Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

La personalidad: ¿cara oculta de la psiquiatría?

000N00211571

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

El estudio de la personalidad apenas resulto atractivo para la psiquiatría hasta la década de los años 80. Antes era considerada una materia marginal que carecía de interés científico. Sin embargo, su papel modulador en los trastornos mentales e, incluso en muchas enfermedades médicas, ha sido progresivamente reconocido. La personalidad afecta a la totalidad de las áreas de funcionamiento del ser humano, es su columna vertebral. Un paciente con rasgos borderline o límite de personalidad muestra una impulsividad y una inestabilidad que pueden provocar su despido laboral y aislamiento. Un paciente diabético, hipertenso o epiléptico va a cumplir de forma estricta su tratamiento médico cuando tiene rasgos obsesivos de personalidad. Un paciente dependiente, por el contrario, va a evolucionar peor al no responsabilizarse del cumplimiento. Elnarcisismo en un paciente esquizofrénico va a empobrecer su pronóstico pues va generar negación de sus propios problemas y de la necesidad de ayuda. Un paciente fóbico con un cáncer incipiente aplazará el diagnóstico y convertirá en mortal una enfermedad que, en caso de haberse tratado a tiempo, podría haber sido curada.

No obstante, estos rasgos pueden ser graves y persistentes y alcanzar la categoría de trastorno de personalidad, diagnóstico presente en el 40-60% de los enfermos mentales y el más frecuente en la psiquiatría actual. Los factores que determinan nuestra forma de ser derivan esencialmente de nuestros genes, nuestra biografía, nuestra influencia cultural y la forma de interpretar las experiencias que tenemos. Sobrevalorar o minusvalorar cualquiera de estas dimensiones puede conducir a concepciones erróneas así como a dogmáticos y estériles reduccionismos.

Hoy basamos la clasificación de los trastornos de personalidad en los criterios de la DSM IV TR (Sociedad Americana de Psiquiatría) y de la CIE10 (Organización Mundial de la Salud) que, aunque muestran algunas diferencias entre sí, son muy similares. Podemos agrupar los trastornos de personalidad en tres grades grupos:

  • Grupo A: Incluye las personalidades “raras” o excéntricas (esquizotípica, esquizoide y paranoide).
  • Grupo B: Incluye las personalidades dramatizadoras, erráticas e hiperemocionales (antisocial, histriónica, límite y narcisista).
  • Grupo C: Incluye las personalidades ansiosas y temerosas (evitativa, dependiente y obsesivo-compulsiva).

De ellas, las personalidades del grupo A son las que tienen una mayor gravedad por mostrar una pobre respuesta a los tratamientos y las del grupo C son las que cuentan con menores repercusiones por implicar en general una mejor adaptación al medio que el resto. El grupo B es el que registra más cambios en los últimos años (especialmente en los trastornos antisociales, borderline y narcisista de personalidad). Por un lado, la prevalencia de estos trastornos en sociedades desarrolladas está creciendo, acaso por factores sociales y culturales y, por otro, la investigación ha alcanzado importantes logros respecto a las herramientas piscofarmacológicas y psicoterapéuticas que hemos ido incorporando.

La profundización en el conocimiento biológico de estas enfermedades permite hoy tratamientos que mejoran, entre otros, los aspectos emocionales, el control de los impulsos, las conductas violentas y la estabilidad del ánimo de estos pacientes, y reducen además los efectos secundarios.

La estabilización clínica y la mejoría del estado basal de estos pacientes ha incrementado también la eficiencia de las técnicas psicoterapéuticas lo que, en conjunto, ha mejorado notablemente la calidad de vida en estas enfermos, su integración social, su estabilidad laboral y social así como una restructuración estable y duradera de su personalidad.

Tener hoy un trastorno de personalidad ha dejado de suponer que el paciente vea rota su propia vida o la de sus seres queridos. Los avances recientes nos permiten ver ahora el problema con mayor optimismo. Podemos decir con tranquilidad que la personalidad ya no constituye ni va a constituir la cara oculta de la psiquiatría.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This