Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Uso racional de psicofármacos en la población infantil.

por Dra. Isabel González Villalobos , Psiquiatra Infantil Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  En los últimos años ha habido un incremento en la prescripción de psicofármacos en niños y adolescentes; ¿Cuál es el motivo? ¿Son perjudiciales los psicofármacos? ¿Está siempre justificado el uso de fármacos en la infancia? ¿Ir al psiquiatra implica tomar medicación?

  Hay estudios que reflejan que en el 85% de los casos de trastornos del sueño en la infancia se prescriben psicofármacos como primera opción.

  La psiquiatría infanto juvenil se ha encontrado a lo largo de su evolución con grandes dificultades en la definición y diagnóstico de los trastornos mentales, ya que las manifestaciones clínicas de la patología mental en los menores de edad son complejas y diversas. Asimismo, hay motivos éticos y legales que dificultan la investigación farmacológica en niños y adolescentes, lo que implica una especial complejidad a la hora de abordar el tema de la psicofarmacología en población infantil. A pesar de ello, en los últimos años se están realizando importantes avances científicos en este ámbito.  

  El tratamiento psicofarmacológico en edad pediátrica está encaminado a conseguir resultados terapéuticos que mejoren la calidad de vida del niño, optimizando un desarrollo integral adecuado y minimizando los potenciales riesgos. Para ello debe tenerse en cuenta la evaluación riesgo/beneficio del tratamiento psicofarmacológico, considerando la patología mental y somática de cada individuo.

  Los niños no son adultos en miniatura; existen diferencias neurobioquímicas que son determinadas por las fases del desarrollo de cada persona, lo que implica una respuesta diferente al fármaco en función de la edad, así como un perfil específico de efectos secundarios.

  En primer lugar, es fundamental realizar un estudio diagnóstico profundo de cada caso en particular, mediante la entrevista clínica tanto al propio niño como a los padres y/o familiares, así como la realización de exámenes complementarios si fuera preciso. Una vez realizado el diagnóstico, es el momento de plantear la actitud terapéutica a tomar: Psicoterapia de manera única o un enfoque combinado psicoterapéutico y farmacológico.  Realizando una intervención adecuada se logrará en muchos casos la remisión de la patología y se evitará en gran medida el desarrollo de la enfermedad mental en la edad adulta.

Suicidio adolescente

  Los niños no son adultos en miniatura; existen diferencias neurobioquímicas que son determinadas por las fases del desarrollo de cada persona, lo que implica una respuesta diferente al fármaco en función de la edad, así como un perfil específico de efectos secundarios.

  En algunas ocasiones es innecesario (e incluso perjudicial) pautar una medicación, sino que estará indicada la realización de una intervención psicoterapéutica encaminada abordar la patología específica.

  Por ejemplo, en el caso de un niño que presente elevada ansiedad a la hora de ir al colegio: inicialmente estaría indicado esclarecer las causas de dicha ansiedad (estar lejos de los padres, existencia de algún conflicto en el entorno escolar…) y, de manera progresiva, ir abordando cada uno de los conflictos e ir aprendiendo a controlar los síntomas de ansiedad mediante respiraciones, distracciones, mindfullness u otras técnicas de relajación. Sólo en caso de que la ansiedad sea muy intensa o no se observe mejoría con este primer planteamiento, plantearíamos añadir a lo anterior un fármaco que ayude a paliar la sintomatología ansiosa, siempre buscando una dosis mínima eficaz y durante el menor tiempo posible, insistiendo en el abordaje de las causas de este malestar.

  Sin embargo, existen otros casos (como por ejemplo la depresión mayor o la psicosis) en los que el uso de psicofármacos son necesarios para la recuperación de una enfermedad, y existen riesgos importantes si se decide no tomar el tratamiento o abandonarlo de manera precoz. En estas situaciones es fundamental establecer una dosis adecuada comenzando con dosis bajas, lo que minimiza la probabilidad de aparición de efectos adversos y permite alcanzar una dosis mínima eficaz. Una vez iniciado el tratamiento, debe ser controlado por un especialista tanto a corto como a largo plazo, realizando revisiones periódicas para evaluar la eficacia de dicho fármaco y plantear la reducción progresiva de dosis si es posible.

  Podemos concluir que el uso de psicofármacos en niños y adolescentes no es la solución a todos los problemas mentales de la infancia, pero sí supone un gran avance en el abordaje de algunas patologías; en esos casos deben utilizarse con prudencia, como complemento a la psicoterapia y a otras intervenciones psicopedagógicas y familiares, siempre buscando la menor dosis eficaz, planteando una duración lo más breve posible del tratamiento y evaluando de manera periódica la eficacia del mismo y los posibles efectos adversos.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

Deporte y demencia: una nueva vía de prevención (y tratamiento).

Muchos estudios apuntan desde hace una década a que el ejercicio físico regular reduce el riesgo de aparición de demencia y que puede resultar muy útil en su tratamiento al haber demostrado que repercute en el incremento del volumen y la actividad de los centros de memoria cerebrales. Revisamos estos interesantes y trascendentes hallazgos por cuanto un medio barato y accesible para todos puede suponer una potente herramienta de prevención de la lacra de nuestro siglo, la demencia. .

Convivir con los conflictos en pareja: un enfoque cognitivo conductual.

Hay muchas condiciones que presionan y favorecen el conflicto en la relación de pareja. Confiar en que se resuelvan con el tiempo o en que el amor pueda con todo, no es suficiente. ¿Por qué se desencadenan los conflictos? ¿Qué hacer para mejorar mi comunicación y emociones asociadas? Aprender a comprenden las diferencias, identificar y comunicar los deseos, enfrentarse a estas situaciones de forma unida y asertiva, sin duda, construye unos pilares más sólidos. ¿Quieres saber cómo hacerlo? Más claves para gestionar el conflicto en las relaciones en el artículo de hoy.

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Las claves para entender y afrontar a una relación tóxica.

Dentro de nuestra diversidad hay personalidades que tienen “efectos secundarios” o no deseados que les dificultan el trato con los demás o dañan a las personas de su entorno sin producir el más mínimo beneficio a la comunidad: son las personas tóxicas. Analizamos sus características, así como las formas de afrontarlos con el mínimo desgaste personal y sin llegar a la ruptura de la relación.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Si le ha parecido interesante...

¡Síganos en redes sociales!

Sentimos mucho que no le haya parecido interesante!

Permítanos mejorar el artículo!

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This