Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

La teoría de la automedicación en las adicciones

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)cocaine heap

Hasta mediados del siglo XX predominó el paradigma moral en las adicciones. El adicto era un ser depravado, holgazán y sin voluntad que generaba un grave problema social y sanitario por deseo propio. Eso hacía que la psiquiatría le hiciera responsable de su solución y que los pacientes buscaran en los grupos de autoayuda, como Alcohólicos Anónimos, la solución.

Sin embargo, un psicoanalista de origen armenio que atendía a adictos en la Universidad de Harvard, observó que existían patrones que se repetían entre los distintos adictos. Así pudo verificar entre sus pacientes que los heroinómanos presentaban mayores dificultades en el manejo de su agresividad, los alcohólicos problemas afectivos y de relación social o los cocainómanos síntomas depresivos previos a su adicción. Todos los pacientes habían consumido al menos tres sustancias antes de desarrollar la dependencia que motivaba su tratamiento. La pregunta era ¿qué había motivado la elección de una droga o no de otra? Esta investigación hizo que en 1974, este investigador formulara la “Teoría de la Automedicación” según la cual, en función del trastorno psiquiátrico subyacente que padeciera el paciente, iría probando distintas drogas hasta encontrar y elegir aquella que aliviara más eficazmente su sintomatología psiquiátrica previa. Un vendedor de coches tímido puede comprobar que bebiendo alcohol antes de abrir el concesionario mejora sus ventas, un paciente con un TDAH residual o un músico depresivo puede cambiar su existencia y visión del mundo consumiendo cocaína o un adolescente víctima de malostratos con dificultades para manejar sus impulsos agresivos puede ayudarse de la heroína para atemperarlos. Todos estos pacientes llegarían al tóxico de una manera intuitiva con fines autoterapéuticos. Obviamente, el uso abusivo posterior de la droga acaba generando una dependencia, un problema con entidad propia que requiere tratamiento y que, con frecuencia, suele centrar la atención de las terapias que ignoran los factores que la originaron.

No hace falta tener una vasta experiencia en adictos para comprobar que esta teoría es plenamente sólida y veraz. Por eso es desaconsejable que el tratamiento de una adicción sea impersonal, protocolario o estandarizado. Es decir, que tratemos de la misma forma a todos los pacientes. Tales aproximaciones están destinadas al fracaso. Hace una década en Madrid se expulsaba del tratamiento al paciente que recaía atribuyéndole a él la responsabilidad de la recaída. No había reflexiones críticas ni análisis profundos de las causas. La culpa era del paciente y punto. Me pregunto qué pensaríamos si un neurólogo expulsara a un paciente epiléptico de su consulta cuando siguiera presentando crisis a pesar de su tratamiento.

En la interesante investigación que realizó uno de mis maestros, el Dr. Luis Caballero del Hospital Puerta de Hierro, y que le llevó a alcanzar su doctorado, observó que en el contexto de las terapias no específicas en adictos, el éxito de un tratamiento lo determinaba sencillamente el puesto que ocupara en la secuencia de tentativas terapéuticas. Siempre funcionaba mejor la que se hubiera empleado en séptimo lugar que la que se empleara en segundo, fuera de la naturaleza que fuera. Como si hubiera una tendencia natural a la curación por agotamiento.

Una forma de abreviar este proceso es precisamente atender a los factores subyacentes de la adicción, esto es, tratar la fobia en el alcohólico o la depresión en el cocainómano de forma simultánea al abordaje de la dependencia. El adicto es un paciente con dos problemas. Si solo tratamos uno fracasaremos y, lo que es peor, pensaremos que el responsable del fracaso es el propio paciente.        

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This