Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Síndrome de burnout

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid  (Grupo Doctor Oliveros)Síndrome de burnout

Recientemente un posible caso de burnout en el copiloto de una línea aérea alemana ha podido estar detrás de la muerte de 150 personas en un accidente aéreo provocado. A pesar de eso esta enfermedad sigue sin recabar el suficiente apoyo y atención por parte de las instituciones y la comunidad científica.

El estrés laboral puede ser un elemento extremadamente pernicioso para la salud cuando se produce de una forma mantenida sobre el trabajador.

En una situación de estrés puntual nuestro organismo va a reaccionar secretando adrenalina y noradrenalina capacitándonos para afrontar situaciones difíciles con éxito. Estas hormonas pueden producir infartos de miocardio en sujetos con patología cardiaca previa pero no tienen efectos a corto, medio o largo plazo en sujetos sanos.

Por el contrario, cuando el estrés es mantenido esta respuesta se agota y es sustituida por otra mucho más duradera basada en la secreción de otras hormonas de estrés como el cortisol que pueden producir daños importantes a varios órganos incluido el cerebro. Este motivo hace que el estrés mantenido se asocie a muchos problemas médicos (hipertensión arterial, infartos de miocardio, contracturas musculares, cefaleas, úlceras gástricas, eccemas etc.) y mentales (depresión, insomnio, adicciones, ansiedad, sentimientos de vacío, agotamiento, fracaso, impotencia, baja autoestima, o de pobre realización personal, nerviosismo, inquietud, dificultad para la concentración, baja tolerancia a la frustración, y comportamientos paranoides y/o agresivos incluso psicosis reactivas).

Pero esta segunda fase de adaptación al estrés también es limitada en el tiempo. Por eso, cuando se supera, el organismo, incapaz ya de adaptarse, sufre el colapso final que con mucha frecuencia se expresa a través del llamado Síndrome de burnout. Este enfermedad, descrita inicialmente en médicos, define el desgaste extremo de un empleado expuesto al estrés mantenido. Es importante destacar que en la actualidad es una de las causas más importantes de incapacidad laboral.

Las manifestaciones mentales del síndrome de burnout son esencialmente intensa irritabilidad, intolerancia a la frustración, evitación de las tareas estresantes, trato interpersonal distanciado, rutinario y mecánico, egocentrismo, abuso de sustancias, absentismo laboral, disminución del rendimiento, y frecuentes conflictos con las personas más cercanas (casa o trabajo) derivados de los cambios mentales adquiridos.

Es característico en este trastorno que el trabajador afectado propicie con sus conductas su propio despido. En un 5% de los casos el trastorno conduce al suicidio que se produce característicamente en el propio centro de trabajo como ocurrió en la empresa France Telecom hace unos años con el suicidio de 35 trabajadores en menos de tres años hasta que cesaron el CEO y cambiaron las políticas de la empresa.

Como dato, destacaremos que en muchos países occidentales el Síndrome de burnout es reconocido como una enfermedad laboral por lo que en la nómina de algunas profesiones expuestas se abona un complemento de peligrosidad. En España, una sentencia del Tribunal Supremo en el año 2000 reconocía este síndrome como una dolencia psíquica causante de periodos de incapacidad temporal y como accidente laboral.

En la detección de esta complicación es determinante la intervención del grupo social más próximo al paciente (familia y compañeros de trabajo) pues el propio trabajador vive la situación con total normalidad. La enfermedad se instaura tan lentamente y se correlaciona tan estrechamente con su mundo emocional que no permite al afectado identificar los cambios. Por eso es importante la colaboración de los otros para detener un proceso que puede acabar con la vida del trabajador si no se toman las medidas adecuadas.

El tratamiento de estos pacientes incluye la separación de la actividad laboral (incapacidad temporal), empleo de antidepresivos especialmente dopaminérgicos y una psicoterapia cognitivo conductual. Afortunadamente, la práctica mayoría de los pacientes consiguen una recuperación casi completa al cabo de unos meses.

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

El Síndrome de Diógenes o T. por acumulación compulsiva.

¿Y si luego lo necesito? El síndrome de Diógenes, o como sentirse solo rodeado de objetos. Centenares de personas viven en casas abarrotadas de cosas donde aparecen, a partes iguales, el miedo a guardar y a tirar. Analizamos hoy este trastorno mucho más frecuente de lo que se cree.

Adicción a la comida, una adicción comportamental evidente.

Los alimentos ricos en grasas, azúcares simples y aquellos que han sido procesados actúan en nuestro cerebro como sustancias químicas capaces de desencadenar una adicción. Una vez desarrollada, la adicción es difícil de tratar porque no se puede dejar de comer y requiere la intervención de un equipo multidisciplinar para su recuperación con éxito. Analizamos en este artículo la adicción a la comida, una adicción comportamental no reconocida todavía por las clasificaciones internacionales a pesar de las múltiples evidencias.

El impacto de las redes sociales en nuestra salud y bienestar mental.

Las redes sociales han revolucionado la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y con la realidad en poco más de 10 años. El impacto que ha tenido sobre la salud mental ha sido considerable. Analizamos hoy los aspectos tanto positivos como negativos que ha tenido su emergencia en la salud y el bienestar mental.

La importancia del ejercicio en la enfermedad (y el bienestar) mental.

Cada vez hay mayores evidencias que la falta de actividad física genera un aumento en las tasas de depresión y ansiedad en las sociedades desarrolladas y de que el ejercicio físico reglado posee un efecto antidepresivo comparable al de los antidepresivos. Analizamos hoy estoy apasionantes hallazgos.

Hipocondría y nosofobia, sus diferencias y sus similitudes.

Hipocondría y nosofobia comparten la inquietud intensa frente a la enfermedad pero mientras que la primera se produce por el convencimiento de padecerla, la segunda se produce por un miedo anticipatorio a padecerla. Sin embargo con frecuencia son confundidas. Analizamos en este artículo sus diferencias y concordancias tanto clínicas como terapéuticas.

La personalidad pasivo-agresiva, un grave desafío al equilibrio.

Aunque no conocemos con exactitud la prevalencia de los rasgos pasivo-agresivos de personalidad, sabemos que se trata de unas características extendidas en la población, algo más frecuentes en las mujeres, y qu egeneran en el plano relacional, especialmente la pareja y el equipo de trabajo, unas complicaciones que suelen conllevar a la ruptura (divorcio/despido) si no se tratan a tiempo. Analizamos hoy esta peculiar personalidad, sus subtipos y su tratamiento.

Share

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This