Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Las relaciones tóxicas de pareja

por Dr. Sergio OlLas relaciones tóxicas de parejaiveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Dentro del universo de las relaciones interpersonales que mantenemos contamos con las que nos enriquecen, las que no nos cambian y las que, de una forma u otra, nos empobrecen. Son éstas las que denominamos relaciones tóxicas y pueden afectar a nuestras relaciones sociales, relaciones laborales o, lo que es peor, nuestra relación de pareja.

Debemos tener en cuenta que la toxicidad rara vez se establece con un único ingrediente. Simplificando, podemos decir que siempre existe un miembro que envenena pero además existe otro que se deja envenenar. De la misma manera que, como decimos en España, “dos no discuten si uno no quiere” hacen falta dos para que la intoxicación se produzca.

Cuando pensamos en una relación tóxica enseguida pensamos en personas narcisistas por su egolatría e incapacidad de amar, borderline por su inestabilidad e impulsividad, obsesivas por su tendencia al control y las rutinas, histriónicas por su dramatización y conductas manipuladoras, esquizoides por su extravagancia y aislamiento, explosivas por sus conductas violentas, paranoides por sus frecuentes celos y autoritarismo, como personalidades emanantes de toxicidad. Y es incuestionable que tales personalidades resultan tóxicas para una relación pero debemos reconocer que cualquier intoxicación deriva no solo del tóxico sino también de la duración de la exposición a éste. Y es ahí donde entran en juego nuestras características personales, necesidades inconscientes y aspectos neuróticos.

Cualquier animal desecha un alimento en mal estado y guarda en su memoria su aspecto para no volver a ingerirlo. Pero nosotros, como dijimos en el post sobre la compulsión a la repetición, muchas veces nos envenenamos con algo y lo volvemos a tomar por necesidades inconscientes de las que no somos dueños. Es un hecho que expone con maestría la directora española de cine Iciar Bollaín en la película “Te doy mis ojos” que interpretan maravillosamente Laia Marull y Luis Tosar. En ella, una mujer mantiene una relación en la que es maltratada reiteradamente por su marido dejándose seducir a la vez por sus aspectos depresivos de desvalimiento y sufriendo sus agresiones como efectos colaterales derivados de su necesidad de protegerle.

De la misma manera que no podemos cambiar el pasado de la persona con la que estamos nunca podemos cambiar las características de su personalidad que nos resulten tóxicas. Lo único que podemos y debemos hacer es evitarla y protegernos de su toxicidad. Para ello tenemos que haber aprendido a lo largo de nuestra vida a manejar nuestros afectos, solo así podremos renunciar a aquello frente a lo que desarrollamos un vínculo de dependencia. Nos cuesta renunciar a nuestro primer amor pero cuando maduramos nos cuesta mucho menos renunciar a una pareja estéril o tóxica. Si algo nos lo impide es un aspecto de nosotros que ha envejecido pero no ha madurado

Una relación adulta es una relación de intercambio y mutuo enriquecimiento. Es una relación en la que no cabe la parasitación, la dependencia ni la toxicidad. Somos seres dinámicos, aprendemos y nuestra experiencia nos cambia. Eso hace que la relación de pareja también sea algo dinámico pues está sujeto a los cambios individuales de cada miembro. Es decir, la evolución de una pareja puede ser paralela o por el contrario, divergente. Y cuando comience esa divergencia no debemos obstinarnos en seguir esperando lo que necesitamos o lo que en el pasado obtuvimos del otro. Por el contrario, debemos ver su evolución, decidir si es compatible con la nuestra y tomar una opción.

Como decía un viejo fandango de Huelva:

“Como quieres que te quiera
como la primera vez
si no soy el hombre que era
ni tú la misma mujer
el tiempo cambia a cualquiera”.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Las claves para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This