Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Síntomas físicos de la ansiedad: una máscara a veces peligrosa

Fear

por Dr. Sergio Oliveros Calvo, Psiquiatra Madrid (Grupo Doctor Oliveros)

  Los trastornos de ansiedad afectan alrededor de un 18% de la población al año, una cifra nada desdeñable.  Generan en torno a un 20% de las consultas de Atención Primaria tanto en sus formas clásicas como en las enmascaradas que analizaremos luego. Todos ellos comparten la característica de contar con la angustia como elemento nuclear pero no siempre evidente. Tal síntoma puede aparecer de forma aislada en situaciones de estrés pero siempre está presente en patologías psiquiátricas como:

  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Trastorno por ansiedad generalizada (el más frecuente)
  • Trastorno pro crisis de angustia
  • Trastorno por Estrés Postraumático
  • Fobias simples y generalizadas
  • Hipocondría
  • Anorexia/Bulimia nerviosa
  • Depresión
  • Psicosis
  • Adicciones (intoxicación y abstinencia)
  • Trastornos de personalidad (especialmente obsesivo, histriónico, borderine, dependiente y evitativo)

  Dentro de los trastornos de ansiedad primarios, el más frecuente es el T. por ansiedad generalizada (en torno al 7% de la población general), y a continuación el trastorno por crisis de ansiedad o ataques de pánico (1% de la población general).

  La ansiedad implica la activación de dos sistemas neuroendocrinos de alerta que capacitan al organismo para adaptarse y reaccionar frente a una amenaza:

  • Adrenalina y noradrenalina (corto plazo)
  • Cortisol (medio-largo plazo)

  Estas sustancias y las vías de neurotransmisión implicadas son las responsables de la aparición de las múltiples manifestaciones físicas de la ansiedad que son discretamente más frecuentes en mujeres en proporción 2/1 frente a hombres y que recogemos a continuación:

 

SISTEMA

       SÍNTOMAS

NERVIOSO

·         Cefaleas, pérdida de memoria y atención

·         Mareo, inestabilidad, desmayos

·         Fatigabilidad, tensión muscular

·         Contracturas, dolor lumbar y cervical  

·         Temblor, escalofríos, sofocos

·         Visión doble, borrosa y tubular

DIGESTIVO

·         Diarrea, estreñimiento

·         Dolor abdominal, acidez gástrica

·         Meteorismo, reflujo gastroesofágico

·         Náuseas y vómitos

·         Boca seca, dificultad para tragar

CARDIOVASCULAR

·         Taquicardia

·         Hipertensión

·         Palpitaciones

·         Angina de pecho

RESPIRATORIO

·         Aumento frecuencia respiratoria

·         Sensación de falta de aire

·         Tos, rinitis

·         Dolor al inspirar

·         Opresión en el pecho

PIEL

·         Sudoración

·         Piel fría

·         Palidez

·         Hormigueo, picor

·         Eccemas, alopecia, canas

GENITOURINARIO

·         Inapetencia sexual

·         Eyaculación precoz, impotencia, frigidez

·         Micción frecuente y escasa

·         Dolor al orinar

Del mismo modo hay enfermedades físicas que empeoran tanto en su curso como en sus reactivaciones con la ansiedad como son:

  • Gastrointestinales: Gastritis crónica, Hernia umbilical
  • Cardiovasculares: Hipertensión arterial, Taquiarritmia
  • Endocrinológicas: Hipotiroidismo, Diabetes mellitus tipo 2, Hiperprolactinemia
  • Reumatológicas: Síndrome del túnel carpiano bilateral, Osteoartosis de columna dorso lumbar, Fibromialgia
  • Respiratorias: Asma bronquial, Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, Rinitis alérgica, Laringitis crónica
  • Neurológicas: Neuropatía diabética, Migraña y Cefalea mixta, Parálisis facial izquierda periférica
  • Ginecológicas: Infertilidad primaria
  • Oftalmológicas: Glaucoma
  • Hematológicas: Anemia leve
  • Dermatológicas: Rosácea, Acné, Pitiriasis rubra pilaris

