Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

I = i + P (Infidelidad = infelicidad + Problema)

infidelity-379565_1280por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

Hay cosas que es mejor que no pasen y, con seguridad, la infidelidad es una de ellas. Entendemos como infidelidad el mantenimiento de relaciones sexuales con una tercera persona a espaldas de la pareja. Es un hecho que nunca deja las cosas como estaban pues, además de remover los pilares de la relación, pone de manifiesto aspectos complejos de la aquella que se desconocían previamente. Una infidelidad sitúa siempre a una pareja en un punto muy distante del que antes ocupaba. Por eso, tener conocimiento de una infidelidad constituye un terremoto del que no se puede salir ileso ni tampoco empleando el mismo patrón que antes servía de nexo para la relación.

Muchas parejas mantienen relaciones sexuales abiertas (intercambios, simultaneidad consentida de parejas sexuales etc.) pero no se amparan en un engaño para llevarlas a cabo. Evidentemente esto no tiene porqué ser considerado un problema o una enfermedad como ocurre en la infidelidad.

El mantenimiento de una actividad sexual o amorosa fuera de la pareja puede deberse a muchos factores: inmadurez de la relación o de sus miembros, patología en uno de ellos (fases maniacas, depresión, adicción al sexo etc.), dificultades para adaptarse al estrés, egolatría o incluso miedo de uno de los componentes. Pero siempre pone de manifiesto un problema preexistente en la estructura de la pareja, siempre es un síntoma de una enfermedad que, aun siendo veterana, era ignorada y de ahí su carácter sísmico. Ocurren demasiadas cosas a la vez y todas ellas son difíciles de digerir.  

En el año 2000 se estrenó “Infiel” una película de la actriz y directora noruega Liv Ullmann que abordaba magistralmente esta situación. Una mujer, casada con un hombre de perfil narcisista por el que no se sentía querida, establecía una relación paralela prolongada con un hombre inestable y atormentado capaz de amarla pero incapaz de formar una pareja adulta con ella. La protagonista se veía atrapada entre dos necesidades pero quería evitar dañar a su marido. Al final de la película se enteraba que su marido le había sido infiel durante casi todo su matrimonio. Recuerdo las palabras de un crítico que leí a la salida: “La palabra infidelidad se parece demasiado a infelicidad”. Es cierto, la infidelidad no solo conduce hacia la infelicidad sino que también procede de ella.

Muchas veces la separación es una decisión sana y madura. Sin embargo muchas personas optan por mantener sus parejas contra viento y marea. En tiempos no tan remotos era considerado un delito en nuestra cultura y aún hoy en otros países lapidan mujeres que han “cometido” adulterio al ser violadas por un hombre. Una pareja sostenida por imperativos religiosos o morales no hace más que generar sufrimiento a los cónyuges y a sus hijos.

Una persona adulta y sana puede reconocer el final de su relación, separarse y entonces establecer otras relaciones. Pero cuando la pareja está enferma este orden se altera y entonces se hacen evidentes los problemas que ya existían previamente. Por eso no es bueno el reduccionismo moral en estas situaciones. No conduce a nada satanizar al infiel, necesitamos comprenderle. Con mucha frecuencia el infiel es tan responsable de la infidelidad como la persona engañada que ha querido vivir una relación ficticia para satisfacer sus necesidades. He tratado parejas que acudían a terapia tras una infidelidad ocurrida tras dos años de ausencia de relaciones sexuales y vividos con normalidad por el miembro engañado, otras parejas que han pasado años sometiendo a su pareja infiel sin dejarle o invitarle a que expresara sus necesidades o apetencias, otras parejas que se han centrado en sus propias actividades (trabajo, aficiones etc.) dejando de lado su intercambio con la pareja infiel. Es un hecho que ilustra magníficamente la historia del “El celoso extremeño”, una de las novelas ejemplares de Miguel de Cervantes en la que un hombre, seguro de la futura infidelidad de su esposa provoca tal conducta, a modo de profecía autocumplida, enviándole seductores a sueldo de forma reiterada.     

En nuestro medio la tasa de relaciones extramaritales es similar a la tasa de divorcios. Es evidente que tal conducta es la fiebre de la relación enferma.  Ante una infidelidad es necesario detenerse y reflexionar. Es imprescindible conocer las raíces del problema y solucionarlo en la medida de lo posible. Si procede, es aconsejable ponerse en manos de una terapia de pareja.

Tras el terremoto de una infidelidad se puede alcanzar otra estabilidad basada en un nuevo esquema de pareja y, en el caso de romper, puede establecerse un nuevo orden de prioridades mucho más satisfactorio para cada uno de los miembros. Muchos hombres separados ven que sus exmujeres están más guapas y se cuidan más tras el divorcio. La crisis generada por una infidelidad puede redefinir mejor las cosas y llevar a los individuos a cotas de felicidad y bienestar que juntos no habrían alcanzado nunca. De ahí la necesidad de tomar estos terremotos como oportunidades y, si es necesario, hacerlo con la ayuda de un terapeuta externo para alcanzar un estado nuevo, más adulto y más pleno.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


Sellos de calidad


Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Acepto la política de privacidad

8 + 3 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This