Seleccionar página
Website Malware Scan

Uso racional de psicofármacos en la población infantil.

por Dra. Isabel González Villalobos , Psiquiatra Infantil Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  En los últimos años ha habido un incremento en la prescripción de psicofármacos en niños y adolescentes; ¿Cuál es el motivo? ¿Son perjudiciales los psicofármacos? ¿Está siempre justificado el uso de fármacos en la infancia? ¿Ir al psiquiatra implica tomar medicación?

  Hay estudios que reflejan que en el 85% de los casos de trastornos del sueño en la infancia se prescriben psicofármacos como primera opción.

  La psiquiatría infanto juvenil se ha encontrado a lo largo de su evolución con grandes dificultades en la definición y diagnóstico de los trastornos mentales, ya que las manifestaciones clínicas de la patología mental en los menores de edad son complejas y diversas. Asimismo, hay motivos éticos y legales que dificultan la investigación farmacológica en niños y adolescentes, lo que implica una especial complejidad a la hora de abordar el tema de la psicofarmacología en población infantil. A pesar de ello, en los últimos años se están realizando importantes avances científicos en este ámbito.  

  El tratamiento psicofarmacológico en edad pediátrica está encaminado a conseguir resultados terapéuticos que mejoren la calidad de vida del niño, optimizando un desarrollo integral adecuado y minimizando los potenciales riesgos. Para ello debe tenerse en cuenta la evaluación riesgo/beneficio del tratamiento psicofarmacológico, considerando la patología mental y somática de cada individuo.

  Los niños no son adultos en miniatura; existen diferencias neurobioquímicas que son determinadas por las fases del desarrollo de cada persona, lo que implica una respuesta diferente al fármaco en función de la edad, así como un perfil específico de efectos secundarios.

  En primer lugar, es fundamental realizar un estudio diagnóstico profundo de cada caso en particular, mediante la entrevista clínica tanto al propio niño como a los padres y/o familiares, así como la realización de exámenes complementarios si fuera preciso. Una vez realizado el diagnóstico, es el momento de plantear la actitud terapéutica a tomar: Psicoterapia de manera única o un enfoque combinado psicoterapéutico y farmacológico.  Realizando una intervención adecuada se logrará en muchos casos la remisión de la patología y se evitará en gran medida el desarrollo de la enfermedad mental en la edad adulta.

Suicidio adolescente

  Los niños no son adultos en miniatura; existen diferencias neurobioquímicas que son determinadas por las fases del desarrollo de cada persona, lo que implica una respuesta diferente al fármaco en función de la edad, así como un perfil específico de efectos secundarios.

  En algunas ocasiones es innecesario (e incluso perjudicial) pautar una medicación, sino que estará indicada la realización de una intervención psicoterapéutica encaminada abordar la patología específica.

  Por ejemplo, en el caso de un niño que presente elevada ansiedad a la hora de ir al colegio: inicialmente estaría indicado esclarecer las causas de dicha ansiedad (estar lejos de los padres, existencia de algún conflicto en el entorno escolar…) y, de manera progresiva, ir abordando cada uno de los conflictos e ir aprendiendo a controlar los síntomas de ansiedad mediante respiraciones, distracciones, mindfullness u otras técnicas de relajación. Sólo en caso de que la ansiedad sea muy intensa o no se observe mejoría con este primer planteamiento, plantearíamos añadir a lo anterior un fármaco que ayude a paliar la sintomatología ansiosa, siempre buscando una dosis mínima eficaz y durante el menor tiempo posible, insistiendo en el abordaje de las causas de este malestar.

  Sin embargo, existen otros casos (como por ejemplo la depresión mayor o la psicosis) en los que el uso de psicofármacos son necesarios para la recuperación de una enfermedad, y existen riesgos importantes si se decide no tomar el tratamiento o abandonarlo de manera precoz. En estas situaciones es fundamental establecer una dosis adecuada comenzando con dosis bajas, lo que minimiza la probabilidad de aparición de efectos adversos y permite alcanzar una dosis mínima eficaz. Una vez iniciado el tratamiento, debe ser controlado por un especialista tanto a corto como a largo plazo, realizando revisiones periódicas para evaluar la eficacia de dicho fármaco y plantear la reducción progresiva de dosis si es posible.

