Seleccionar página
Website Malware Scan

¿Por qué nos deprimimos más las mujeres? Una reflexión cultural y social.

por Dra. Berta Pinilla Santos, Psiquiatría de la mujer, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

    Si revisamos los estudios epidemiológicos realizados en salud mental, los datos son concluyentes: las mujeres tienen el doble de riesgo de depresión que los hombres. Pero, ¿por qué se deprimen las mujeres?

   Hay múltiples estudios sobre las diferencias estructurales y funcionales en los cerebros de los hombres y de las mujeres (nos ocuparemos en otro post de ellas) que pueden explicar esta diferencia, pero hoy dirigiremos nuestra mirada más allá de cuestiones puramente biológicas (anatomía, fisiología, la neuroquímica o los ciclos reproductivos) y la centraremos en la realidad del mundo femenino. Aquello que da a la depresión femenina una dimensión específica, lo que la mujer, y sólo la mujer, vive y percibe de forma más o menos consciente cada día.

   De forma general, decir que una persona tiene depresión resulta vacío y algo simplista. Podríamos enumerar todos los síntomas que caracterizan el síndrome depresivo (sentimientos de tristeza, apatía, anhedonia, desesperanza… y así con toda la lista) pero sería insuficiente para caracterizar lo esencial de este fenómeno. Debemos buscar aquello que subyace en lo más profundo y que puede dar lugar, al articularse con otros componentes, la experiencia de la depresión en cada persona, que es diferente de las demás. Es decir, a cómo las cosas son vividas por uno mismo.

   El psicoanalista austriaco Edward Bibring señaló en 1953 que la depresión surgiría de la tensión entre los ideales y la realidad, y que los sentimientos de impotencia o indefensión forman su núcleo fundamental. Así, las dificultades, ya sean reales o imaginadas, para vivir de forma acorde con las aspiraciones personales (ser valioso, ser amado, ser fuerte, etc.), y la propia representación que la persona hace de sí misma como incapaz para alcanzar sus metas y deseos, llevaría al colapso de la autoestima y a la depresión.  

 

  “Los estereotipos de género nos atraviesan desde la infancia colándose en nuestro interior de forma silenciosa y conformando nuestro propio ideal. Llegan a través de la sociedad o la educación recibida que nos dicen cómo debe ser una mujer y qué es lo esperable de nosotras.”

 

   Esta concepción podría explicar un aspecto nuclear de la depresión en la mujer que analizaremos a continuación. ¿Pero de qué profundos deseos podríamos estar hablando? ¿Por qué se perciben como irrealizables? ¿Son aspiraciones reales o se trata más bien de cuestiones socialmente impuestas?

 

Depresión y estereotipos de género

 

   En el caso de la mujer, encontramos a diario un verdadero bombardeo de mensajes a veces contradictorios. Es fácil encontrar artículos en revistas y fotografías publicitarias que nos presentan la imagen de la supermujer que compatibiliza su éxito en el trabajo con el cuidado de la familia. En la mayoría de los casos, la heroína es además maravillosa gracias a su gran y abnegada labor como madre y esposa. Además acude regularmente al gimnasio para mantenerse divina, viste a la última moda y, por supuesto, saca tiempo para la lectura o la meditación. Y, por supuesto, es capaz de hacer todo esto con una sonrisa y sin morir en el intento.

   Los estereotipos de género nos atraviesan desde la infancia colándose en nuestro interior de forma silenciosa y conformando nuestro propio ideal. Llegan a través de la sociedad o la educación recibida que nos dicen cómo debe ser una mujer y qué es lo esperable de nosotras. Los mandatos de género están ahí dentro, formando parte de nuestra identidad, articulándose a diario con las propias vivencias.

   Algunos de estos mandatos o estereotipos de género para la mujer son:

 
La mujer como cuidadora:

 

  Uno de los principales mandatos de género para la mujer es el cuidado de los demás pasando, incluso, por encima de las necesidades propias. Es común ver a la mujer en el papel de cuidadora de hijos, de enfermos, de unos padres ancianos, mientras descuida la realización de sus propios deseos, necesidades o aspiraciones.

   Se ha comprobado que la incorporación de la mujer al mundo laboral le supone trabajar a la semana unas quince horas más que el hombre, ya que no reduce su implicación doméstica y familiar, lo que conlleva una sobrecarga de estrés y un empobrecimiento en la satisfacción de sus necesidades personales.  

   El psiquiatra S. Arieti 1977 constató que entre las personas que se deprimen severamente es muy común que no vivan para sí mismos sino para “el otro”, ya sea una persona, una organización o un ideal.

 
La mujer como objeto de deseo

 

   La mujer convive permanentemente con la imposición de tener que agradar o gustar a los demás mediante una imagen agradable. “Tiene” que ser la perfecta esposa, novia o amante, un objeto permanente deseable. Resulta una tarea realmente exigente y ciertamente complicada de cumplir. Esta visión imposible de satisfacer va creando un fuerte impacto en nuestro autoconcepto, haciéndonos correr el peligro de caer en sentimientos de baja autoestima, culpa o vergüenza, y llevándonos, en último término, al aislamiento o al abandono personal, el preámbulo de la depresión.

   Quizá también sea responsable de que trastornos como la anorexia y la bulimia sean hasta seis veces más frecuentes en mujeres que en hombres.

 
La mujer como ser emocional.

 

   La mujer es la depositaria de la carga emocional según la cultura patriarcal. Es ella la que se debe y puede sentir, la que se identifica con los problemas y el sufrimiento de los demás sobrecargando, en ocasiones, su mundo interior.

