Seleccionar página

¿Psicópata, psicótico, paranóico o esquizofrénico? Diferencias y similitudes

question-556104_1280por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  Recientemente una persona que sigue este blog nos pidió que dedicáramos un post para distinguir los términos psicópata, psicótico, paranóico y esquizofrénico dado el uso aparentemente indistinto que se le da en excesivas ocasiones a los tres términos en los círculos sociales y los medios de comunicación. En la medida que es algo que es constatable por cualquiera de nosotros, hemos accedido de inmediato.

  Lo primero que haremos es diferenciar psicosis de esquizofrenia y paranoia. Para ello es necesario explicar la diferencia entre síndrome y enfermedad.

  Definimos síndrome a un conjunto de síntomas que se presentan de forma conjunta (ej síndrome catarral: rinorrea, estornudos, fiebre y tos) y enfermedad a un conjunto de síntomas que, presentándose de forma simultánea, tienen una causa conocida común o comparten un mecanismo común (ej infección por el virus H1N1 en la gripe A). En este sentido psicosis es a síndrome catarral como esquizofrenia a gripe A.

  La psicosis es pues un síndrome con el que se presentan distintas enfermedades (paranoia, esquizofrenia, intoxicación por cannabis o cocaína, fases maniacas etc) y que implica siempre una ruptura del sujeto con la realidad con aparición de ideas e interpretaciones delirantes (un anciano puede pensar que su mujer anciana se acuesta con el jardinero porque ha visto restos de barro en el dormitorio, una persona puede pensar que hay una conspiración oculta contra ella porque interpreta las miradas de los demás como aliadas en su contra etc) y eventuales alucinaciones (audición de sonidos/voces o visión de objetos no existentes en el campo exterior).

  La esquizofrenia es así una psicosis pero tiene una base física y biológica específica y cuenta con síntomas únicos o patognomónicos que no aparecen en otras psicosis como el bloqueo o la sonorización del pensamiento (oyen su propio pensamiento) o las pseudoalucinaciones auditivas (oyen voces dentro de la cabeza) entre otros. Se trata por tanto una enfermedad, no un síndrome. Por eso hablamos de psicosis esquizofrénica. Con apellido, como la gripe A. En sentido estricto, cuando se habla de un brote psicótico debería emplearse solo para una reactivación aguda de la esquizofrenia pero es uno de los errores más comunes. Se confunde brote psicótico con psicosis aguda.

  La paranoia es otra psicosis (psicosis panaroide) en la cual está exclusivamente afectado el contenido de pensamiento, no hay alteraciones de la percepción ni de otra área. Se produce la ruptura con la realidad pero se conserva todo lo demás y carece de cualquier causa orgánica o tóxica.

Por último hablaremos de los psicópatas y los sociópatas. Mientras que los primeros han quedado fuera de las clasificaciones internacionales (decisión más que discutible), los segundos se han incluido dentro del trastorno antisocial de personalidad, grupo B de la DSM 5.

  En la personalidad antisocial (sociópatas) encontramos características como violaciones sistemáticas de la ley, mentiras y engaños permanentes, impulsividad y ausencia de planificación, tendencia a las reacciones agresivas y las conductas violentas, indiferencia a la seguridad y las necesidades de los demás o ausencia de culpa y remordimientos. Sus características hacen que incurran pronto en delitos y enfrentamientos con la autoridad lo que hace que la concentración de este perfil en ambientes “ultra”, grupos de protesta violenta y poblaciones carcelarias sea elevada. En estos pacientes suelen identificarse desestructuración en las familias de origen, abusos sexuales y/o malostratos en la infancia pero poca agregación familiar lo que implica escasa carga genética.

  Por el contrario, en la personalidad psicopática suele haber más carga genética y menos desestructuración familiar. La investigación ha mostrado que estos sujetos poseen áreas del cerebro responsables de la regulación emocional y el control de los impulsos no desarrolladas. Son extremadamente fríos e incapaces de establecer relaciones de apego, por lo que su estilo de relación es artificial y distante. Ven en el otro una mera herramienta para satisfacer sus propias necesidades. Ejercen la explotación interpersonal de una manera sistemática y para ello despliegan las más refinadas artes seductoras con un amplio repertorio de buenos modales e inteligencia. Por eso resultan muchas veces fiables ante los demás y alcanzan cotas importantes de desarrollo personal, social y laboral como ha sido siempre visible en la política, la economía y otros círculos de poder. Al igual que en la personalidad antisocial en estas personas tampoco hay sentimiento de culpa independientemente del daño que hayan causado pero a diferencia de aquella, cuando incurre en una conducta delictiva lo hace de forma calculada y planificada reduciendo al máximo el riesgo en que incurren, la probabilidad de que sean detenidos. Es raro (ahora cada vez menos, afortunadamente) que terminen en la cárcel como los antisociales.

  Vemos que se trata de cuatro palabras que con frecuencia escuchamos en conversaciones privadas y públicas pero que con poca frecuencia se refieren al verdadero concepto que representan pues no están relacionadas mas que en la cultura popular. Esperamos que con esta introducción general ayudemos a esclarecer esta confusión.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!



Acepto las condiciones


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Hijos del divorcio: las claves para minimizar un sufrimiento inevitable.

Ante una situación de separación o divorcio, los hijos se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad. Las manifestaciones de cada niño dependerán de sus características previas, el entorno y la edad a la que tengan que afrontar esta situación. Teniendo en cuenta todos estos factores, podemos minimizar y aliviar en gran medida el sufrimiento de los menores, siempre respetando el proceso de adaptación de cada uno, y podremos ayudarles en su proceso de maduración personal.

El trastorno paranoide de personalidad, cuando todo es una seria amenaza.

El trastorno paranoide de personalidad afecta a un 0.5-4.5 % de la población. Su dinámica interpersonal genera una evolución crónica, así como múltiples disfunciones en el contexto familiar, social y laboral del paciente conduciéndole a una inexorable soledad si no cuenta con una familia que le contenga y se haga cargo de su cuidado. Analizamos hoy sus aspectos clínicos y peculiaridades de tratamiento.

Mitomanía o pseudología fantástica, la vida en un mundo paralelo

La mitomanía afecta al menos a un 1% de la población y encuentra un fácil acomodo en esta Edad de la Mentira en que vivimos según José Saramago. Las consecuencias para el sujeto son devastadoras y su tratamiento complejo por su nula conciencia de enfermedad. Analizamos hoy sus características clínicas y posibilidades de tratamiento.

El efecto placebo y nocebo. Un interesante campo para la investigación.

El efecto placebo puede generar hasta el 50 % de la respuesta a un antidepresivo eficaz y puede mejorar por sí mismo hasta un 40% de depresiones entre otros muchos trastornos. Analizamos los mecanismos que subyacen en este fenómeno y sus interesantísimas implicaciones en los tratamientos médicos futuros.

El enfermo designado: un producto del narcisismo familiar.

La existencia de un enfermo designado siempre pone de manifiesto la existencia de una patología familiar camuflada. De hecho, con frecuencia, la verdadera patología del paciente es mucho menos grave que la de su familia. Analizamos hoy este extendido y peligroso fenómeno resultante de las familias narcisistas.

 Contacto


 

Email:

[email protected]

 

Teléfono:
+34910052201

 

Dirección:
c/ Hilarión Eslava 55, 3º 1
Madrid 28015, Spain

 

 Horario


 

Lunes a viernes:
10.00 - 20:00

 

Sábados y Domingos:
Cerrado

 

Sellos de calidad


 

 Formulario de Contacto


 

11 + 11 =

Share