las raíces de la verdadera violencia de género. La misoginia y el machismo serían de esta manera las expresiones más superficiales de profundos procesos inconscientes patológicos que analiza en este brillante artículo.

La violencia masculina: una aproximación social, biológica y cultural.

Revisamos en este artículo los fundamentos biológicos, evolucionistas y culturales de la violencia masculina profundizando en el papel que ha ejercido en el desarrollo de la humanidad así como en la estructuración patriarcal de las sociedades a lo largo del mundo y en cómo la educación y el ambiente cultural propicio puede limar sus aristas facilitando la igualdad entre mujeres y hombres.

Morir de ansiedad o de estrés ¿realidad o leyenda? Un análisis racional.

El estrés se produce cuando nuestra capacidad de resistencia se ve superada por unos desafíos excesivos. Para afrontarlo, nuestro cuerpo pone en marcha mecanismos excepcionales de adaptación basados en la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol. Pero tales recursos tienen unos costes a la larga entre los que muchos incluyen la propia vida. Analizamos hoy este fenómeno y las creencias populares que vinculan estrés con muerte.

Crecer bajo un progenitor paranoide: una lucha entre la locura y la razón.

Crecer bajo un progenitor paranoide somete al hijo a un enorme estrés emocional derivado de una permanente confrontación entre lo razonable o lo desequilibrado, lo objetivo y la subjetividad más caprichosa, la libertad y la sumisión ciega a un poder arbitrario e implacable, la culpa y la acción. Tensiones que exceden a la capacidad de un niño para sobreponerse y crecer sano. Analizamos hoy esta compleja situación.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

Acepto las condiciones

13 + 6 =

Share

Pin It on Pinterest

Share This