   Esta imagen de ser frágil, sensible y emocional sitúa a la mujer en una posición de mayor vulnerabilidad y dependencia. Además, se rechazan y no son permitidas reacciones como la hostilidad, la rabia, la ira, quedando en muchas ocasiones atrapadas sin poder expresarse. Se recoge muy bien este aspecto en la recientemente estrenada película “Sin rodeos”, de Santiago Segura y Maribel Verdú.    

 

¿Qué es realmente lo que la mujer desea?

 

   La revolución feminista iniciada ya en la segunda mitad del siglo XX ha supuesto la construcción del camino hacia la todavía no  conseguida igualdad de derechos entre los géneros y ha ido desmontando muchos de los arcaicos estereotipos asociados a la mujer.

   Todos estos cambios sociales comportan nuevos modelos, formas y estilos de vida, que sin embargo no deben limitarse a reproducir los estereotipos ligados a la masculinidad como forma de solución a los problemas o de representar a la mujer moderna.

   Con esta nueva tendencia se corre el peligro de incurrir en un feminismo que emule y repita los errores del machismo, una especie de neomachismo feminista, y pierda la perspectiva de búsqueda de satisfacción de aquellos deseos que, de forma genuina, posee cada mujer de forma individual fuera de las normativas sociales y educacionalmente impuestas.     

   Quizá entonces las estadísticas de depresión por géneros y muchas otras que denotan hoy las diferencias también se acerquen a la igualdad. 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El síndrome de fatiga crónica, un trastorno todavía mal comprendido.

El Síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a un 0,5-1% de la población general y supone un impacto tal que incapacita hasta a un 85% de los pacientes para desempeñar una actividad laboral normal. Cada vez es más clara la causa inflamatoria cerebral por infección y/o reacción autoinmune. Revisamos en este artículo esta patología, su tratamiento actual y sus posibles tratamientos futuros.

La cleptomanía, otro trastorno mental estigmatizado.

La cleptomanía es un trastorno que afecta a algo menos del 1% de la población y que sólo en España supone unos 250 millones de pérdidas al año por robos. El paciente roba impulsivamente objetos irrelevantes sin poderlo controlar para luego sentir una secuencia de paz inicial y vergüenza y culpa final que le llevan, con frecuencia, a la idea de suicidio y, eventualmente, a la tentativa de suicidio. Analizamos hoy este trastorno psiquiátrico que, sin embargo, con frecuencia es objeto de mofa y estigma.

La anorgasmia femenina: una muralla frente al placer

Nuestra Sexóloga Esther Fuentes nos introduce en este interesante video a las causas de la anorgasmia femenina y su papel y repercusión en la relación de pareja. Realiza así mismo una breve introducción a su abordaje terapéutico que en la mayoría de los casos es exitoso.

Sentencia de la manada: ¿necesita la ley víctimas sobrenaturales?

La sentencia del juicio de la manada a movido todas las conciencias y no es para menos, es posible que la ley esté mal formulada por no tener en cuenta la verdadera naturaleza humana y estar basada en ideales que poco tienen que ver con nuestras limitaciones tan humanas. Analizamos hoy este conflicto y su solución.

Diferencias entre TOC y T. Obsesivo Compulsivo de Personalidad.

La proximidad de sus denominaciones (tan sólo se diferencian en “de personalidad”) así como el solapamiento aparente de algunos de sus síntomas hace que TOC y Trastorno obsesivo compulsivo de personalidad se confundan con cierta frecuencia a pesar de que se trata de trastornos muy distintos en su naturaleza, tratamiento y pronóstico. Analizamos hoy sus diferencias etiológicas, clínicas, terapéuticas y pronósticas

Violadores en manada: dinámicas grupales y características clínicas.

Analizamos en este post las dinámicas que rigen las relaciones del grupo adolescente/joven adulto que pueden cristalizar en una violación de una mujer, las influencias culturales así como las características clínicas y en momento evolutivo de especial vulnerabilidad de sus miembros.

De brujas y demonios: Encefalitis por anticuerpos anti-NMDA.

Hoy abordamos la encefalitis por anticuerpos anti NMDA, una enfermedad autoinmune que provoca síntomas muy similares a los de la esquizofrenia y algunas formas de psicosis maniacas que fue descubierta por un neurólogo español en 2005. Analizamos qué destino pudieron tener estos pacientes antes de ser descubierta su enfermedad y cuantos de los pacientes que hoy están disgnosticados como esquizofrenias y bipolares pueden en realidad no serlo. Como ejemplo, introducidmos el sesgo de confirmación, un peligroso autoengaño que empleamos a diario.

La soledad maligna, un problema de salud pública en crecimiento.

Recientemente Theresa May nombró a Tracey Crouch Secretaria de Estado para la Soledad. Podría parecer una excentricidad británica pero obedece a un problema real: la soledad maligna. Una “enfermedad” que afecta a un 25% de la población y que pone en riesgo su vida. Analizamos hoy este fenómeno propio de las sociedades modernas occidentales y su relación recíproca con la enfermedad mental.

El tiroides: una glándula endocrina con una enorme expresión mental.

Las enfermedades tiroideas incluyen entre sus síntomas algunos que se solapan con los propios de la ansiedad, la depresión e, incluso, las psicosis. En muchas ocasiones estos síntomas preceden a otros que dan la clave de enfermedad tiroidea lo que lleva a estos enfermos a someterse a tratamientos psiquiátricos y posponer el tratamiento hormonal que les mejorará de una manera percibida como “mágica” por el paciente. Revisamos hoy esta situación.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

Acepto las condiciones

1 + 14 =

Share

Pin It on Pinterest

Share This