Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

La conducta violenta: trastorno antisocial de personalidad

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Hace dos meses nos llegaban unas estremecedoras imágenes que recogían la paliza que una adolescente propinaba a una compañera en el patio de un colegio de Sabadell. La contemplación del video resulta horripilante, entre otras cosas, por el nulo control que la agresora mostraba sobre su conducta de modo que no se compadecía en ningún momento del sufrimiento que producía a su víctima. A pesar de que no haya cumplido los 18 años, podemos estimar que esta niña desarrollará en el fututo un trastorno antisocial de  personalidad caracterizado por  un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás y tres de los siguientes ítems: fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención, deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer, impulsividad o incapacidad para planificar el futuro, irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones, despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás, irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas, falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros.

El aspecto nuclear de este trastorno es la nula capacidad para sentir culpa aspecto que comparten con las personalidades psicopática y sádica, no incluidas sorprendentemente en las clasificaciones internacionales. Este hecho hace que para ellos el sufrimiento ajeno sea algo completamente irrelevante y, por tanto, no merecedor de las más mínima atención. En el cine ha sido magistralmente recogida en “La naranja mecánica” (Kubrick 1962) o en “Funny games” (Haneke 1997) en la que sujetos aparentemente normales desarrollan conductas de extrema violencia sin justificación aparente. En nuestro país hemos podido ver estos aspectos en el asesinato de Sandra Palo, en la que 4 sujetos violaron, golpearon en la cabeza, atropellaron 8 veces y quemaron con gasolina a una mujer de 22 años con una discapacidad intelectual. Como vimos en un post anterior, tras este comportamiento está el mecanismo de defensa de la anulación por el cual la persona logra separar el sentimiento de la experiencia o recuerdo del hecho con el que se asocia.

Konrad Lorenz, premio nobel por sus estudios en conducta animal, sostenía en su magnífico ensayo “Sobre la agresión, el pretendido mal” que todas las especies menos la humana tienen mecanismos de control que limitan la agresión contra miembros de la misma especie. Un lobo, por ejemplo, peleando con otro por una hembra, el liderazgo de la manada o un territorio, va a mostrar su cuello desnudo al vencedor cuando se sienta derrotado lo que va a detener la pelea y va a hacer que éste último descargue una dentellada sobre un tronco cercano dejando a salvo el cuello mostrado. En la pelea se ha establecido quien manda pero no ha muerto nadie. De ese modo el vencido puede incorporarse a la manada y ser útil a la comunidad. Sin embargo desde el origen de los tiempos los hombres han matado a hombres porque nuestra especie carece de esa regulación.

Las conductas violentas de una persona antisocial nos estremecen porque ellos carecen por completo de ese control cuando los demás nos esforzamos en mantenerlo reprimido. Las películas de terror, las de sanguinarios clanes mafiosos, las de guerra existen porque nos ponen en contacto con nuestra agresividad y, a través del otro, los personajes de la película en este caso, podemos realizarla. De nuevo me viene a la cabeza otra película, Tesis (Amenabar 1996), donde se analizaba muy bien este aspecto. En Bosnia fueron masacrados cientos de miles de habitantes en el corazón de Europa carca del final del siglo XX a manos de personas cultivadas y desarrolladas. Los taurinos disfrutan maltratando al toro y muchos antitaurinos disfrutan cuando un torero sufre una cornada o muere en el ruedo, dos caras de la misma moneda

Estamos muy lejos todavía de constituir una especie a la altura del resto de las especies en cuanto al control de la agresividad se refiere. Entre tanto, la educación y la reflexión pueden ayudarnos a aceptar nuestros aspectos agresivos y a aprender a manejarlos sin dañar a nadie.

Un ejemplo cercano para terminar. Mi padre fue catedrático de la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid. Un paciente antiguo alumno suyo me contó en la consulta que al enunciar las preguntas de un examen alguien gritó “¡hijo de p…!” a lo que mi padre se limitó a contestar “¿Quién ha dicho mamá?”.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

La pseudodemencia, una “demencia” reversible con frecuencia ignorada.

    La pseudodemencia es un trastorno depresivo que afecta a un 0,4 -2,1% de la población mayor de 65 años y, aunque e presenta como una demencia, es perfectamente reversible con un tratamiento antidepresivo adecuado. Su detección y, sobre todo, su diferenciación de otros procesos irreversibles de deterioro cognitivo es de vital importancia para un tratamiento precoz y eficaz.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This