Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Las relaciones adictivas

Dossier

Adicción al Sexo:

un extenso y detallado análisis.

por Dr. Sergio OliveLas relaciones adictivasros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Muchos de nosotros hemos vivido relaciones en las que hemos querido vivamente vernos libres del otro sin ser capaces, sin embargo, de prescindir del él/ella. La esterilidad, el aburrimiento, la castración, la agresividad son características de muchas de esas elecciones de pareja que causan la perplejidad de cuantos nos rodean. “Pero ¿por qué no le/la dejas ya?” Nos preguntan incansablemente amigos y familiares sin que podamos ofrecerles una respuesta convincente.

Ya ilustramos la compulsión a la repetición en un post anterior con el caso de una paciente que se vio libre de los malos tratos a los que era sometida por su marido alcohólico al atreverse a resolver aspectos inconscientes de su pasado que rechazaba afrontar. Tales aspectos le ataban inexorablemente a sus parejas maltratadoras sin que ella pudiera ver por sí misma las necesidades de dependencia que satisfacía con aquellas. Son los vínculos adictivos más peligrosos pues, como una droga, buscando en ellos nuestra redención a través del esquivo amor lo que obtenemos es nuestra destrucción.

Otro factor tóxico que desemboca en vínculos adictivos es la culpa pero de este tema nos ocuparemos en un post posterior por su amplitud. Señalaremos aquí que la persona puede soportar una relación adversa por el convencimiento de ser merecedor del trato que se le ofrece, buscando el dolor y el sufrimiento como una forma de redimir su culpa. Es el fundamento del sometimiento masoquista, otra cara peligrosa de este tipo de relaciones.

En los vínculos adictivos juega también un papel importante el mecanismo de defensa denominado “identificación proyectiva”. A través de ella, el sujeto pone inconscientemente sobre el otro aspectos de sí mismo que no puede aceptar (por ejemplo su inteligencia, su belleza, su encanto) para a continuación identificarse con ellos. Es frecuente en personas que se han sentido invisibles durante su infancia ante la mirada de las personas que amaba. Estas personas sólo son capaces de verse a sí mismos cuando se proyectan sus características sobre otro con el que se identifica y estuvieran dispuestos a soportar lo que fuera necesario con tal de poderse ver de esa manera. Es el mecanismo que nos hace sentirnos más inteligentes, bellos o simpáticos cuando estamos enamorados. En esos casos, sólo en ese estado somos capaces, sin saberlo, de vernos a través de las pupilas del/a amado/a. De ahí que la ruptura de pareja acarree un dolor profundo como si el otro se hubiera llevado una parte vital de nosotros. En tales casos el otro no se lleva nuestro corazón sino algo peor, los ojos a través de los cuales podíamos vernos. La persona víctima de este mecanismo cae en la relación adictiva pues necesita evitar el mortal vacío que anticipa la ruptura conllevará.

La psicología cognitivo conductual pone el refuerzo contingente o aleatorio como un motor para las relaciones adictivas. Como si un perro es castigado y premiado de forma caprichosa por la misma conducta. No pudiendo entender la forma en que es tratado persiste en su conducta persiguiendo el premio a pesar de los castigos que debe afrontar para conseguirlo. No obstante, en mi opinión tal refuerzo conduce a la extinción de la respuesta y, en cambio, las personas podemos obstinarnos en mantener una relación adictiva hasta nuestra destrucción.

Vemos cómo las relaciones adictivas adoptan muchas caras distintas y afectan a un enorme número de personas. De ahí que se hayan recogido en la sabiduría popular a lo largo de toda la historia. Traemos aquí un fragmento de una conocida copla española que sintetiza maravillosamente estas formas tóxicas de amar.

Ni contigo ni sin ti
tienen mis males remedio;
contigo, porque me matas
y sin ti, porque me muero.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

Aspectos científicos de la adicción a la pornografía online, una revisión.

Hemos querido hacer una revisión compresible y científica sobre la adicción a la pornografía online ante la abundancia de material sesgado de escasa utilidad a los pacientes que existe en la web. En este post recogemos gran parte de los conocimientos actuales sobre el la distribución en la población, las causas, los mecanismos biológicos subyacentes, los síntomas y las alternativas terapéuticas más eficaces disponibles.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Las claves necesarias para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


Acepto las condiciones de contratación

Acepto la política de privacidad

7 + 15 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Si le ha parecido interesante...

¡Síganos en redes sociales!

Sentimos mucho que no le haya parecido interesante!

Permítanos mejorar el artículo!

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This