Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

¿Qué efectos tiene la pornografía en la relación de pareja?

por Equipo de Sexología, Sexólogos en Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  El debate sobre si el consumo de pornografia resulta pernicioso para las parejas lleva dándose desde hace varias décadas. Una discusión en la que los argumentos científicos en ocasiones se entremezclan con los prejuicios y la moral y en la que existen opiniones para sustentar todo tipo de posturas. Como profesionales de la salud mental, debemos ser coherentes con las evidencias de los estudios.

  Diversos estudios coinciden en que este tipo de material se puede sumar a los elementos que estimulan y enriquecen la relación de una pareja cuando ambos están de acuerdo en disfrutarlo. Tienden a tener relaciones sexuales más satisfactorias, debido al nivel de honestidad y comunicación. Es decir, que cuando se trata de un uso controlado o incluso compartido en pareja, encontramos varios efectos positivos tales como mayor comunicación sexual en la pareja, mayores variantes eróticas pues ayuda a que el repertorio sexual de ambos se amplíe, ayuda a romper la monotonía y despertar la imaginación, potencia el deseo sexual y aumenta la intimidad. Estas parejas entienden que es un estimulo diferente que incluso puede aumentar las ganas de estar con la pareja, y es vivido como una oportunidad para aprender y compartir una experiencia agradable juntos.

  Sin embargo, también se ha observado que el material pornográfico podría generar expectativas poco realistas de desempeño sexual en hombres y mujeres. Pues ver porno facilita la comparación entre el propio cuerpo y/o el de su pareja con los que aparecen en las imágenes, así como la propia actuación o desempeño en el encuentro sexual con el de los actores. Todo esto termina produciendo una frustración y una inseguridad en el individuo y/o en pareja, al no conseguir lo esperado, que puede derivar en un miedo al fracaso y en una presión de rendimiento que, en última instancia, se traduciría en una dificultad para el desempeño sexual real. Pudiendo llegar a desarrollar disfunciones sexuales tales como disfunción eréctil, eyaculación precoz y anorgasmia, entre otras.  Estas parejas son las que tienden a tener menor satisfacción sexual y nivel de complicidad.

  En otros casos más extremos, el abuso o el consumo continuado y desmedido de material pornográfico puede generar una adicción a la pornografía, como vimos en un post anterior. El adicto a la pornografía experimenta una pérdida de interés o de deseo sexual hacia su pareja, pues se reduce la reacción antes estímulos sexuales habituales, al necesitar cada vez más el visionado de este tipo de material. Lo que implica también una gran dificultad para imaginar y fantasear. Todo esto, puede desarrollar problemas de erección o dificultades para alcanzar el orgasmo, entre otros, así como una disminución de la actividad sexual con la pareja que puede llegar a vivirlo con gran malestar.

Adicción al sexo

 

  Con frecuencia, las parejas de los adictos a la pornografía se sienten traicionadas, rechazadas, desplazadas y manifiestan una pérdida de autoestima, generando una inseguridad con respecto a su atractivo y su capacidad de satisfacer sexualmente a su pareja al compararse con los actores del cine porno. Incluso pueden llegar a considerar los actos de sexo virtual como adulterio. Todo esto unido a la falta de compromiso y de intimidad en la relación, crea una sensación de desprecio hacia la pareja que incluso podría ser causa de divorcio o separación.

  En casos como este, es importante entender que estas dificultades forman parte del trastorno, cuestiones que no necesariamente tienen que ver con la falta de amor y/o atracción hacia sus parejas.

  Por otro lado, es necesario resaltar que la pornografía en sí misma no es el problema, sino el uso que se hace de este tipo de estimulo, la función que tenga, el lugar que ocupa en la vida sexual del individuo y la manera en que determina sus creencias sobre el sexo.

  Por lo general, estas películas están hechas por y para los hombres. Reducen a la mujer como objeto de placer, así como la función sexual a la genitalidad, con lo que se contribuye a la creación y perpetuación de estereotipos de patrones de poder y violencia en torno a la función sexual. Esto podría combatirse si tuviéramos una educación sexual de calidad y accesible en la sociedad, pero al no ser así, el porno se transforma en la principal herramienta educativa sexual para un alto porcentaje de personas de todas las edades, lo que acaba transformando la experiencia sexual en base a una ficción y dictando la manera en que se deben mantener relaciones sexuales.

