Seleccionar página

La comunicación médico-paciente

por Dr. Sergio OlivLa comunicación médico-pacienteeros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Hace unos años, un amigo endocrinólogo se quedó perplejo cuando su paciente obesa había ganado 5 kilos en dos semanas con su dieta de 1500 calorías. Cuando le preguntó a la paciente sobre la posible causa de ese aumento ella le contestó que había seguido a rajatabla la dieta pero que le había costado mucho comer las 102 galletas del desayuno. Todavía perplejo, leyó la hoja de tratamiento firmada por él que le mostró la paciente y pudo comprobar su propio error: había olvidado poner una tilde en la “o” que separaba el 1 del 2 (quería decir 1 ó 2 galletas con el desayuno, no que desayunara con 102 galletas como había entendido su paciente).

En 2006 el diario The Times publicaba una inquietante cifra: cerca de 7000 norteamericanos perdían al año la vida debido a la mala letra de sus médicos. Evidentemente las consecuencias de un canal averiado de comunicación son múltiples.

La comunicación es clave en la relación médico paciente. En medicina sin comunicación no hay relación, sin relación no hay información y sin información no cabe ni un diagnóstico certero ni un tratamiento eficaz.

La saturación de las consultas, los recortes en la sanidad pública, el precario trabajo de los muchos médicos y la escasa atención que se presta en las facultades de medicina a los aspectos humanistas del sufrimiento humano, han disminuido la comunicación entre paciente y médico lo que ha repercutido muy negativamente en la salud de los pacientes. Por otra parte, el estrés propio del paciente en la consulta de medicina hace siempre que tienda a prestar menos atención en su encuentro con el médico y pueda entender mal sus prescripciones.

Recientemente, se publicó en www.gecetamedica.com un inquietante estudio realizado por la Organización Médica Colegial que encontraba que hasta el 41% de los pacientes consideran que su médico se explica mal. Los términos excesivamente técnicos y las incomprensibles siglas y abreviaturas que nada dicen al paciente eran las quejas más frecuentes. No obstante, una gran mayoría de pacientes habían recibido una aclaración satisfactoria cuando la habían solicitado. Los autores planteaban que todo podía derivarse de una mala imagen del médico como comunicador que se traduce en rechazo por parte del paciente y sus familiares. Los autores creen que, afortunadamente, la información médica en la web puede aclarar muchas cosas que pueden quedar oscuras en la consulta pero, por el contrario, puede ofrecer al paciente información errada o parcial alejándole del conocimiento profundo de la materia.

Es imprescindible que el encuentro médico-paciente se realice en un contexto de confianza, con tiempo suficiente para calmar al paciente y con una información esmerada del médico sobre la patología y el tratamiento que va a aplicar a su enfermo. Es necesario que el paciente tenga una prescripción no escrita a mano y que no dé ningún lugar a dudas ni malas interpretaciones que puedan repercutir negativamente sobre su salud.

En Grecia los estudiantes de medicina empleaban tanto tiempo en estudiar las enfermedades como en estudiar las reglas de la retórica. Ahora, aún con una medicina avanzadísima, sigue siendo necesario sentarse frente al paciente y, mirándole a los ojos, explicarle su enfermedad y su tratamiento. Esta costumbre es, si cabe, más importante en psiquiatría. El paciente psiquiátrico muchas veces tiene mermadas sus capacidades cognitivas por la ansiedad, la depresión, la atención deficitaria por problemas en su pensamiento o la memoria por envejecimiento de sus neuronas. Por eso debemos esmerarnos en que entiendan bien los tratamientos que les prescribimos. Son pacientes de alto riesgo para interpretar incorrectamente nuestras instrucciones y cometer errores que pueden poner en riesgo su salud.
Son unos minutos más pero pueden evitar efectos secundarios, faltas de mejoría e incluso la muerte del paciente.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Depresión e infarto de miocardio: una peligrosa y descuidada asociación

Después de una enfermedad con riesgo para la vida (cáncer, infarto de miocardio, etc.), la mayoría de pacientes va a presentar síntomas de depresión transitorios que mejoran espontáneamente. Sin embargo, en el infarto agudo de miocardio (IAM) una proporción considerable de pacientes tiene trastornos emocionales persistentes. Así, hasta un 45% de pacientes cumplirían criterios diagnósticos para depresión tras sufrir un IAM, y tres meses después, hasta un 33%.

Depresión: reciente entrevista realizada al Dr. Oliveros por Top Doctors

La depresión sigue siendo un trastorno asociado a un gran sufrimiento y una elevada incomprensión. Difundir las claves para su reconocimiento es esencial para revertir esa situación. Hoy comenzamos el curso con una entrevista realizada por Top Doctors al Dr. Oliveros sobre este importante área.

Adicción a la pornografía, una realidad extensa y oculta

En España, al menos un 74% de hombres y un 26% de mujeres entre los 13 y los 50 años visitan páginas porno de forma regular. De esas personas, alrededor de un 7% de hombres y un 1-3% de mujeres son adictas y sufren las consecuencias devastadoras de este trastorno. Analizamos en este artículo esta creciente y oculta adicción.

El olor de la personalidad, algo sorprendente y trascendente.

Recientes investigaciones han evidenciado que ciertos rasgos de personalidad (los “Big Five” y la dominación, hasta el momento) pueden ser detectados por el olor con el que se asocian. Este hallazgo abre interesante vías de investigación y arroja comprensión sobre fenómenos ya observados en el campo de las relaciones humanas y elección de pareja.

De sapos y princesas: la idealización en la relación de pareja

Aprendemos a idealizar desde la infancia con los cuentos de hadas. La idealización es un fenómeno que favorece el bienestar y mantenimiento de la pareja. Sin embargo, cuando ocurre masivamente en la elección de la pareja con frecuencia induce a deformaciones de la realidad percibida que suelen acarrear consecuencias muy negativas.

Realice su consulta aquí: 

Acepto las condiciones

captcha

Share