  Los síntomas físicos secundarios a ansiedad pueden presentarse con mucha frecuencia sin que el paciente sea consciente de que presenta ansiedad lo que le lleva a consultar con el médico de familia, el cardiólogo, el neurólogo o el neumólogo antes que con el psiquiatra.  Al descartarse patología orgánica, el síntoma suele ser minimizado y tratado de forma negligente “en perdigonada” (prescribiendo muchos fármacos con la esperanza de que al menos uno actúe) o con benzodiacepinas sin control (generalmente de alta potencia y adictivas como lorazepam, alptrazolam o bromazepam), es decir, sin un plan de tratamiento. Es frecuente que los pacientes además busquen de forma intuitiva el alivio de los síntomas en el cannabis, el alcohol y otras sustancias desarrollando problemas añadidos.

  Este tipo de pacientes suelen llegar a la consulta del psiquiatra años después del inicio de los síntomas físicos de ansiedad consultando ya por dependencia de alcohol, atracones de comida/obesidad, ideas hipocondriacas, abuso y dependencia de benzodiacepinas o incluso por amnesia por benzodiacepinas u otras complicaciones debidas al uso negligente de éstas.

  Un fenómeno parecido ocurre con la depresión en la que hasta un 50% de los pacientes no manifiesta tristeza u otros síntomas comunes de la depresión si no que se manifiestan por síntomas somáticos, es el caso de los “equivalentes depresivos” o la “depresión enmascarada” que fueron descritos por el Dr. Juan José López Ibor a finales de los 70´.

  En estos pacientes se produce el mismo peregrinaje médico que con los ansiosos con síntomas físicos, lo que los americanos han denominado el “doctor shopping”. El paciente visita de especialistas uno tras otro pero siempre de forma improductiva, obtiene tratamientos que va acumulando que no le alivian los síntomas pero que le generan efectos secundarios, lo que en conjunto va agravando su condición general y disminuye su calidad de vida hasta alcanzar en ocasiones mermas totales en su autonomía.

  El tratamiento de elección para estos pacientes incluye empleo de benzodiacepinas para el control rápido e inicial de la ansiedad e inhibidores de la recaptación de serotonina y/o buspirona para el tratamiento a medio plazo. La mejoría a largo plazo siempre debe estar basada en la psicoterapia cognitivo conductual que logra eliminar a largo plazo la necesidad de tratamiento farmacológico. 

  Los síntomas físicos de la ansiedad constituyen uno de los problemas es los que es clave actuar a tiempo, en los que el médico está obligado a ver más allá de lo evidente y en los que es imperativo un tratamiento específico. Solo así se evitará al paciente perder muchos años con una pésima calidad de vida, escasa actividad social y familiar, escasa productividad laboral y desperdicio de una parte esencial de su propia vida.  

 


Captura de pantalla (18)

Psicoterapia de Exposición Virtual

Grupo Doctor Oliveros dispone entre sus servicios de la Psicoterapia de Exposición Virtual lo que marca un antes y un después en el tratamiento de las fobias pues acorta la duración de las sesiones curando al 100% de los pacientes en muchas de las fobias. Empleando la tecnología de visión en 3D, un soporte informático desarrollado específicamente y sonido (leer más).


 

¡Reciba nuestros artículos en su correo electrónico!


ÚLTIMOS POSTS DE ESTA SECCIÓN

La realidad tras la terapia de conversión o reparativa en la homosexualidad.

Discutimos los conocimientos actuales sobre el origen de la homosexualidad y su papel en la evolución del grupo humano, así como un análisis de la llamada terapia de conversión o reparativa y de su nula fiabilidad científica y de cómo ha sido descartada por su carácter pseudocientífico por estar basado en principios tan sólo religiosos carentes de toda conexión con la ciencia.

Adicción al Fortnite ¿la nueva reina de las todas adicciones a los videojuegos?.