  Podemos concluir que el uso de psicofármacos en niños y adolescentes no es la solución a todos los problemas mentales de la infancia, pero sí supone un gran avance en el abordaje de algunas patologías; en esos casos deben utilizarse con prudencia, como complemento a la psicoterapia y a otras intervenciones psicopedagógicas y familiares, siempre buscando la menor dosis eficaz, planteando una duración lo más breve posible del tratamiento y evaluando de manera periódica la eficacia del mismo y los posibles efectos adversos.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

De brujas y demonios: Encefalitis por anticuerpos anti-NMDA.

Hoy abordamos la encefalitis por anticuerpos anti NMDA, una enfermedad autoinmune que provoca síntomas muy similares a los de la esquizofrenia y algunas formas de psicosis maniacas que fue descubierta por un neurólogo español en 2005. Analizamos qué destino pudieron tener estos pacientes antes de ser descubierta su enfermedad y cuantos de los pacientes que hoy están disgnosticados como esquizofrenias y bipolares pueden en realidad no serlo. Como ejemplo, introducidmos el sesgo de confirmación, un peligroso autoengaño que empleamos a diario.

La soledad maligna, un problema de salud pública en crecimiento.

Recientemente Theresa May nombró a Tracey Crouch Secretaria de Estado para la Soledad. Podría parecer una excentricidad británica pero obedece a un problema real: la soledad maligna. Una “enfermedad” que afecta a un 25% de la población y que pone en riesgo su vida. Analizamos hoy este fenómeno propio de las sociedades modernas occidentales y su relación recíproca con la enfermedad mental.

El tiroides: una glándula endocrina con una enorme expresión mental.

Las enfermedades tiroideas incluyen entre sus síntomas algunos que se solapan con los propios de la ansiedad, la depresión e, incluso, las psicosis. En muchas ocasiones estos síntomas preceden a otros que dan la clave de enfermedad tiroidea lo que lleva a estos enfermos a someterse a tratamientos psiquiátricos y posponer el tratamiento hormonal que les mejorará de una manera percibida como “mágica” por el paciente. Revisamos hoy esta situación.

¿Que puede averiguar de usted un psicópata cuando le mira?

La mentalización es la capacidad casi innata por la que somos capaces de entender de forma automática lo que los demás piensan, sienten y creen a diferencia de los psicópatas que carecen de tal automatización y emplean la mentalización como instrumento para aumentar el daño como acaba de demostrar Arielle Baskin Sommers en un importante trabajo de investigación.

La verdadera violencia de género o machista: la mente del maltratador.

Nuestra Psicoanalista Victoria Garay aborda un profundo e inteligente análisis psicoanalítico de las raíces de la verdadera violencia de género. La misoginia y el machismo serían de esta manera las expresiones más superficiales de profundos procesos inconscientes patológicos que analiza en este brillante artículo.

La violencia masculina: una aproximación social, biológica y cultural.

Revisamos en este artículo los fundamentos biológicos, evolucionistas y culturales de la violencia masculina profundizando en el papel que ha ejercido en el desarrollo de la humanidad así como en la estructuración patriarcal de las sociedades a lo largo del mundo y en cómo la educación y el ambiente cultural propicio puede limar sus aristas facilitando la igualdad entre mujeres y hombres.

Morir de ansiedad o de estrés ¿realidad o leyenda? Un análisis racional.

El estrés se produce cuando nuestra capacidad de resistencia se ve superada por unos desafíos excesivos. Para afrontarlo, nuestro cuerpo pone en marcha mecanismos excepcionales de adaptación basados en la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol. Pero tales recursos tienen unos costes a la larga entre los que muchos incluyen la propia vida. Analizamos hoy este fenómeno y las creencias populares que vinculan estrés con muerte.

Crecer bajo un progenitor paranoide: una lucha entre la locura y la razón.

Crecer bajo un progenitor paranoide somete al hijo a un enorme estrés emocional derivado de una permanente confrontación entre lo razonable o lo desequilibrado, lo objetivo y la subjetividad más caprichosa, la libertad y la sumisión ciega a un poder arbitrario e implacable, la culpa y la acción. Tensiones que exceden a la capacidad de un niño para sobreponerse y crecer sano. Analizamos hoy esta compleja situación.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

Acepto las condiciones

10 + 11 =

Share

Pin It on Pinterest

Share This