Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

La compulsión a la repetición

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Freud dijo que sólo el hombre es capaz de tropezar tres veces en la misma piedra. Somos capaces de incurrir en los mismos riesgos mil veces aunque salgamos dañados o de tomar mil veces la misma decisión errónea. Y ocurre así porque lo que perseguimos se encuentra en un plano inconsciente que queda representado externamente por algo que lo simboliza. Es la compulsión a la repetición. Veamos.

Hace muchos años traté a una paciente que acudía por una depresión. Tras analizar la sintomatología que presentaba le pregunté con qué relacionaba su depresión. Respondió que con las agresiones que sufría por parte de su marido cuando bebía. Al llegar a los antecedentes personales me contó que a los 18 años sufría las agresiones de una pareja alcohólica pero decidió romper con él tras dos años de malos tratos. Conoció a su marido un año después y observó que bebía también pero pensó que ella iba a lograr que abandonara el consumo. Al llegar a los antecedentes familiares me contó que su padre era alcohólico y que pasaba mucho miedo al ver cómo agredía a su madre cuando bebía. Le pregunté qué le había llevado entonces a elegir a un hombre que bebía cuando sabía lo que podía llegar a hacer eventualmente una persona en estado de ebriedad a su pareja. Me dijo que ella estaba segura de lograr que su futuro marido dejara de beber cuando contara con el amor con el que ella se iba a entregar.

Esta paciente presentaba una clara compulsión a la repetición. Desde fuera su conducta podría parecer absurda, no sujeta a las leyes de la razón. A lo largo de las sesiones la paciente fue dándose cuenta del profundo afecto que sentía por su padre desde su infancia y del escaso afecto que sentía por su madre, una mujer fría, distante y ciertamente castrante tanto con ella como con su padre. Se dio cuenta de que ella había culpado inconscientemente a su madre del alcoholismo de su padre por la frialdad con la que siempre le había tratado y que, en las personas de sus parejas alcohólicas, había intentado “curar” a su padre para demostrarse poderosa y capaz frente a su madre. 

He resumido sucintamente lo que costó muchos meses elucidar para hacerlo más comprensible. Con la terapia logró resolver sus conflictos inconscientes, se separó del marido alcohólico y estableció una nueva relación con otro hombre que también bebía pero de forma muy moderada y sin que su ingesta de alcohol condicionara su funcionamiento.

Con frecuencia no vemos en los demás sino representaciones de nuestros fantasmas internos. Como si fueran actores a los que les asignamos los papeles de nuestros personajes inconscientes. Convertimos así nuestra relación con ellos en un intento de resolver los conflictos inconscientes que tenemos con las personas a las que representan para nosotros. Pero olvidamos que esas personas que tomamos como actores son totalmente reales y que tienen una vida propia (como el ex-novio y el marido de la paciente) lo que separa el resultado de nuestra interacción de lo esperado y nos conduce a una nueva repetición compulsiva de la representación externa de nuestro conflicto. 

Jacques Lacan decía que en la medida que el sueño nos muestra de forma simbólica nuestros conflictos inconscientes, es precisamente en el sueño cuando estamos más cerca de la realidad pues al despertar y relacionarnos con los demás lo que hacemos es en esencia alejarnos sin darnos cuenta de aquella. Y es así, no cabe duda. Por eso tropezamos tres veces y las que haga falta en la misma piedra. Dedicamos nuestra vigilia a interaccionar con la realidad sin darnos cuenta de que gran parte de lo que percibimos como realidad no es más que una mera representación de nuestros fantasmas inconscientes. Y por eso repetimos y repetimos como Sísifo nuestros errores. 

Para terminar he traído la magistral película de “Tiempos modernos” de Chaplin. En ella ocurre una divertida, aunque en esencia terrible, especie de compulsión a la repetición en la escena que discurre en una cadena de montaje de una fábrica (minutos del 01:45 al 02:29 del video). En ella, el trabajador condicionado por el movimiento que realiza repetitivamente apretando dos tuercas de forma simultánea una y otra vez a toda velocidad, acaba persiguiendo cuando sale a la calle a una mujer que lleva dos botones hexagonales en su pecho para apretárselos también. Obviamente no es víctima de un condicionamiento inconsciente pero sí actúa con el mismo automatismo que lo hace un individuo cautivo de una compulsión a la repetición por un conflicto inconsciente no resuelto.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This