Un juego con 250 millones de usuarios, una compañía valorada en 8000 millones de dolares, hablamos de Fortnite el videojuego más adictivo en sentido estricto, un problema para muchas familias que ven cómo sus hijos abandonan sus estudios y sus relaciones sociales y familiares, incluso su higiene, alimentación o sueño. La reina de las adicciones a los videojuegos que, sin embargo, cuenta con un tratamiento eficaz.

Violencia y enfermedad mental ¿Mito o realidad? Un análisis científico.

Analizamos en este post los datos epidemiológicos sobre la violencia en los enfermos mentales., su incidencia real en los delitos con resultado de muerte, su incidencia como víctimas, un detalle que con frecuencia olvidamos y que es muy relevante estadísticamente, y, sobre todo, la falta de una legislación que obligue a los pacientes graves a tratarse ambulatoriamente, presente en otros países occidentales y ausente en el nuestro, y que podría reducir o eliminar las muertes causadas por enfermos mentales por completo.

Instagram sin filtros, su impacto real en la salud mental del usuario.

Instagram es la red social de moda, alcanzando el pasado verano más de un billón de usuarios activos en todo el mundo. En España, con más de 12 millones de usuarios, es la tercera red social más utilizada entre menores de edad y adultos jóvenes. Es una plataforma constructiva, visualmente atractiva, donde ver y compartir contenido de interés, permitiendo la expresión de la identidad y la ampliación y fortalecimiento de los lazos sociales. Lamentablemente, expertos e investigadores en el campo de la salud mental alertan de que el uso de Instagram puede producir un impacto negativo en el bienestar y salud psicológica, especialmente para los más jóvenes. Múltiples estudios con una amplia muestra de población, señalan el elevado riesgo a padecer trastornos de ansiedad y depresión, así como otras problemáticas psicológicas. Instagram se ha convertido en un tablón de vidas adulteradas y perfectas que generan sentimientos de fracaso, de pérdida del aprovechamiento de la vida y envidia, por la inevitable comparación social. Está diseñado por especialistas que han logrado que el usuario necesite estar continuamente revisando contenido, de forma que puede desembocar en una dependencia comportamental. Paradójicamente provoca un mayor aislamiento y sentimientos de soledad, a pesar de la hiperconectividad social. La estabilidad emocional y autoestima se ven amenazadas por las reacciones y comentarios de los demás usuarios, debido a la elevada exposición al acoso online o cyberbullying. Existe amplia evidencia del impacto negativo sobre la imagen corporal y la autoestima, por la insatisfacción con el cuerpo y la apariencia que produce la comparación con perfiles de modelos e influencers, aumentando el riesgo de trastornos de la alimentación, afectando especialmente a adolescentes y mujeres jóvenes; también los hombres jóvenes se ven afectados. Es indispensable profundizar en el impacto de este tipo de plataformas sociales, y alertar de la necesidad del uso responsable y constructivo que no ponga en riesgo la salud mental, especialmente de los más jóvenes.

Cibercondría: una Hipocondría 2.0 agravada por la era digital.

La cibercondría es la hipocondría 2.0 de la era digital. 1 de cada 10 visitas diarias al Dr. Google versa sobre salud y 8 de cada 10 usuarios de internet busca de forma regular temas de salud en la web. Lejos de obtener un efecto tranquilizador esta conducta genera ansiedad porque las fuentes rara vez son fiables y científicas y ofrecen una información mal ponderada. Analizamos hoy esta patología que va en aumento cada día.

El trastorno esquizoide de personalidad: esos “raros” invisibles.

El Trastorno esquizoide de personalidad es un trastorno poco frecuente y de causa desconocida, cuyo aspecto nuclear es su ausencia casi total de vinculación con las relaciones humanas. Si no reciben ayuda, estos pacientes desarrollan su existencia en la más absoluta soledad y mueren sin haber conocido la intimidad o el afecto. Revisamos hoy sus características clínicas, subtipos, evolución y tratamiento.

¿Qué le ha parecido este artículo?

¡Valórelo! 🙂

Share

Pin It on Pinterest

Share This