  Hoy en día podemos encontrar material pornográfico de calidad  en los que se trata el sexo de una manera más natural y realista que busca liberarse de los viejos estereotipos, de manera que las parejas puedan identificarse más con este tipo de cine, promoviendo una actitud más positiva ante la sexualidad.

  Materiales pornográficos como estos, puede formar parte de las estrategias terapéuticas utilizadas para el enriquecimiento de la vida sexual en pareja. Su uso en terapia se caracteriza por promover la normalización de la sexualidad, fomentar una actitud positiva, apoyar el aprendizaje mediante la observación de conductas sexuales, estimular el deseo y la excitación sexual y promover las fantasías eróticas.

 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

Aspectos científicos de la adicción a la pornografía online, una revisión.

Hemos querido hacer una revisión compresible y científica sobre la adicción a la pornografía online ante la abundancia de material sesgado de escasa utilidad a los pacientes que existe en la web. En este post recogemos gran parte de los conocimientos actuales sobre el la distribución en la población, las causas, los mecanismos biológicos subyacentes, los síntomas y las alternativas terapéuticas más eficaces disponibles.

La disfunción eréctil: el fantasma masculino más frecuente en la consulta.

La disfunción eréctil afecta hasta a casi un 20% de los hombres y en su gran mayoría subyacen problemas psicológicos perfectamente tratables y reversibles. Analizamos hoy el concepto y las manifestaciones de la disfunción eréctil así como los factores que facilitan su aparición, y las claves de su tratamiento.

Adicción a la pornografía, una realidad extensa y oculta

En España, al menos un 74% de hombres y un 26% de mujeres entre los 13 y los 50 años visitan páginas porno de forma regular. De esas personas, alrededor de un 7% de hombres y un 1-3% de mujeres son adictas y sufren las consecuencias devastadoras de este trastorno. Analizamos en este artículo esta creciente y oculta adicción.

Una breve aproximación a la sexualidad femenina

Históricamente, la sexualidad femenina no fue reconocida como objeto digno de estudio e investigación para su mejora. Analizamos su evolución y algunas de sus características así como las dificultades con las que se ha encontrado que, a día de hoy, siguen interfiriendo en el buen funcionamiento sexual de la mujer.

El atractivo narcisista: una inversión a corto plazo de alto riesgo.

Identificar a una persona narcisista es sencillo por el rechazo espontáneo que nos produce su visible egolatría y falta de empatía que aseguran un fracaso de la relación a largo plazo. Sin embargo, es incuestionable el atractivo que despierta con frecuencia y que hoy analizamos.

La adicción al sexo: una experiencia no tan placentera

La adicción al sexo afecta a un 9-12% de los hombres y a un 1-6% de las mujeres. Su abordaje estuvo muy basado en paradigmas morales y racionales estériles hasta los 80′ pero la investigación ha aportado herramientas muy poderosas que ayudan a una mayoría de los pacientes. Sus graves complicaciones relacionales, médicas, laborales y personales convierten en imperativo su diagnóstico y su tratamiento .

Los celos, un arma de destrucción masiva en la pareja

Hace dos meses un diario británico recogía la noticia de una mujer que aplicaba un detector de mentiras a su pareja cada vez que éste regresaba a casa. No sería extraño que a estas alturas la pareja de la mujer hubiera optado por el divorcio si realmente ella no tiene motivos para desconfiar. Un caso más de celos. Un motivo más para aniquilar una relación de pareja que, en ocasiones, puede llegar a la violencia y el asesinato de la persona objeto de los celos como Desdémona a manos de Otelo en la obra de Shakespeare o como tantos casos de violencia de género en nuestra sociedad.

I = i + P (Infidelidad = infelicidad + Problema)

Hay cosas que es mejor que no pasen y, con seguridad, la infidelidad es una de ellas. Entendemos como infidelidad el mantenimiento de relaciones sexuales con una tercera persona a espaldas de la pareja. Es un hecho que nunca deja las cosas como estaban pues, además de remover los pilares de la relación, pone de manifiesto aspectos complejos de la aquella que se desconocían previamente. Una infidelidad sitúa siempre a una pareja en un punto muy distante del que antes ocupaba. Por eso, tener conocimiento de una infidelidad constituye un terremoto del que no se puede salir ileso ni tampoco empleando el mismo patrón que antes servía de nexo para la relación.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This