Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Malos tiempos para la clínica

Malos tiempos para la clínica

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Hace unos días, nuestro pensante y admirado compañero Miguel, escribió en su blog Psiquiatría Pitiusa un interesante post sobre cómo actúa nuestro cerebro mientras leemos. Afirmaba que el cerebro “hace aproximaciones de lo que la masa de símbolos gráficos (el texto escrito) quiere decir. Vemos trocitos y lo que está en medio lo imaginamos. Así pues, cuando leemos primero imaginamos lo que vamos a leer, “deliramos” sobre el texto que estamos leyendo y, si tiene sentido lo imaginado con lo que vemos claro, seguimos adelante”.

Repasando ayer mi google reader distraídamente “leí” el título de una entrada que rezaba “Máxima presión clínica” pero cuando abrí el blog para leer la entrada completa me dí cuenta que el título era en realidad “Próxima sesión clínica”. Pensé que era una buena idea para mi primer post en este blog.

Fuera por el cansancio, la escasa iluminación, mi presbicia creciente o simplemente un lapsus del giro angular de mi cerebro, lo cierto es que como dice Miguel, deliré lo que leía pues para mí tenía sentido lo imaginado y eso me hizo añadir un contenido al título que le era completamente ajeno.

Hace dos meses he dado por terminado mi trabajo para la sanidad pública. Ha sido una decisión difícil que he debido ponderar muy despacio y a fondo. El sueldo apenas ha tenido peso evidentemente pues siempre ha sido el mayor acicate para salir corriendo. Quizá haya prolongado casi 20 años mi dedicación gratuita a los pacientes para devolver al estado la inversión que hizo pagándome parte de mi formación. También he intentado dar una atención de calidad a todo aquel que no podía costeársela por una convicción ideológica. Pero mi trabajo, inicialmente bonito y eficaz se ha ido tornando con el tiempo en la trinchera clínica que he tenido que abandonar. Factores como la “Próxima sesión clínica” (máxima presión asistencial), la mediocridad y desinterés de muchos responsables y gestores, la burocratización extrema, la terquedad (a veces cumpliendo criterios de sadismo) de muchos tribunales de la Seguridad Social que valoran la incapacidad laboral maltratando a muchos pacientes psiquiátricos para encontrar a ese maldito 5% de IT”s fraudulentas que les obsesiona, la falta de inversiones, la querulancia de algunos pacientes que no entienden que el queso es para todos y que es el médico quien tiene que repartirlo, la falta de expectativas profesionales y una larga lista de otras consideraciones que quizá haga en otro blog, me han llevado a abandonar el ámbito público.

Se ha escrito mucho recientemente cómo la reducción de sueldos en las administraciones públicas puede condicionar en los próximos meses una fuga de talentos hacia la actividad privada. No es mi caso. Ni por el talento (se me ha supuesto pero no soy consciente de tenerlo) ni por la reducción de sueldo. Como muchos otros compañeros lo que me ha animado a salir son otros factores. El más importante: la idea de que el único cambio sanitario que se puede estimar a corto y medio plazo es que empeore.

El exministro de sanidad Bernat Soria daba hace unos días 5 años de supervivencia a la sanidad pública como si se confirmara su cáncer inexorable. El exconsejero de sanidad de Madrid Juan José Güemes promulgó hace poco la conveniencia de que la administración deje la sanidad en manos privadas. Ambos han sido gestores de la sanidad pública. ¿No os parece que algo huele muy mal?. Pero, en medio de tanto hedor, ¿no sería mejor que alguien pensara más en los médicos, las enfermeras, el personal administrativo etc cuya actividad laboral no dista mucho de la de los soldados en una trinchera?.

Soy exfumador pero me sigue gustando el olor del tabaco. Quizá tenga una tendencia a seguir apreciando lo que dejo. Por eso apoyaré, ya desde fuera, a todos los compañeros que siguen en la brecha animados por su romanticismo y su entrega.

De momento voy a intentar pedir a los amigos de Golpes Bajos una canción que se titule “Malos tiempos para la clínica”. Al menos cantando se ahogarán algunas penas en la trinchera.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


Acepto las condiciones de contratación

Acepto la política de privacidad

6 + 15 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This