Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

¿Psicópata, psicótico, paranóico o esquizofrénico? Diferencias y similitudes

question-556104_1280por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  Recientemente una persona que sigue este blog nos pidió que dedicáramos un post para distinguir los términos psicópata, psicótico, paranóico y esquizofrénico dado el uso aparentemente indistinto que se le da en excesivas ocasiones a los tres términos en los círculos sociales y los medios de comunicación. En la medida que es algo que es constatable por cualquiera de nosotros, hemos accedido de inmediato.

  Lo primero que haremos es diferenciar psicosis de esquizofrenia y paranoia. Para ello es necesario explicar la diferencia entre síndrome y enfermedad.

  Definimos síndrome a un conjunto de síntomas que se presentan de forma conjunta (ej síndrome catarral: rinorrea, estornudos, fiebre y tos) y enfermedad a un conjunto de síntomas que, presentándose de forma simultánea, tienen una causa conocida común o comparten un mecanismo común (ej infección por el virus H1N1 en la gripe A). En este sentido psicosis es a síndrome catarral como esquizofrenia a gripe A.

  La psicosis es pues un síndrome con el que se presentan distintas enfermedades (paranoia, esquizofrenia, intoxicación por cannabis o cocaína, fases maniacas etc) y que implica siempre una ruptura del sujeto con la realidad con aparición de ideas e interpretaciones delirantes (un anciano puede pensar que su mujer anciana se acuesta con el jardinero porque ha visto restos de barro en el dormitorio, una persona puede pensar que hay una conspiración oculta contra ella porque interpreta las miradas de los demás como aliadas en su contra etc) y eventuales alucinaciones (audición de sonidos/voces o visión de objetos no existentes en el campo exterior).

  La esquizofrenia es así una psicosis pero tiene una base física y biológica específica y cuenta con síntomas únicos o patognomónicos que no aparecen en otras psicosis como el bloqueo o la sonorización del pensamiento (oyen su propio pensamiento) o las pseudoalucinaciones auditivas (oyen voces dentro de la cabeza) entre otros. Se trata por tanto una enfermedad, no un síndrome. Por eso hablamos de psicosis esquizofrénica. Con apellido, como la gripe A. En sentido estricto, cuando se habla de un brote psicótico debería emplearse solo para una reactivación aguda de la esquizofrenia pero es uno de los errores más comunes. Se confunde brote psicótico con psicosis aguda.

  La paranoia es otra psicosis (psicosis panaroide) en la cual está exclusivamente afectado el contenido de pensamiento, no hay alteraciones de la percepción ni de otra área. Se produce la ruptura con la realidad pero se conserva todo lo demás y carece de cualquier causa orgánica o tóxica.

Por último hablaremos de los psicópatas y los sociópatas. Mientras que los primeros han quedado fuera de las clasificaciones internacionales (decisión más que discutible), los segundos se han incluido dentro del trastorno antisocial de personalidad, grupo B de la DSM 5.

  En la personalidad antisocial (sociópatas) encontramos características como violaciones sistemáticas de la ley, mentiras y engaños permanentes, impulsividad y ausencia de planificación, tendencia a las reacciones agresivas y las conductas violentas, indiferencia a la seguridad y las necesidades de los demás o ausencia de culpa y remordimientos. Sus características hacen que incurran pronto en delitos y enfrentamientos con la autoridad lo que hace que la concentración de este perfil en ambientes “ultra”, grupos de protesta violenta y poblaciones carcelarias sea elevada. En estos pacientes suelen identificarse desestructuración en las familias de origen, abusos sexuales y/o malostratos en la infancia pero poca agregación familiar lo que implica escasa carga genética.

  Por el contrario, en la personalidad psicopática suele haber más carga genética y menos desestructuración familiar. La investigación ha mostrado que estos sujetos poseen áreas del cerebro responsables de la regulación emocional y el control de los impulsos no desarrolladas. Son extremadamente fríos e incapaces de establecer relaciones de apego, por lo que su estilo de relación es artificial y distante. Ven en el otro una mera herramienta para satisfacer sus propias necesidades. Ejercen la explotación interpersonal de una manera sistemática y para ello despliegan las más refinadas artes seductoras con un amplio repertorio de buenos modales e inteligencia. Por eso resultan muchas veces fiables ante los demás y alcanzan cotas importantes de desarrollo personal, social y laboral como ha sido siempre visible en la política, la economía y otros círculos de poder. Al igual que en la personalidad antisocial en estas personas tampoco hay sentimiento de culpa independientemente del daño que hayan causado pero a diferencia de aquella, cuando incurre en una conducta delictiva lo hace de forma calculada y planificada reduciendo al máximo el riesgo en que incurren, la probabilidad de que sean detenidos. Es raro (ahora cada vez menos, afortunadamente) que terminen en la cárcel como los antisociales.

  Vemos que se trata de cuatro palabras que con frecuencia escuchamos en conversaciones privadas y públicas pero que con poca frecuencia se refieren al verdadero concepto que representan pues no están relacionadas mas que en la cultura popular. Esperamos que con esta introducción general ayudemos a esclarecer esta confusión.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

La pseudodemencia, una “demencia” reversible con frecuencia ignorada.

    La pseudodemencia es un trastorno depresivo que afecta a un 0,4 -2,1% de la población mayor de 65 años y, aunque e presenta como una demencia, es perfectamente reversible con un tratamiento antidepresivo adecuado. Su detección y, sobre todo, su diferenciación de otros procesos irreversibles de deterioro cognitivo es de vital importancia para un tratamiento precoz y eficaz.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

 Contacto


Email:

contacto@grupodoctoroliveros.com

Teléfono:
+34910052201
Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 Horario


Lunes a viernes:
10.00 - 20:00
Sábados y Domingos:
Cerrado

Sellos de calidad


 Formulario de Contacto


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Acepto la política de privacidad

4 + 13 =

Información legal sobre el formulario de contacto ¡Léala!

Le informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciona serán tratados por GRUPO DOCTOR OLIVEROS S.L.P.como responsable de este sitio web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que le solicitamos es la de mantener con usted un contacto comercial y enviarle la información requerida o formalizar nuestra relación contractual.

Al marcar la casilla de aceptación, está dando su legítimo consentimiento para que sus datos sean tratados conforme a las finalidades descritas en la POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Le informamos, además, de que estos datos que nos facilita estarán almacenados en los servidores de CDMON, proveedor de hosting dentro de la UE (ver Política de Privacidad de CDMON).

No comunicaremos ni cederemos sus datos a terceros con finalidad comercial o publicitaria. Si por cuestiones exclusivamente operativas hemos de compartir sus datos con terceros, le informaremos puntualmente y de forma transparente por medio del correo electrónico.

El hecho de que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender su solicitud.

Podrá ejercer sus derechos de información, acceso, rectificación, limitación, portabilidad y supresión de sus datos en administracion@grupodoctoroliveros.com.

Puede consultar la información detallada en nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD. Además, puede ampliar la información en CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This