Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

La importancia de mantener la curiosidad en la madurez

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Seguro que muchos de ustedes habrán visto ya este precioso vídeo que muestra a una niña de algo más de un año experimentando por primera vez con la lluvia. Fijaos en la posición de sus brazos, abiertos, de sus manos, rotadas hacia arriba, y de sus dedos, separados. Todo ello para intensificar sus nuevas y sorprendentes sensaciones. Fijaos en el placer que expresa con todo su cuerpo, la felicidad y excitación que inundan su rostro y la obstinación que le impide renunciar a esas sensaciones cuando la madre la conduce hasta el umbral de la casa y que le lleva, sin precipitarse y tomando las medidas para no tropezar en el escalón, a regresar a la intemperie para retomar la excitante experiencia. Ilustra maravillosamente la inquietud y curiosidad que dominan nuestra infancia y que, en condiciones normales perdura como mínimo hasta nuestra adolescencia.

Esta niña comienza una etapa de la vida donde todo parece eterno porque todo está repleto de excitantes estímulos nuevos por descubrir. Lamentablemente es una conducta que poco a poco se atenúa hasta desaparecer en muchos individuos en la edad adulta o incluso antes, como ocurre a veces en nuestra sociedad con algunos adolescentes.

Trato a varios profesores que ven como sus alumnos incluso de 14 años no creen que tengan ya nada que aprender y que entienden que la naturaleza y las bibliotecas son cosas aburridas que no les corresponde explorar. Esos alumnos desprecian el esfuerzo que hace el profesor para enseñarles por lo que éste acaba haciendo lo propio con sus alumnos y cerrando viciosamente un peligroso círculo de embrutecimiento inexorable de una parte de las futuras generaciones. Estos adolescentes son abortos del desarrollo vital e intelectual. No han podido completar su formación cuando ya han dejado de crecer intelectualmente y, lejos de madurar, no han hecho sino comenzar a envejecer.

Es evidente que tanto los padres como las leyes educativas somos los grandes responsables de esta catástrofe. Pero para los que aún estemos a tiempo, es importante que cambiemos la forma de pensar de nuestros hijos mostrándoles la riqueza de la naturaleza y el universo generando en ellos la inquietud y la curiosidad para que puedan seguir explorando todo por ellos mismos. Debemos mantener en ellos intacta la capacidad que expresa la niña del video y que, con una educación adecuada, puede perpetuarse a lo largo de toda la vida. La adolescencia es una etapa en la que “todo” es posible, uno no ha hecho aún nada para especializarse ni hacerse específico para nada. El desarrollo personal, con frecuencia, nos hacer perder una gran parte de esa pluripotencialidad, pero es importante que no dejemos de ser siempre un poco adolescentes.

Es la última etapa en la que conservamos la inocencia de la niña del video, pues, como tantas veces se ha dicho, la persona que deja atrás completamente su adolescencia empieza a morir. Como me dijo en una ocasión una paciente muy querida hemos venido al mundo a aprender y a enseñar, además de para amar y ser amados.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This